objetificación

FdD nada más

el Dueño repite constantemente que desde que tiene uso de razón quiso tener un objeto, un ser inerte que pudiera usar a su gusto y conveniencia. para eso tomó posesión del objeto y lo ha ido modelando y usando para convertirlo en eso. la castidad, la sumisión, la obediencia… todo está encaminado hacia la objetificación, la cosificación. se puede llegar al punto de la imagen, en el que el apéndice de verdad ya no se usa ni funciona y por eso se ha sustituido por un apéndice de plástico, de latex. puede estar hacia afuera, como es el caso, o dentro de la boca, como la mordaza que usa a veces el objeto. esto es la objetificación máxima, cuando el latex se vuelve tu piel y las prótesis en partes del cuerpo. es la prueba evidente de que esto, el cuerpo, no es necesario más que como un soporte. no hay visión, no hay palabras, no hay rostro y, por tanto, identidad. no hay nada más que un objeto.

FdD inmovilidad

aparentemente el inferior no está realizando ningún tipo de ejercicio físico. está ahí tumbado sin nada que hacer. sin embargo esto sólo es aparente porque el cuerpo está construido para estar constantemente en movimiento, en acción. estar quieto es algo que cuesta muchísimo, porque es una forma antinatural de estar. incluso cuando aparentemente estamos quietos de pie, el cuerpo se está balanceando, a veces imperceptiblemente, para mantener en equilibrio. somos seres en constante movimiento. por eso es tan difícil, e incluso angustioso estarse quieto e inmóvil y eso requiere un fuerte entrenamiento más mental que físico. todas las grandes tradiciones místicas convierte la inmovilidad en uno de sus mayores logros y objetivos. en el bdsm también lo es, especialmente cuando eres tratado o aspiras a convertirte en un objeto, pero se consigue por otros medios, tal vez más radicales, como el bondage severo. aunque lo veamos así, este inferior está realizando un esfuerzo enorme, aunque sea mental y no físico. su cerebro le envía constantes mensajes de que debe moverse, actuar, liberarse. conseguir acallarlo es su objetivo, su fin. si lo consigue o no tampoco depende de él. en ese estado, nada depende de él. cuando deje de luchar, aceptará que no tiene sentido hacerlo, se rendirá, se romperá, dirían otros; pero en cualquier caso es en ese momento, cuando empezará realmente a estar quieto. esta es una de las pocas ocasiones en las que el cuerpo le dice al cerebro lo que debe hacer y no al revés.

FdD principio de objetificación

la inmovilización física es el estado último de un objeto. la vida humana es movimiento y pocas veces, ni siquiera durmiendo, los humanos se están quietos. forzar la inmovilización es algo que aleja de la humanidad, es el principio de la objetificación. el bdsm sabe mucho de esto y una de las prácticas más fuertes y radicales es la momificación. bien sea con latex , cuero o cinta americana, los inferiores objetificados deben permanecer inmóviles. pero esto no es suficiente. una capucha que prive de los sentidos ayudará a que el inferior se centre en su interior y vaya en un viaje a su mundo interior, un viaje de descubrimiento hacia su propia naturaleza.

FdD fantasías

el Dueño tiene una fantasía desde el primer momento, desde el primer viaje. le comentó al objeto que siempre soñó con tener un sitio donde poder llevar al esclavo y lo mantuvieran almacenado mientras El estaba en el trabajo. la imagen de hoy le ha recordado esta fantasía del Dueño. el tiempo ha pasado y ahora no es necesario esa fantasía porque el Dueño lo ha realizado. ahora no tiene que llevarlo a ningún sitio, porque lo puede hacer en su propia casa. es cierto que aún no tiene la mazmorra completamente montada, pero la puede tener en cualquier momento y entonces podrá tener así al objeto, enjaulado, sin rostro, inmóvil e indefenso.

