Latest Posts

mini-relato II

intento despertarse pero no podía. entre sueño y vigilia intentó situarse. oyó el sonido del silencio: su propia respiración. todo era oscuridad. entonces soñó sus recuerdos: el secuestro, el sótano, la subasta, el pinchazo…. la oscuridad. intentó moverse, pero no podía. lo único que sintió, lejanamente, fue la vibración de un avión que lo llevaba a algún otro sótano en algún lugar del mundo.

mini-relato I

hoy comienzo una nueva modalidad de entrada que he llamado minirelato. no son relatos enteros pero creo que dicen suficiente. para un mundo como el nuestro donde pocos podemos sentarnos a leer o escribir tranquilamente, estas pequeñas dosis de fetichismo no vienen mal. aquí va el primero:
lo peor era cuando intentaba respirar. la bolsa entraba por los orificios de la nariz y de la boca, haciéndole paladear el plástico y recordándole que no iba a respirar, tampoco esta ez. inmediatamente el cuerpo reaccionaba, convulsionándose, independiente de su voluntad, lo hacía por su cuenta, sin contar con él y entonces volvía a ser consciente de que sus manos estaban atadas al respaldo,a su espalda; y los pies a las patas de la silla. Gritaba y seguía retorciéndose. les habría contado todo, cualquier cosa….pero no le habían hecho ninguna pregunta.

devoción ciega

mi AMO me pide “devoción ciega”. he ido al diccionario de la real academia a ver el significado exacto de cada palabra:
devoción: amor, veneración y fervor religioso / práctica piadosa no obligatoria / inclinación, afección especial / costumbre devota y, en general, costumbre buena / prontitud con que de está dispuesto a dar culto a Dios y hacer su santa voluntad.
ciega: privado de vista /poseido con vehemencia de alguna pasión / ofuscado, alucinado / dicho de un sentimiento o de una inclinación: muy fuerte, que se manifiesta sin dudas / dicho de un conducto o de un varón obstruido o tapiado / dicho de un hueco o de una pared: que no tiene aberturas / atiborado de comida, bebida o drogas / a ciegas, ciegamente, sin conocimiento ni reflexión.
con respecto a la segunda palabra me queda completamente claro: quiero que haga y obedezca sin reflexión, sin conocimiento, solo porque El lo dice. quiere que haga las cosas por fe, confiando exclusivamente en su palabra. lo cual me lleva a la primera definición. es evidente que devoción tiene connotaciones religiosas. la religión, tan demostrada, es una dimensión importante del ser humano porque organiza su mundo y le da sentido y coherencia, mi AMO, al optar por estas palabras, situa todo el tema en esta dimensión. y de todas las acepciones me parece que la más adecuada es la última: prontitud con la que se está dispuesto a dar culto a dios y hacer su santa voluntad. El quiere que haga su voluntad y le de culto ciegamente (sin reflexión, sin conocimiento), solo obediencia y sometimiento. me gusta la idea.

bondage para navidad

¡quien pudiera pasar la navidad de esta forma! yo me apuntaba ahora mismo. no siempre es posible cumplir los deseos de uno, especialmente si son relacionados con el bdsm, parece poco navideño…. pero eso sólo si eres sujeto activo de toda esta vorágine consumista, es decir, si eres el que regala y tienes que romperte la cabeza por encontrar aquello adecuado y que además no te deje en la ruina.
si eres el regalado posiblemente tendrás que poner muchas caras de alegría ante cosas que te dejan indiferente o que, sencillamente, no te gustan.
pero ¿y si fueras el regalo? no estaría mal ser el regalo de alguien, así, atado, amordazado, vendado…. de esta forma se resuelven muchos problemas porque la cosa ya no depende de ti, se ha ido de tus manos y sólo te queda aceptar lo que ocurra. para mi serían unas navidades perfectas. si alguien tiene esa suerte, enhorabuena, si no, a esperar la próxima oportunidad, que el año nuevo está a la vuelta de la esquina.

