día 3337 de esclavitud, 1309 de castidad

el objeto habló con el Dueño hoy para decirle lo que es evidente, que el pecado de ayer, el no decirle que no tenía trabajo no era sin una prueba más de que el objeto no sabe gestionarse por sí mismo, que necesita la constante orientación del Dueño, cu control y su dominio. es algo básico en la relación de Dominación/sumisión, se crea una dependencia, dudando algunos de quien depende de quien. lo que es evidente en este caso es que el objeto depende completamente del Dueño. cada vez, y eso lo ha comprobado muy a menudo últimamente, que el objeto no tienen en cuenta al Dueño o toma la iniciativa, las cosas salen mal. todas las decisiones que toma el Dueño por sí mismo, son un fracaso, un desastre y llevan a situaciones no deseadas. por eso es el Dueño quien tiene que decidir todo, cuanto más mejor. Sus decisiones son acertadas y siempre conducen al objeto por el buen camino. por eso el Dueño tiene ese principio que repite constantemente: todo es para el bien del objeto, incluso los castigos.
por la tarde volvió a contactar con el objeto un sumiso que conoce desde hace algunas años. siempre hace lo mismo. primer intenta embaucar al objeto diciendo lo desgraciado que es por no encontrar Amo y luego intenta ponerlo en una situación donde cree que habrá sesión o sexo porque el objeto no podrá resistirse. cada vez resulta más penoso y el objeto siente usar esta palabra pero no encuentra otra mejor para definir esta situación. está huyendo de si mismo. lleva haciéndolo muchísimo tiempo. está en ese círculo de experimentación, rechazo y vuelva a experimentar, cuando el ansia no le permite otra cosa. la realidad es que el ego lo domina y, posiblemente teniendo un alma de inferior, el ego tiene tanto control que no le permite ser sincero consigo mismo. el resultado de eso es que el Dueño le dio permiso para hablar con él porque hacía escrito que se “sería solo” y, cuando comprendió que no habría sexo, no quedó.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

Dejar un comentario

Ir a la barra de herramientas