sumision

FdD profundidades

la “maestría” entendida como el arte y la destreza de enseñar o ejecutar algo, aplicado al bdsm es la cualidad inherente a cualquier Dominante. si no la tiene su categoría de Superior es cuestionable. y este objeto, humildemente, está viendo que aunque el bdsm sea algo muy físico, esta cualidad debe estar en el interior de los Superiores. el Dueño siempre dice que una de las cosas que ha hecho posible que el objeto sea entrenado como lo ha sido es su mente. este principio también se puede aplicar a los Superiores. un Amo que no sabe controlarse, que se deja llevar por la ira, que no es justo en sus decisiones y comprensivo, que no tiene paciencia para que el inferior madurez, no es un buen Amo. no es un Amo de hecho. el objeto no sabe por qué la imagen de hoy le suscita esta reflexión. aparentemente es muy sexual y sensual, muy física. tal vez sea la actitud del Dominante, el hecho de ocultar la cara que le da cierto sentido de reflexión. realmente no lo sabe. lo que sí sabe este objeto es que un Amo sin una profunda vida interior y autoconocimiento, no es más que una cáscara vacía.

FdD valor

al objeto siempre le ha llamado la atención la polisemia del término “valor”. por un lado significa arrojo, valentía, “cualidad de ánimo. por otro significa cualidad de las cosas en virtud de la cual se da por poseerlas cierta suma de dinero o equivalente”, lo entrecomillado es la definición de la real academia. siempre se ha considerado que los inferiores, los auténticos inferiores son valiosos, porque son escasos y por tanto, según la ley de la oferta y la demanda, todo bien escaso tiene alto valor. sin embargo esto considera que el valor de un auténtico inferior no está en lo que darían por él en el libre mercado, sino por su capacidad de afrontar su propia naturaleza y el entrenamiento que eso conlleva, incluso hasta el punto del dolor y la “tortura”, esta vez el entrecomillado es del objeto, que apreciamos en la foto de hoy.
el reconocimiento de un inferior que se hace, por ejemplo, en un bar mientras está públicamente lamiendo las botas de su Amo no es por ser muy habilidoso o por tener una lengua larga, o salivar mucho. la admiración y reconocimiento de Superiores e inferiores viene del hecho de que todos saben que esa acción va en contra de todo lo establecido y que, por tanto, requiere una gran valentía para enfrentarse a la norma, a todo aquello que el resto de la sociedad piensa y siente. esto es tan fuerte que muchos, muchísimos de los inferiores que este objeto conoce, tienen miedo, algunos pánico, a reconocer aquello que son, lo que desean, lo que buscan. en el fondo no escasean los inferiores, lo que escasea es el valor para aceptar lo que uno es.

FdD valores

según los principios básicos de la sociedad contemporánea, aquella aparecida durante el siglo XIX, ningún ser humano puede ser propiedad de otro, porque esa es la definición de esclavitud. sin embargo esta idea sigue viva, al menos en el imaginario del bdsm, y mientras una idea sigue viva, ese hecho también, aunque sea como mera posibilidad.
en el bdsm ser propiedad de un Amo es a lo más a que puede aspirar un inferior. una propiedad no esa perdida ni abandonada sino que pertenece a alguien, a un Superior, y eso da sentido a todo lo demás. es irónico que esa misma sociedad que ha anulado la esclavitud, es la que da casi un valor absoluto a la libertad individual y casi castiga más un robo que una agresión. el hecho es que podemos, moralmente, porque incluso nosotros, los inferiores y los Superiores, estamos imbuídos de estos principios, ya que no vivimos en otra sociedad sino en esta misma; aceptar el hecho de la esclavitud, siempre y cuando esta sea voluntaria.

FdD público

ya en muchas ocasiones hemos hablado de lo que subyace en el bdsm, entre tanta bota, tanto cuero y tanto latex. bajo toda esa parafernalia, en el sentido positivo, está la sumisión, al entrega de un inferior a un Superior. en todo acto de una relación D/s, de Dominación/sumisión, esto se ve implícitamente, pero hay actos específicos de sumisión donde se expresa esto: lamer las botas del Amo, caminar por detrás de Él, arrodillarse en Su presencia.
además si esto ocurre de manera pública, eso añade un plus. antes se hacía en los bares pero desde que se realizan encuentros en calles, estas manifestaciones son aún más públicas si cabe. en la imagen de hoy el inferior no sólo se arrodilla sino que lo amordaza. a partir de ese momento la entrega es total. el inferior ya no tiene voz. el Amo habla por él.

FdD aftercare

existe un concepto que se usa poco en el bdsm pero que es muy importante, aftercare, que se traduce por “cuidados posteriores”. se utiliza para cómo trata el Amo al inferior una vez ha sido usado. cuando un Superior usa a un esclavo o a un objeto puede llevarlo a una situación intensa, dura, donde se mezclan dolor, ansiedad, tensión, y un montón de emociones. el esfuerzo físico y emocional puede ser demasiado para un inferior. incluso a veces se puede cruzar límites y llevar al sumiso a lugares y experiencias que ni había imaginado.
cuando todo se relaja es necesario apoyo, comprensión, acogida y tal vez cuidados físicos. eso es el aftecare. restituir las heridas, reforzar la confianza, curar los dolores ayuda a que el inferior se entregue más. de hecho, es el último episodio de cualquier sesión. sólo entonces se termina.

