sumision

FdD salvado

esta imagen muestra de alguna manera los efectos del entrenamiento del Dueño en el objeto. si hubiera que explicar qué ha hecho el Dueño al objeto, esto diría que le ha dado la paz y la calma existencial. cuando el Dueño encontró al objeto, esto estaba perdido, muy perdido. ya ha comentado en muchas ocasiones que disfrutaba de un cierto éxito social, posiblemente envidiado por muchos. sin embargo, en su interior más profundo, el objeto estaba angustiado y triste. se sentía extraño en todas partes y por lo tanto que no pertenecía a ninguna. nadie se dio cuenta de ello, salvo el Dueño. después de estos años de entrenamiento esa angustia ha desaparecido. el Dueño ha ido desmontando sistemáticamente todas las ideas, juicios y valores que se habían introducido en el objeto durante tanto tiempo y ha ido colocando cada cosa en su sitio. ahora el objeto sabe cuál es su lugar en el mundo, para qué está aquí, para que se levanta cada mañana. y ante eso sólo puede arrodillarse, mostrar las manos atadas y expresar la profunda sumisión y devoción que siente por el Dueño por haberle salvado.

FdD cuestionamiento social

uno de los principios básicos del bdsm, al menos de aquellos que lo vemos más como una forma de vida que como una diversión o algo reducido a la cama y al sexo, es que hay una jerarquía, que algunos catalogamos como “natural”. unos han nacido para ser servidos y otros para servir, unos para obedecer y otros para dar órdenes, unos para estar por encima y otros por debajo. viendo la FdD de hoy parecería para el objeto, que este principio se confirma. es el objeto plenamente consciente de lo conservador y hasta totalitario que parece este pensamiento, pero es que el bdsm entendido como forma de vida es totalitario, que no tiene nada que ver con los totalitarismos a nivel político. un inferior entiende que el Dominante es quien debe dirigir “toda” la vida del objeto. el problema donde se chocan todos los razonamientos es que esto no puede ser impuesto, sino que debe se “elegido”; suplicado más bien por el inferior. para que esto sea así debe haber un espacio, un momento de igualdad que desaparece cuando el sumiso suplica servir y el Amo lo acepta como servidor. por eso el bdsm es, paradójicamente, adalid de la libertad, porque sin ella la auténtica sumisión no sería posible. no hay nunca que olvidar que, en nuestra comunidad, la esclavitud es, siempre, voluntaria.

FdD el collar

a veces un rasgo es suficiente para cambiar el sentido de algo, un pequeño elemento le da la vuelta a la situación. una simple felación, por ejemplo, se puede convertir de acto de placer puramente, en acto de sumisión con la presencia de un collar que indica el estado de inferioridad de uno. a primera vista el cuero nos habla de dos moteros que se están dando placer, al menos uno a otro, pero ese collar en el centro de la escena lo cambia todo. sólo los seres sometidos llevan collar: los perros domesticados, las vacas estabuladas, las ovejas controladas por el pastor. si un animal es libre no lleva collar. en el mundo en el que vivimos el collar se lo pones a algo que posees, de lo que eres dueño. es una cuestión de lógica que lo lleven los esclavos y los sumisos, los inferiores en general. dentro de la esclavitud voluntaria se vuelve, además, algo deseable por aquellos inferiores que no están bajo el control o supervisión de un Superior. ellos añoran el collar y lo desean. lo quieren y lo buscan; lo necesitan.

FdD traspaso

los inferiores nacemos para algo. tenemos un sentido y un lugar en la vida, en el mundo. nuestra existencia tiene un fin y un objetivo. sinceramente es más de lo que muchos pueden decir. el problema es que ese fin no es el más aceptado por la sociedad, ni el más valorado, ni el más reconocido. los inferiores hemos nacido para servir y obedecer a los Superiores, para hacer su vida más fácil y darles placer, de la forma que Ellos deseen y quieran. una gran parte de ese dar placer es negarse a uno mismo, por eso la castidad se extiende tanto entre los inferiores, o mejor dicho, entre los Superiores que dominan a un inferior. el sumiso no debe centrarse en su propio placer sino en el placer del Amo. eso es lo único importante. por eso la castidad, que es una especie de castración psicológica, es tan importante. se evita estar centrado en el propio placer, en la propia satisfacción y así el inferior puede centrarse en el placer y la satisfacción del Superior. realmente no es una negación del placer, es un traspaso del placer del uno a Otro.

