día 2960 de esclavitud, 932 de castidad

devoción, sumisión, dependencia….. el objeto aún no ha encontrado la palabra que mejor describa la relación que mantiene con el Dueño. todas las anteriores son ciertas, pero insuficientes. es una vinculación tan intensa y especial que no puede ser descrita sin palabras. a veces las expresiones o ideas se cruzan en el camino y, mientras chateamos, salen de pronto lo mismo en los dos extremos del hilo de comunicación, bien sea con mensajes o de cualquier otra forma.
tampoco es raro que, incluso estando tan lejos, el Dueño llame al objeto y le pregunte “¿Qué te pasa?” y efectivamente el objeto estar triste o en medio de una conmoción por algo que ha ocurrido. a eso lo llamamos “la conexión”. sea como fuese el objeto se siente constantemente vigilado y supervisado. pareciera que el Dueño tuviera poderes o una bola mágica de manera que sabe siempre como está el objeto, lo que siente, si le pasa algo o lo que está pensando. Su control es prácticamente total.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

Dejar un comentario

Ir a la barra de herramientas