FdD hogar

para un inferior el hogar no es donde nació, ni siquiera donde está su casa, donde vive. para un inferior su hogar es allí donde esté su Dueño. cuando el Superior cierra la cadena y se convierte en el Amo, se produce una transformación en el esclavo, una ruptura, una quiebra. el inferior entra dentro de la vida del Amo y se convierte en algo suyo. se establece entonces un vínculo entre ambos que puede llegar a ser uno de los vínculos más fuertes que existen.

FdD hazme gozar, dame placer

a menudo, y debido a la sociedad en la que vivimos, nos dejamos llevar por el activismo, por el hacer, hacer y hacer. es verdad que la actividad es el mejor remedio contra la holgazanería, un pecado grave de los inferiores, pero también es enemiga del placer, de la contemplación, del mero disfrute por disfrutar. en el caso de los Superiores a veces se corre el riesgo de tener que hacer algo cuando lo que deberían hacer es relajarse y disfrutar, como en la imagen. es cierto que tienen que tener una actitud proactiva, y que se espera de ellos que tomen la iniciativa y las decisiones, pero en determinados momentos, una vez ya adquirida la presa, se trata de dejarse hacer. esto lo tiene muy interiorizado el Dueño cuando a veces se ha tumbado en la cama y le ha dado una sencilla orden al objeto: “Hazme gozar. Dame placer”. y con eso está todo dicho.

FdD unidad

por ser algo que la sociedad en general no valora nada, cualquier acto público de sumisión requiere un valor excepcional. es cierto que es más fácil hacerlo en un entorno bdsm que en otro vanilla pero eso no le resta ningún valor en absoluto. hay que ser muy fuerte y estar muy seguro, además de ser muy obediente para, ignorando al resto de la gente arrodillarse ante el Amo y mostrar sumisión y obediencia. para el resto de la gente es un acto humillante, pero para Amos y esclavos, Superiores e inferiores en general es un acto de valor y reconocimiento que produce respeto. a partir de ese momento, a nivel social, ambos destinos están unidos. el comportamiento del inferior repercutirá en el prestigio del Superior. si el esclavo no sabe comportarse o se comporta indignamente, los comentarios y las censuras serán para el Amo que no ha sabido entrenarlo bien. De igual forma y al contrario, si su comportamiento es impecable, el reconocimiento será para el Amo por haberlo educado adecuadamente. esto no es más que otra prueba de como, en una relación D/s ambos seres se combinan formando prácticamente una unidad.

FdD oscuridades

entre penumbra y oscuridad. ahí vivimos los practicantes del bdsm y ahí nos gusta estar. por eso nuestro imaginario colectivo está plagado de sótanos, mazmorras, garajes y lugares donde la luz no entra demasiado. el objeto cree que no es tanto por vergüenza, sino por intimidad e intimidad entendida no como ajeno a la mirada de los otros porque no queremos que nos vean, algunos actos bdsm en fábricas o sótanos con de cientos de personas. hablamos de intimidad porque se desvela lo más profundo de cada uno. el bdsm no está en la superficie sino muy profundo en el interior. la Dominación y la sumisión requieren un trabajo de autorreflexión y autoconocimiento que muy poca gente ha hecho. si, el sexo duro es fácil pero ser Amo o esclavo, Superior o inferior requiere un trabajo, no sale espontáneamente. hay que conocerse, experimentar, buscar, incluso estudiar, aprender, probar, sentir, frustrarse con los fracasos y alegrarse con los éxitos, en definitiva dejar el alma desnuda y eso no puede hacerse a la luz, porque como dice esa cita evangélica, sería como echar las perlas a los cerdos. restregarse en la miseria de uno mismo para recibir un castigo del Amo, adorar sus botas, obedecer sus órdenes, servir a los Superiores no se hace en cualquier sitio, requiere intimidad porque hay mucho en juego. es muy intenso y hay tanta energía que muchos que intentan acercarse huyen despavoridos. enfrentarse a tus demonios tiene que hacerse en semioscuridad y, si tienes la suerte de que puedes convivir con ellos y entras en sumisión permanente, deseas que sea de esa forma, en silencio.

FdD hermoso

acto de sumisión. acto de servidumbre. no hay alternativa posible. arrodillarse delante de Otro, entre las piernas de Otro no tiene otro sentido. si además llevas chapas y las botas son altas y están por fuera y hay alguna cadena por medio, la cosa está clara como el agua. lo curioso es que lo que para la mayoría de la gente es un acto humillante, arrodillarse ante alguien Superior, los inferiores lo consideramos un regalo, un honor. es algo antiguo que está en el ser humano. antiguamente las sociedades primeras: egipto y mesopotamia, existía la costumbre de arrodillarse ante el gobernante, algo que perduró hasta casi el siglo XIX, e incluso el XX en lugares como japón. un inferior se arrodilla para servir, para mostrar sumisión y, posiblemente en este caso, para dar placer al Superior mediante sexo oral. en nuestro mundo, en nuestra cultura, no hay nada de humillante en eso. es un acto de reconocimiento de la propia naturaleza y de la naturaleza que te rodea. y por eso es un acto hermoso.