leathercowboy

a veces uno tiene la suerte de encontrarse un dos en uno, y no es porque estemos precisamente en rebajas (que no lo estamos) sino porque se combinan dos cosas que resultan interesantes. es el caso de esta fotos, donde no sólo serían dos, sino tres las cosas que me llaman la atención, a saber: las botas, el cuero y el hecho de que sea un cowboy. tres mitos del mundo bdsm en una misma instantánea. ¿quién da más?

una confesión

hablando con mi AMO por internet me dijo que me iba a quitar ese pronto que tengo, que no quería tener un esclavo que actuara así. efectivamente cuando algo me contraría tengo un pronto extraño, que he aprendido a controlar con el paso del tiempo y el trabajo personal. aunque nunca le he faltado el respeto, El se ha dado cuenta de que eso sale y de que utilizo muchas energías en controlarlo. y quiere que no sea así, quiere que no pueda salir, ni que tenga, por tanto, que controlarlo. si El lo quiere, yo lo quiero, pero me parece una tarea ingente y muy complicada. yo mismo he intentado evitar que ese primer impulso sea el que controle mi comportamiento y aunque he conseguido controlarlo, me agota que, de vez en cuando, sienta esa necesidad de reafirmarme, al menos de esa forma.
si lo consigue, que no dudo que lo hará aunque no sé cómo, mi sumisión habrá dado un salto cualitativo importantísimo: EL habrá modificado un rasgo de mi carácter que yo, por mi mismo, no he podido hacer. posiblemente es el elemento que más se opone a la sumisión. cuando lo consiga me habrá domado definitivamente. a partir de entonces, podrá hacer conmigo lo que quiera. ya lo puede hacer, porque le obedezco en todo, pero es algo externo, en el sentido de que son palabras, actos. también es capaz de controlar mis sentimientos, mis emociones y mis ideas. pero si consigue cambiarme hasta el punto de controlar ese impulso inconsciente, dominará mi psique más profunda, aquello que a veces ni yo puedo controlar. dominará algo que mi que yo no puedo dominar, se apropiará también de mi mente. entonces ¿que me quedará a mi? nada, absolutamente nada…. y así debe ser.

el poder de unas botas

nunca sabe uno cuándo pasará algo que evoque su ser bdsm. hoy estaba hablando con mi AMO y me encontraba en la Plaza de las Ranas, cerca de las terrazas. de pronto mis ojos se fijaron en un tío que estaba allí sentado. no tenía nada de particular, salvo que llevaba unas fantásticas botas vaqueras repujadas. parecía unas sancho, de esas que no tiene un color muy definido porque son como brillantes y tienes matices. además estaba sentado de forma que su pie derecho descansaba sobre su rodilla izquierda, con lo que el pantalón se levantaba y se las veía perfectamente. así, el tio, que era de lo más normalito, se convirtió en un tio morboso, por obra y gracia de unas botas…. ni más ni menos. ese es el poder de las cosas. a veces es una chaqueta, o una gorra, o una camisa….. o unas botas, pero siempre algo puede marcar la diferencia entre ser del montón, o hacerte especial…… claro es que yo siento una especial predilección por las botas y el cuero. un fetiche es algo que evoca una realidad que está más allá del objeto mismo. las botas, por ejemplo, me evocan seguridad, el cuero, autoridad; el latex es morboso por su brillo y su textura y me transmite sumisión. veo a un Amo con cuero, pero me cuesta verlo con latex.
todo esto me lleva a una reflexión aún más profunda, porque aunque siguen fijando mi atención constantemente, ya no necesito que mi AMO lleve cueros o botas para sentirlo como alguien morboso. lleve lo que lleve, siempre me siento obligado a inclinarme ante EL. supongo que eso es obra de su trabajo sobre mi, trabajo que espero dure mucho tiempo.