FdD sobreponiendo

todo en la vida es un proceso y lleva sus pasos. en una sesión, en un encuentro en que el Superior usa al inferior, cada cosa que le va poniendo es un símbolo del proceso de sumisión. primero son las cuerdas, que lo atan, luego la cadena que lo convierte en propiedad y por fin la mordaza que le priva de la voz, de opinión, de decisión, de protesta. como si de una cebolla se tratara cada cosa va metiendo al inferior más hacia su interior, hacia lo más profundo, hacia su auténtica naturaleza.

FdD camino del objeto

pocos podrán entender la motivación de alguien para convertirse en algo. lo que se les escapa a todos es que ese algo nunca fue alguien, sólo lo parecía. la confusión es tal común que la mayoría de los objetos no saben que los on y se les enseña a comportarse como humanos, creyendo ellos mismos que forman parte de la humanidad. sin embargo todo objeto que se comporta como un humano sabe que algo va mal, que algo no funciona incluso si va cumpliendo etapas y consigue el éxito entre los humanos, su insatisfacción no hará sino aumentar. cada vez se sentirá más triste, solo, deprimido.
si es afortunado, muy afortunado, un Superior lo encontrará y le abrirá el camino de su auténtica naturaleza. tal vez la puerta de entrada sea el cuero, o el latex, o la sumisión, o el bondage, pero poco a poco irá dando pasos, añadiendo cosas y prácticas, hasta que llegue al momento culminante, aquel en el que, por primera vez, sea externamente un objeto, inmóvil, sin rostro.
entonces se le abrirá al objeto todo un mundo nuevo, una serie de perspectivas que no había podido imaginar, toda una nueva realidad

FdD terminología

antes el objeto hablaba de Amos y esclavos, de Dominantes y sumisos, pero ahora la terminología más adecuada cree que debe ser Superiores e inferiores. son unas palabras genéricas pero que expresan muy bien esa distinción desigual que estructura cualquier tipo de relación.
un inferior profundo no tiene rostro, ni debe usarlas más que para dar placer. esa inactividad es propia de inferiores porque sólo deben obedecer, y por tanto, usar las manos para cumplir lo que dese el Superior. y precisamente por esa obediencia el inferior siempre debería estar de rodillas. esa es la prueba de su sumisión.

FdD controlado hasta el extremo

el Dueño lo ha reiterado últimamente a menudo: un auténtico esclavo no debe opinar porque no tiene voz, no debe actuar porque no tiene voluntad, no debe elegir porque no tiene decisión. es un proceso duro, radical, de deconstrucción, de reconstrucción. es entregar las riendas al Superior para que haga con el inferior lo que El quiera hacer. como parte del proceso en determinados momentos, lo físico repercute en lo psicológico y por eso es inmovilizado y amordazado. el descontrol físico le hace ver el descontrol interior que vive a partir de ahora y que será la norma, no la excepción.

FdD cosa

la objetificación parece ser un fetiche relativamente reciente en el mundo bdsm, tal vez es la consecuencia lógica del proceso de sumisión de un inferior y hace falta cierto tiempo para llegar hasta ese punto. para eso, además, es necesario cierto material, aunque no imprescindible, pero el cuero y el latex aislan a la vez que protegen y convierten al inferior en una cosa sin contacto con lo de alrededor.
la privación sensorial tampoco es fácil de conseguir si no dispones de una capucha y mordazas efectivas. si puedes tener, por ejemplo, una camisa de fuerza, la cosa mejora bastante.
viendo la imagen de hoy podríamos preguntarnos si lo que vemos es un ser humano o no. podría ser un muñeco animado, o sencillamente unas ropas con relleno. la capucha muestra que no hay forma de que hable o vea, por lo que está completamente incomunicado y el lenguaje es uno de los primeros, si no el primer, atributo humano.
si estuviera inmóvil y en silencio, sin duda habría que plantearse si es humano o sólo una vulgar copia de un hombre. en cualquier casi parece que “cosa” lo define mucho más y mejor.

