FdD el dolor por venir

el perro sabe que hay una cuestión pendiente que le causa cierta ansiedad, temor y excitación: la reciente inclinación al dolor del Dueño. el Dueño le ha dicho al perro que quiere hacerle sufrir y que el perro le ofrezca ese dolor. igual que en los encuentros donde se ha producido cierto grado de dolor, el perro, sin ser masoquista, lo ha soportado por su Dueño, el Dueño ahora quiere que ese ofrecimiento sea más intenso, más radical, más profundo y serio; quiere que sea parte importante de la sumisión del perro.
el perro está dispuesto. tan dispuesto que el único temor que tiene, es que el Dueño se corte porque piense que el perro no pueda soportarlo. para un esclavo natural eso sería muy humillante, porque el esclavo confía y se entrega al Amo y es El y no el esclavo el que pone el limite. la confianza en la que se basa toda relación D/s establece que el Amo siempre intentará llevar al esclavo más lejos, pero nunca tanto como que no pueda soportarlo. hay malos Amos que no tienen esto en cuenta y convierten la confianza en abuso. no es el caso del Dueño. el perro sabe que el Dueño llevará al esclavo hasta donde crea que pueda llevarlo. hasta ahora nunca le ha ordenado nada que no pudiera hacer, aunque costase. de hecho ha desmotrado su sabiduría, desde el principio, poniendo límites al perro que quería correr más, pero el Dueño sabía que no estaba preparado.
el entrenamiento en el dolor comenzará pronto y quien sabe, tal vez sí que pueda el perro decir algún día que se ha convertido en masoquista, pero por ahora sabe que lo que viene sólo será por su bien, para el bien del Dueño y para el bien de la relación. el perro soportará el dolor en silencio absoluto y ofrecerá ese sufrimiento ante las botas de su Dueño, para que sepa que le pertenezco plenamente.

Ir a la barra de herramientas