sobre la repetición de la vida

ser repetitivo ¿y? ¿acaso no lo somos todos? ¿no nos levantamos siempre a la misma hora, desayunamos prácticamente lo mismo en el mismo sitio y hacemos las mismas cosas? lo ideal sería que cada repetición fuera algo nuevo. para mi lo es. mira que he lamido las botas de mi AMO veces… pero cada vez que lo hago es como si fuera la primera vez, la misma emoción, el mismo nerviosismo, el mismo deseo de que queden brillantes y EL esté orgulloso de mi. pasan días casi dos años ya, pero sigue siendo nuevo, sigo deseando estar a sus pies y servirle como se merece, sigo deseando que ponga su pie sobre mi y demuestre quien manda…. quien tiene el poder.¿ser repetitivo? joder, si, ojalá pudiera hacerlo todos los días.

ataduras invisibles II

mi AMO ha cerrado un collar alrededor de mi cuello que me hace suyo, de su propiedad. es un collar que no me puedo quitar y que nadie ve, pero que está ahí. es un collar que Él ha cerrado y que sólo El puede abrir. pero también ha urdido alrededor mio una red que me ata y aprisiona. tengo libertad de movimientos pero sólo es una libertad aparente, fantasmagórica, porque no es real. una palabra suya basta para que me quede completamente inmovilizado, anulado, quieto. llevo unas esposas invisibles que me permiten comer, leer, escribir, trabajar, pero que están ahí y de vez en cuando me recuerdan que no soy libre. unos grilletes sujetan mis pies, unos lazos rodean mis rodillas, incluso una mordaza tapa mi boca. es un bondage invisible que me deja indefenso, impotente, dependiente. es un bondage que me deja en sus manos, a su merced, a su disposición. el bondage físico: cuerdas, cadenas, capuchas; no es sino la materialización del otro bondage, del bondage real y auténtico, aunque no se vea. el bondage físico no es más que la manifestación del bondage de la voluntad y del control que mi AMO ejerce sobre mi.

ataduras invisibles

mi AMO y yo vivimos separados. vivimos en islas distintas y una isla siempre es una isla. cuando estaba buscando a alguien a quien servir pensaba que éste era un impedimento insalvable. estaba equivocado. no sé como lo ha conseguido, porque es obra suya, pero mantiene su control sobre mi a varios kilómetros de distancia. en una de nuestras sesiones, hablando de los rituales y del hecho de poner un collar como señal de propiedad me dijo :”aunque no lo ves, tú ya llevas mi collar puesto, y no te lo podrás quitar hasta que yo quiera”. me quedé paralizado. no era una pregunta ni una sentencia que permitiera ningún margen de interpretación; era una verdad absoluta que no admitía ni réplica, ni cuestionamiento, ni duda. eso era así y punto. lo peor, o lo mejor, según se mire, es que desde el primer momento supe que era verdad. desde entonces, momento en el que tomé conciencia de ello, he sentido muchas veces la presión del collar alrededor de mi cuello, a veces más fuerte, a veces parece que menos. el hecho es que está ahí. nadie lo ve, nadie lo puede tocar, y por eso nadie lo puede quitar; pero no por eso es menos real.

un poco de todo

¿quien manda aquí? me parece que no hay duda. la actitud de ambos no permiten cuestionar el papel de cada uno en la relación. siempre es igual: uno manda, el otro obedece. eso ocurre entre los heteros, los homos, los masocas, los sumisos, los padres y los hijos, los profesores y los alumnos, los jefes y los empleados, la policía y el ladrón, el político y el funcionario…. siempre alguien manda. lo bueno del bdsm es que esto te lleva a correrte. ojalá pudiéramos hacerlo igual con el municipal de la esquina.

…a algunos policías tampoco me importaría verlos así, en esta postura. ¿por qué a los sumisos nos va tanto el rollo de militares, policías, y por extensión, el tema de la ropa de cuero? por una cuestión muy sencilla: la autoridad. es la autoridad la que resulta erótica y erotizante; la autoridad de ponerte un pie encima y apretar mientras te empuja contra una pared y tú dar gracias porque lo hacen. la autoridad no sirve de nada si no se ejerce, si no se pone en movimiento. uno puede tener la actitud, pero lo que necesita realmente es la acción, el ejercicio efectivo del control sobre alguien…….

