FdD objetos

este es el rostro de la sumisión, de lo más bajo. en la escala del bdsm la objetificación está ganando adeptos, o al menos eso es lo que le parece al objeto, aunque también admite que puede ser que últimamente es en lo que más se fija navegando por internet. lo que más le ha sorprendido es precisamente encontrar inferiores que suplican la objetificación, lo que indica que el proceso que está viviendo el objeto no es único suyo sino que hay otros inferiores, y otros Superiores, que también están embarcados en este camino de ser usados y tratados como objetos. los elementos se repiten: no hablar, no ver, no decidir, ser una propiedad. la mordaza hace lo primero, la capucha lo segundo, el collar lo demás. poco importa cómo esté el resto del cuerpo. con esos sentido inutilizados el 90 por ciento del cuerpo se vuelve inservible, incapaz de reaccionar ante un estímulo exterior. queda entonces el objeto encerrado en la mazmorra más dura y profunda que existe, él mismo.

Dejar un comentario

Ir a la barra de herramientas