día 3325 de esclavitud, 1297 de castidad

el objeto tenía hoy una situación complicada en el trabajo, y era algo que le inquietaba, por decirlo de alguna forma porque realmente no se sentía nervioso. el Dueño se lo dijo a primera hora, si estaba intranquilo y el objeto le contestó que no lo estaba. es la tranquilidad que da saber que nada depende de ti y que todo está controlado por el Dueño. si no tienes que decidir solo te queda obedecer y es da una calma profunda porque la obediencia exime de responsabilidad. el dueño sabe que el objeto debe vivir así, que es lo que siempre ha buscado, y necesitado.
efectivamente el objeto fue a trabajar y pasó por la situación con mucha calma y tranquilidad, lo que no impidió que, también durante la mañana, se encontrara con un ego enorme, descomunal, en forma de cliente que estaba obcecado y que no atendía a ninguna razón. un animal salvaje sin cerebro parecería más razonable.
gracias a dios terminó y el objeto fue a casa donde comió y estuvo en silencio toda la tarde. debería haber ido a entrenar pero estaba demasiado cansado de la semana que ha tenido, que ha sido dura, muy dura.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

Dejar un comentario

Ir a la barra de herramientas