….que muchas veces se realiza sólo estando presente. dos cosas de aquí. la primera, como no, el cuero: su olor, su brillo, su tacto….. todo de él me gusta. es algo inconsciente, instintivo, una prenda de cuero capta inmediatamente mi atención. tengo serios problemas para apartar la vista cuando veo a alguien con cuero. si además va acompañado de la adecuada actitud, me pongo a temblar. por eso mi AMO, que me conoce, me ha prohibido mirar a otros cuando vamos al yumbo. eso para mi es una tortura y una forma extrema de control. si no hay que volverse muy loco ni tener mucho material para dominar a alguien: sólo es necesario conocimiento y voluntad de dominio.

sobre el honor y la responsabilidad

a veces pienso que nací en una época equivocada o que soy muy clásico. el motivo no es otro que añadirle al bdsm una serie de valores que no son precisamente populares hoy en día. en concreto me refiero al honor, la responsabilidad, el respeto, la integridad. ¿me olvido de alguno? seguro que sirven estos para hacerse una idea. para mi fue un descubrimiento cuando encontré que dentro del bdsm anglosajón hay un movimiento que precisamente tiene estos mismos valore. se les denomina vieja guardia (old guard) y se supone que heredaron los valores de respeto, camaradería y honor, que tenían los primeros leathermen que formaron las bandas de moteros de los 50 y que habían servido en el ejército durante la II guerra mundial, allá en los usa.
siempre que hay autoridad, ésta es juzgada en función del que obedece. un niño malcriado dice más de su padre que de él; un perro obediente hace que miremos con respeto a su dueño; un jefe se mide por el trabajo de sus subordinados. este principio también es válido para las relaciones bdsm: el comportamiento de un esclavo dice más de su amo que de él mismo. por eso hay que ser extremadamente cuidados con lo que se dice y con lo que se hace y honrar… siempre honrar.
la real academia de la lengua (me encanta usar una institución tan conservadora para estas cosas del fetichismo y del bdsm) define el honor como “la cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto al prójimo y de uno mismo”, y también “gloria o buen reputación que sigue a la virtud, al mérito o a las acciones heroicas, la cual trasciende a las familias, personas o acciones mismas de quien se la granjea”. cuando define honrar dice “respetar a alguien, enaltecer o premiar su mérito. dar honor o celebridad”.
por curiosidad he ido también a la voz respeto y dice “veneración, acatamiento que se hace a alguien. miramiento, consideración, deferencia. miedo, recelo o aprensión”. definitivamente las voces del diccionario sirven para algo.

el Gran Salto

no, no ha caído la bolsa, ni los brokers arruinados saltan de los rascacielos donde tiene sus oficinas. el Gran Salto es un concepto, o mejor, una expresión que utilizo para definir cuando llegas al precipicio de la sumisión, cuando se te plantea realmente dar el salto y someterte, convertirte en un esclavo. hay gente que lo da de forma brutal: dejándolo todo y yendo a vivir con su AMO, volviéndose un esclavo en el sentido más clásico del término.
otros, sin embargo, van poco a poco, entregándo-se hasta que se dan cuenta de que están en un punto sin retorno. en ambos casos puede que exteriormente la vida no cambio mucho, más en el segundo caso que en el primero, pero las cosas han cambiado radicalmente. ya no eres libre, ya no ere tuyo, de ti. ese es el Gran Salto. no es algo muy común, realmente es algo bastante raro, pero increíblemente potente, con mucha fuerza. no todos lo damos, ni todos estamos preparados para darlo, porque implica una responsabilidad muy grande.
por un lado el esclavo se queda a la intemperie, física, psicológica, emocional y a veces financiera y laboralmente; se vuelve, en cierta medida, un ser dependiente de su AMO, frágil, indefenso, con las barreras bajadas.
por otro lado el amo debe asumir no sólo la responsabilidad de su vida, sino la del otro también y eso es algo que se escapa a la hora de afrontar este tema. no es sencillamente que este esclavo me da placer, es decidir por él de forma que si tomo la decisión equivocada eso puede tener consecuencias. mi amo me dice muchas veces que esto no es un juego para El, y lo entiendo, lo entiendo porque soy capaz de comprender lo que eso significa.
no, definitivamente no somos los esclavos los únicos que damos el Gran Salto.

