día 2815 de esclavitud, 787 de castidad

el objeto considera que el bdsm tiene en sí mismo un germen que hará que nunca podamos vivir nuestra sexualidad abiertamente a menos que la sociedad cambie radicalmente. y también cree que en el bdsm está el germen de ese cambio. el objeto se refiere a la naturaleza misma de las relaciones basadas en el intercambio de poder.
las relaciones de Dominación/sumisión ponen en evidencia y sacan a la luz la esencia de la mayoría, si no todas, las relaciones humanas. igual que la gente no quiere que le digan como son y prefieren quedase en cómo creen ellos que son, de la misma manera, las sociedades prefieren no saber cómo son sus estructuras y prefieren quedarse en cómo creen que son o como deberían ser, confundiendo lo ideal y lo material.
en el bdsm, incluso teniendo una gran parte de idealismo, esta fractura entre lo que es y lo que debería ser, se hace más pequeña y estrecha. además la negociación, punto de partida de cualquier relación D/s saca a la luz esto que está oculto y lo hace explícito. “Me gusta que me metan el puño”, “Deseo que me azotes hasta hacerme sangrar”, “Pido que me conviertas en un objeto”; son expresiones difíciles de formular pero necesaria en una negociación previa a una sesión bdsm.
en el mundo vanilla esto no está. cada uno sale a la palestra social con su idea de cómo deben ser las cosas pensando que esa es la idea correcta de cómo son las cosas.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega

Dejar un comentario

Ir a la barra de herramientas