día 3088 de esclavitud, 1060 de castidad

el objeto se levantó hoy cachondo, excitado, posiblemente a causa de la proximidad de las vacaciones. por supuesto el objeto se lo comunicó al Dueño y su respuesta fue categórica:
“Las palabras excitado y cachondo me molestan. Son demasiado humanas”. ante esto el objeto preguntó como debería haber expresado esa idea. la respuesta del Dueño fue: “Me siento demasiado humano”.
así que a partir de ahora el objeto lo expresará de esa manera. es curioso como, a medida que profundiza en la objetificación, hay palabras que resultan chocantes e inapropiadas. hay expresiones que están prohibidas , que un objeto no debe decir.
a veces no se da cuenta pero en otras ocasiones lo hace en cuanto lo dice o escribe. casi puede notar el objeto como va perdiendo características y derechos humanos. el Dueño no deja de repetir que el objeto no es nada.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

Dejar un comentario

Ir a la barra de herramientas