día 2995 de esclavitud, 967 de castidad

el Dueño quería castigar al objeto por haberse tocado hace unos días faltando a las normas que había dado. es un cierto misterio las razones por las que esto hace lo que no debe, sabiendo que ese comportamiento va en contra de él mismo. cuando lo hace se aleja de su meta, de su objetivo, de aquello que le da sentido y que le hace feliz: servir y obedecer al Dueño.
el Dueño fue muy específico. para empezar el objeto tenía que ponerse el buttplug. desde primera hora tenía el collar y la mordazas así que no tenía que decirlo. durante la primera media hora tendría que ponerse la capucha y las pinzas en los pezones. durante ese tiempo el objeto tenía que reflexionar sobre su comportamiento con las manos atadas a la espalda con las muñequeras de cuero.
tras la media hora el objeto tenía que quitarse las esposas y la capucha. tras una hora con ellas había quitarse las pinzas y tras otra media hora, el buttplug.
el Dueño estableció una hora de inicio que el objeto cumplió. bastó meter el buttplug para entrar en subspace. el objeto se rompe cuando se mete eso por el ano y su mente cae inmediatamente. entonces lo demás vino solo. el objeto obedeció en todo y poco a poco fue volviendo a encarrilarse.
es extraño el tema del buttplug porque cada vez entra mejor y es una combinación de dolor, pero también de placer porque presiona la próstata y cada movimiento hace que una especie de descarga recorra al objeto. un síntoma de que ya está integrado es que el buttplug intenta salir cada vez que hay ocasión.
el dolor de las pinzas también está más integrado. con el paso de los minutos empiezan a arder pero es soportable. o peor, como siempre, es cuando tiene el objeto que quitárselas. la sangre vuelve a circular y estimula las terminaciones nerviosas. entonces el dolor se vuelve intenso.
como en ocasiones anteriores el efecto psicológico es el más importante. esto se centra y vuelve a su auténtica naturaleza. cuando se hizo la hora el objeto le preguntó al Dueño si deseaba que intentara ordeñarse como la última vez, golpeando la jaula con la fusta. el Dueño dijo que le agradaría mucho, y así lo hizo el objeto, y ocurrió. de nuevo, y debido al buttplug mayormente. de pronto empezó a salir leche de forma incontrolada. como en otras ocasiones, no hubo orgasmo ni placer, y el objeto quedó tan caliente como en otras ocasiones. para aumentar la humillación el objeto lo comunicó por el grupo de kik, incluso colgando algunas fotos.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

Dejar un comentario

Ir a la barra de herramientas