FdD miradas

ante una imagen cada uno se fija en diferentes cosas. muchos pueden centrarse en el pene del Amo, en su desnudez. sin embargo el objeto se queda con la cara de entrega del esclavo, como se apoya en el Amo, confiando en Él, centrándose en Él. poco importan las cicatrices que tiene el inferior en el pecho. lo importante es que el inferior está roto, indefenso, desarmado.

FdD comer

hace unos días hablábamos de la función de las botas en el proceso de Dominación/sumisión, como ayudaban a tener al inferior en su lugar. hoy lo vemos en acción. pero con una salvedad, no es el mero acto de someterse y mostrar respeto lamiendo o besando las botas del Dominante. aquí el inferior está como comiéndoselas, metiéndoselas en la boca. es una forma inconsciente de hacer presente, de manifestar su necesidad de alimentarse de la humillación que le proporciona el Amo. los Superiores alimentan a los inferiores con eso, con órdenes, servicio, pero sobre todo con humillación. para un inferior ser humillado es una bendición, un regalo porque tiene efectos muy beneficiosos: reduce el ego, aumenta la sumisión, desinhibe, elimina barreras…. el acto de comer implica digerir, hacer tuyo algo que está fuera, que lo que comes forme parte de tu ser. por eso este esclavo lo está haciendo, como muestra de sumisión pero guiado por un deseo profundo de someterse hasta lo más profundo a su Amo.

FdD análisis en profundidad

“Estás en una celda solitaria y oscura”. estas fueron unas palabras que el Dueño le dijo al objeto hace una semana aproximadamente, y penetraron profundamente en la mente del objeto. las ha recordado al ver la FdD de hoy. encadenado a la pared, en un sótano, con muñequeras y un collar al cuello parce que apenas puede llegar a beber un poco de agua en el cacharro. delante suya de forma misteriosa una especie de fusta parece esperar. es una imagen explícita, pero también misteriosa al mismo tiempo. que ha pasado aquí? qué le espera al esclavo? muchos considerarían que es una escena cruel. cómo se puede tratar a un ser humano de esa forma? y aquí está el primer error. el que está ahí no es un ser humano, al menos como se concibe el concepto en la sociedad contemporánea: un sujeto de derechos inalienables. esta es una concepción relativamente moderna y aún no universal, porque la esclavitud sigue existiendo, algo censurable, a menos, como defendemos nosotros, que sea voluntaria. entonces la imagen adquiere nuevo sentido. el que está ahí quiere estar ahí, desea estar ahí, es feliz estando ahí, se siente realizado así. quien tiene la capacidad de juzgar por él mismo y decidir por él? un médico? un juez? un policía? si alguno de ellos soltara la cadena de la pared, posiblemente sería el mismo esclavo el que la volvería a enganchar de nuevo. o será que esta gente se considera con el suficiente poder para decidir por uno? donde queda entonces la libertad que tanto proclaman?

FdD evidente

a veces sobran las palabras, y el objeto cree que esta es una de esas ocasiones. en la foto de hoy, incluso sin cueros, sin botas altas, sin parafernalia, hay control, poder, dominación, sumisión, entrega. el único elemento es un collar que indica quién es el esclavo, pero incluso si no estuviera la cosa estaría clara. a veces nos perdemos en las apariencias cuando lo fundamental está en el interior y es simple, sencillo, evidente: unos nacimos para servir y obedecer y otros para mandar y ser servidos.

FdD relación

pocas imágenes puede recordar el objeto que expresen tan bien la auténtica naturaleza de una relación de Dominación/sumisión como esta de hoy. no es ya sólo por el juego de cuero o piel, de collar y correa sino por el añadido, un poco fantasioso, de la máscara del inferior. es una forma como otra cualquiera de deshumanizarlo, de objetificarlo, de convertirlo en algo que se usa para el disfrute del Amo, que se presenta aquí como un caballero de punta en blanco, con corbata, muy por encima del nivel de cualquier otro. el inferior camina detrás, con las manos atadas, llevado por una correa como cualquier vulgar mascota. el poder queda claro, el control es evidente. no queda nada a la imaginación. aquí sabemos qué es de quien.

FdD amplificador

el cuero es manifestación de poder, igual que las botas altas, pero no es más que un complemento, un amplificador, como le gusta pensar al objeto. lo realmente importante está en el interior, dentro. si un Amo, por ejemplo, desea que su esclavo vista completamente de cuero porque le excita y le gusta, eso no convierte al esclavo en alguien poderoso. el resto de las cosas ajustan esta sensación: el collar, unos mitts por ejemplo, o el comportamiento. un lederón arrodillado lamiendo las botas del Amo mientras Este tira de la cadena en público, no deja lugar a dudas. entonces el cuero sigue cumpliendo su función de amplificador, pero en vez de aumentar el poder lo que hace es aumentar la sumisión, la obediencia, la humillación.