el salvaje posmoderno

no, no pretendo hacer un paralelismo con el salvaje de rousseau ni con ningún otro salvaje de la literatura o la cultura moderna. este “salvaje” no es otro que marlon brando, o más concretamente, johnny, su personaje en the wild one. motero él, jefe de una banda que llega a un pueblo. fue el primer lederón mediático y aún hoy, a mi, viviendo en este siglo XXI, me siguen poniendo esa chupa, esas botas, y esos guantes ¡quien fuera acariciado por ellos!. fue mi primer icono bdsm, mi referencia de macho lederón. pero ahora los moteros son ligeramente diferentes, ni mejores ni peores, sólo diferentes. aquí un ejemplo. chaps, moto de gran cilindrada, pelo en pecho, cuerpo más que aceptable. las diferencias son apreciables, sin embargo, con esa pluralidad de gustos que me caracteriza, no puedo elegir entre uno u otro, me gustan los dos. a los dos lamería su cuero y sus botas, ante los dos me arrodillaría y me ofrecería, y a los dos dejaría que me pusieran un collar alrededor del cuello.
pero lo mejor de todo es que no cambiaría a mi AMO actual por ninguno de los dos. entre johnny y mi AMO, elijo a mi AMO; entre este motero posmoderno y mi AMO, elijo a mi AMO. no es que sea más guapo, que lo es; tampoco que sea más morboso, que lo es; ni que sea más mediático, que no lo es ni ganas de que lo sea…. es, sencillamente, que es mi Dueño y mi Señor; que una vez me marcó y desde entonces le sirvo y obedezco. proque cuando se pone sus guantes y me toca con ellos ni brandon, ni johnny, ni nadie. no…. definitivamente renuncio al salvaje y al posmoderno y me quedo con mi AMO.

sobre amos y esclavos naturales

últimamente estoy viendo y leyendo muchas cosas sobre los amos y los esclavos naturales, o nacidos esclavos o gente que por naturaleza es esclava. si por naturaleza se entiende la disposición genética a ser sumiso o esclavo, me niego a aceptarla. la genética no tiene nada que ver en esto. si así fuera, la entrega no tendría ningún mérito, sería algo obvio y evidente y por lo tanto escasamente valorable. nadie aprecia que una vaca coma hierba, o que un perro mueva la cola. es así y punto. creo que con los esclavos es diferente. uno tiene que conformarse (en el sentido de darse forma), debe prepararse para ser esclavo y además debe trabajar para que esa sea una dinámica permanente y constante. cuando crees que has llegado, malo; significa que aún te queda mucho por andar. ese trabajo, ese esfuerzo por vencer resistencias, obstáculos , por contrarrestar la educación burguesa, heterocentrada y falocéntrica que nos inculcan, es lo que da valor al ofrecimiento como esclavo. poner eso en las manos, o mejor, a los pies de alguien, tiene valor.
de igual forma los amos no nacen, se hacen. uno puede tener cierta tendencia a imponerse, a ser dominante, incluso abusar de la autoridad. pero hay una diferencia radical entre un matón maltratador y un AMO. a mi me gusta decir que una hostia te la puede dar cualquiera, dominarte y que des gracias porque te la den, no lo hace todo el mundo. los amos también tiene que aprender a dominar. te pueden gustar las botas pero saber sacártelas con facilidad tiene su truco, y hay que aprenderlo. y eso tiene su valor. la validez y el valor de un AMO no se miden por sus instintos, sino por su habilidad. ser un amo o un esclavo natural cuesta mucho, es una cuestión de tiempo y de trabajo. en el fondo todas las cosas importantes lo son.
Ir a la barra de herramientas