FdD excepcional

el mayor fetiche del Dueño no son las botas, que sí, o el cuero, que también, sino la sumisión y la obediencia. obedecer, obedecer obedecer. son los tres pilares sobre los que construir la relación asimétrica del Dueño y el objeto. El ordena, el objeto obedece. El manda, el objeto realiza. por eso a veces no están presentes ni el cuero ni las botas, pero siempre está la sumisión y la obediencia, como el objeto de la foto del día de hoy. muñequeras y tobilleras, el collar omnipresente y la capucha y la mordaza. incluso viendo su cuerpo queda reducido a un objeto sin rostro y sin voz. la elegancia de su postura muestra su buen entrenamiento y la fuerte mordaza impide que pronuncie palabras. ante esto el objeto siente envidia y admiración. vemos un acto de sumisión radical, de entrega profunda, que convierte a este inferior en un objeto excepcional.

FdD coger

siempre ha llamado al atención al objeto, y cree que lo ha dicho en más de una ocasión en el blog, la expresión “tener a alguien cogido por las pelotas”. coloquialmente expresa que estás bajo la autoridad y el control de alguien, normalmente porque tiene algo contra tí o que puede usar en tu contra, que te puede hacer chantaje, vaya. sin embargo es la forma vanilla de una realidad en el bdsm: el control y el dominio sobre alguien. todo Amo, todo Superior, tiene a sus inferiores “cogidos por las pelotas”; y no porque lo hagan en un sentido literal, como la imagen de hoy, sino porque ejercen ese control abiertamente, sin chantajes, sin imposiciones. es un control “libremente” asumido por los inferiores y además, suplicado y necesitado por los inferiores. el bdsm es una relación simbiótica donde ambas partes ganan porque ambas partes se realizan y llegan a ser plenamente lo que son, aunque uno coja y el otro sea cogido.

FdD resistencia es inútil

ningún ser libre se dejaría poner un collar al cuello para ser llevado por él. eso significa que si alguien lo lleva no es un ser libre. todo se puede ver desde distintas perspectivas. te ponen el collar porque eres un esclavo inferior, o eres un esclavo inferior y por eso te ponen el collar. lo que sí está claro, sea en una dirección o en otra, es que el punto final es uno: llevar un collar es algo que sólo hacen los sometidos, los inferiores, los esclavizados. aquellos que han aceptado su condición lo viven como un regalo, como un don. aquellos que aún no lo han aceptado luchan contra la realidad. al final ésta se impone. cualquier lucha es inútil, cualquier resistencia es inútil.

FdD tomar posesión

hay gestos que son suficientemente explícitos por sí mismos, como el de la foto del día de hoy. es un gesto que expresa poder y control, que no deja dudar a dudas. no es sencillamente fruto de una arrebato que pretende hacer daño. la bota no está golpeando los genitales. la bota está tomando posesión de ellos. se apoya. se recuesta. se asienta. lo que se expresa aquí es “esto es mio”, “puedo hacer con esto lo que quiera”, “esto me pertenece”. y frente a eso la reacción del inferior: manos apoyadas en los muslos o fuera de campo, sin reacción. no intenta quitarla o alejarla. no cierra las piernas en un acto reflejo. sencillamente acepta su condición, su situación. es así como es y es así como debe ser.

FdD es un arte

Dominación y Sumisión son dos palabras muy fuertes, que mezcladas con el concepto de “sexo duro”, definen al bdsm. a nadie se le escapa que eso implica el ejercicio de la violencia, a veces de manera intensa y a veces de manera menos intensa. nadie puede negar que el empleo de esa violencia es necesaria para el entrenamiento de cualquier inferior ya que es la mejor forma de vencer las resistencias. sin embargo nos olvidamos que, en ocasiones, el control debe ser más sutil, más delicado, casi imperceptible. eso es lo que diferencia a un Amo de un abusador, la gradación y el uso de la violencia. domar y romper a un inferior es un arte que no todos dominan. a veces hay que tirar de la cuerda y a veces acariciarla para evitar que se rompa. da igual lo grande que sea el inferior, o lo fuerte que parezca. cuando se entra en terrenos tan íntimos como el bdsm, la obediencia, la sumisión y la entrega, hay que ir con pies de plomo. por eso la imagen de hoy, en la que el Dominante parece caricias los hombros del inferior. no le obliga, sino que al contrario parece que se apoya en él, pero el hecho es que éste está de rodillas y el Amo está por encima suya. eso muestra su control y su maestría a la hora de dominar.

Ir a la barra de herramientas