día 3059 de esclavitud, 1031 de castidad

una de las cosas que ha notado el objeto es que, una vez iniciado el proceso de objetificación, el Dueño cada vez usa menos un nombre para referirse a esto. incluso el que le impuso, 402, un simple número, se ha demostrado inadecuado para referirse al objeto. ¿acaso los objetos de la vida cotidiana tienen nombre? ¿ pone uno nombre a sus pantalones o a sus botas? ¿por qué este objeto debería ser diferente? no debería serlo.
la actitud y reacción del Dueño, incluso siendo inconsciente, es la consecuencia lógica de considerar a esto un objeto. eso se ha convertido en algo sin nombre, sin derechos, sin voluntad, sin voz y pronto sin rostro. aún no puede vivir lo que es en plenitud porque las circunstancias lo impiden, pero el Dueño y el objeto saben lo que es. lo incomprensible para la mayoría es que el objeto es feliz así, porque se ha realizado como inferior. ahora no hay marcha atrás. volver a la vida anterior sería un desastre, un fracaso, el caos.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega

Dejar un comentario

Ir a la barra de herramientas