FdD bootblacking

el servicio en el bdsm a veces es algo abstracto, que no se percibe por los sentidos. sin embargo hay ocasiones en que sí que se hace visible. uno de esos momentos es el bootblacking, cuando casi de manera ritual, se limpian y abrillantan las botas de un Superior.aunque parece fácil el bootblacking requiere técnica y cierto material. todo se basa en el principio de que las botas, especialmente su brillo, son el reflejo del trabajo dle esclavo. un Amo con las botas sucias es un Amo mal atendido y servido. un Amo con sus botas brillantes tiene un esclavo diligente y servicial. porque abrillantar unas botas es un trabajo tedioso y que requiere como decimos técnica y sistematicidad. en algunos locales se hacen demostraciones de como sehace y es tanto una muestra de habilidad como de sumisión. en el bdsm hay un extraño vínculo entre el inferior y las botas del Dominante. por eso se lamen en señal de humildad, humillación y de obediencia.

FdD liberación

la liberación tiene muchas dimensiones. está la más evidente, cuando alguien sale de la cárcel, por ejemplo, o termina un periodo en el que sus derechos han sido restringidos. pero también existen otras situaciones en las que utilizar esta palabra, por ejemplo cuando te quitas una preocupación o una carga de encima. cuando pagas la hipoteca o un préstamo, y cuando por fin desaparece algo que te molestaba o incordiaba. en el bdsm también existe un momento de “liberación”, pero es, extrañamente, cuando pierdes tu libertad, cuando te rompes y aceptas tu condición y tu naturaleza, contra la que has luchado durante casi toda tu vida. aceptar definitivamente lo que eres y entregarte al Superior que te ha llevado hasta allí es una experiencia alucinante que todo inferior debería tener. es una auténtica liberación.

FdD descenso

las humillaciones, igual que los placeres, pueden superponerse, no son excluyentes. un inferior puede ser follado duramente mientras es golpeado, insultado, vejado verbalmente y se le pueden hacer todo tipo de mataperrerías. o también puede ser humillado de otra manera, como en la imagen de hoy. servir, dar placer a un Superior, no es en sí mismo un acto humillante, ya que para eso existe el inferior. es dar sentido a su existencia y realizar el motivo por el cual ha sido entrenado y para el que vive. el asunto no está tan claro cuando al que tiene que dar placer es a un inferior como él mismo, en este caso un perro, por la cola que tiene metida en el ano. no es una cuestión de si debe hacerlo o no, de si puede aceptarlo o negarlo. eso está fuera de toda discusión. el inferior obedece y punto. es una cuestión de romper ese ego y ese orgullo. hundirlo aún más en la sumisión para que aprenda que no tiene derecho a nada, que no está aquí sino para obedecer, sea lo que sea. todo entrenamiento es un aprendizaje, un aprendizaje hacia abajo, hacia lo último, porque sólo así el inferior podrá ser obediente como los Superiores quiere, de manera absoluta y radical.

FdD contacto

quien afirme que el bdsm es solo dureza, humillación, vejaciones y degradación no sabe lo que es realmente el bdsm. los Amos tienen gestos de dulzura, especialmente cuando han sido servidos satisfactoriamente. muchos lo expresan con esa frase acuñada “Buen chico”. para un inferior no hay nada más gratificante, no porque su ego le haga sentir superior, mejor, sino precisamente por lo contrario, porque su servicio al Amo ha sido como el Amo quería. entonces el inferior siente la plenitud de su existencia, porque para eso vive, para someterse a los Superiores y hacerles feliz. el mero hecho del contacto hacer que todo adquiera un nuevo sentido.

FdD desmonte

el bdsm, la esclavitud voluntaria, es la desnudez absoluta, el abandono de todo. el proceso de entrenamiento es un proceso en el que vas renunciando, o te van quitando, como capas, todo lo que te han añadido y que realmente lo que hacía era ocultar tu auténtica naturaleza. ideas, prejuicios, precomprensiones, valores, pensamientos…. todo debe ir desapareciendo para quedarte desnudo, frente a lo que eres de verdad. es básicamente un proceso interno, pero no hay nada interior que no se refleje externamente. del interior al exterior y viceversa. por eso las mazmorras tampoco son lugares excesivamente decorados o adornados. son funcionales y austeros. nada debe despistar al inferior del dolor, el sufrimiento y las enseñanzas del Superior. en cierta medida se convierte en una especie de monje, pobre, casto y sobre todo obediente.

Ir a la barra de herramientas