día 3340 de esclavitud, 1312 de castidad

La castidad, llevar un dispositivo de castidad significa cambiar algunos hábitos. algunos son impuestos y otros son recomendables. hoy, por ejemplo, que el objeto ha bebido mucha agua y ha ido mucho al baño, ha notado, al final del día, cierto olor. da igual lo bien que te seques, que debes hacerlo, cada vez que vas al baño, al final ocurre. si no quieres ir apes­tando por ahí se hace necesario que extremes la higiene, y esta es otra de las ventajas de la castidad. si además no estas circuncidado, el tema se agrava y hay que ser más cuidadoso aún.
el objeto ha notado tres cambios importantes, cosas que se han convertido en cotidianas, diarias y que no hacía antes de llevar la jaula. la primera es que el objeto siempre ha sido limpio, si no el Dueño nunca se hubiera fijado en él, pero como dice, por la castidad ha tenido que extremar la higiene de los genitales. la otra cuestión es el uso de una crema hidratante después de ducharse para prevenir la rozadura de la jaula contra la piel, algo necesario si usas la jaula permanentemente y, por último pero no menos importante, orinar siempre sentado. esto último es tal vez lo más “duro” porque los baños de los tíos no están precisamente pensados para orinar sentados y a veces es asqueroso ir al baño en algunos lugares públicos, pero la necesidad se impone.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega

Dejar un comentario

Ir a la barra de herramientas