día 3305 de esclavitud, 1277 de castidad

están siendo unas semanas duras, hasta el punto de parecer que el objeto va a perder el equilibrio y se va a ver arrastrado por los elementos externos. por ahora resiste gracias a que el Dueño ha encerrado la mente del objeto en la mazmorra subterránea, ese lugar seguro donde puede recurrir el objeto cuando el entorno se vuelve “demasiado humano”. en el fondo no es más que, al realizar un papel, empezar a creértelo demasiado. entonces viene el Dueño y vuelve a colocar al objeto donde corresponde. no tiene nada de malo, si no se va demasiado lejos. forma parte de la dinámica de la propia vida. muchas veces nos imaginamos la existencia como algo estático, cuando la vida es cualquier cosa menos estática. lo que si es definitivo en la vida del objeto es la sumisión, la esclavitud, el hecho de pertenecer al Dueño. eso es algo que no tiene discusión ni alternativa.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

Dejar un comentario

Ir a la barra de herramientas