mini-relatoVII

la tienda estaba llena de objetos SM y vacía de gente. siempre le habían gustado esas cosas. lo vio de lejos, en una habitación al fondo, desnudo y colgado por las manos al techo y las pies sujetos al suelo. poco a poco se fue acercando. vio su mordaza y cómo lo miraba con los ojos bien abiertos mientras movía la cabeza. cuando pisó la habitación una pesada puerta cayó tras él. aunque lo intentó con todas sus fuerzas no pudo abrirla. sólo se percató de que el colgado cerraba los ojos con desesperación.

Dejar un comentario

Ir a la barra de herramientas