FdD eliminación humanidad

tantos años escribiendo, intentando expresar las experiencias del esclavo y una solo imagen es suficiente para expresar lo que significaba ser un objeto. esa imagen es la de hoy. la humanidad de esto ha desaparecido. no se ve ni un centímetro de piel, no tiene rostro, no puede hablar ni ve. la camisa de fuerza impide que se mueva en un autoabrazo permanente. al ser una imagen estática no podemos introducir la variable tiempo y saber en qué punto estaba el objeto, si había aceptado ya su condición o seguía luchando con su humanidad, añorando algo que ha perdido. lo más interesante para el objeto es que, aislado del exterior solo le queda al objeto volverse hacia su interior y permanecer en silencio, en privación sensorial. así entra nueva y más intensamente en contacto con su propia naturaleza comenzando un círculo que sólo terminará con la desaparición total de cualquier rasgo humano.

FdD más bajo

el grado de humillación más bajo para un inferior es el status de objeto. un objeto no tiene rostro, ni nombre, no tiene voluntad, ni autonomía. su existencia es de total dependencia del Superior y sólo mantiene su forma humana que es cubierta de forma artificial con cuero o latex. para el Superior es una ofensa la piel del sumiso que es objetificado. la humanidad es sólo apariencia, la realidad es otra.
el último paso es privar al objeto de algo que ya no debe usar sino en casos extremos: el habla. al Dominante sólo le interesa su obediencia, su entrega y servicio. el Amo es los ojos, la boca, la palabra del objeto porque el objeto vive y existe para El.

FdD objeto, objetos, objeto

cuando el objeto se refiere a un objeto, se refiere precisamente a esto, una cosa con apariencia humana, sin rostro, sin boca, sin ojos, sin mostrar un sólo centímetro de piel. ¿para qué? un objeto no necesita nada de eso, sólo necesita obedecer, someterse, cumplir las órdenes de su Superior, de su Amo, de su Dueño… pero aquí incluso ese “su” debería eliminarse porque un objeto no puede tener propiedades ni sed dueño de nada. el objeto mismo es una propiedad, aunque tenga forma humana.
a nadie le interesa lo que tenga que decir, ni sus opiniones, ni sus pensamientos. sólo interesa e importa su obediencia, su sumisión, su capacidad de cumplir los deseos de los Superiores. vive para Ellos, existe para Ellos, y sólo por Ellos. esto es lo que vio el Dueño la primera vez que contempló al objeto cubierto de latex, su nueva piel, su verdadera piel. a partir de ahí vino el silencio, y pronto la capucha, la privación de la cara, el desaparecer como humano y no tener identidad, algo que ya es una realidad en la mente del objeto. para todos los de fuera tiene nombre, número de la seguridad social y hasta rango. dentro de la cabeza del objeto sólo es una cosa que vive porque así lo desea el Dueño.

FdD deshumanización, objetificación.

la objetificación o deshumanización es uno de los procesos más radicales a los que ha tenido que enfrentarse el objeto y a la vez el que más lo ha puesto en contacto con su auténtica naturaleza. consiste en eliminar cualquier rasgo de humanidad en el inferior hasta reducirlo a eso, a un mero objeto sin voluntad, sin deseo, sin capacidad de elección, decisión, incluso sin derechos. como todo en el bdsm esto se puede realizar en una sesión, o sacarlo fuera de ella y convertirlo en una práctica habitual y constante. los medios pueden ser muchos y variados pero más o menos incluyen bondage severo, privación sensorial, imposibilidad de hablar y, el uso de capuchas que eliminen el aspecto más humano de los humanos: su rostro. una vez que ya no puedes moverte, ni hablar, ni quejarte o protestar, ni interactuar con tu entorno ¿qué te queda? nada, sólo aceptar la situación porque te has vuelto completamente dependiente.
cuando sacas la objetificación de una sesión y la conviertes en una práctica habitual de tu relación de Dominación/sumisión la cosa se eleva un nivel porque implica una habilidad especial ya que es necesario mucho control psicológico y establecimiento de normas estrictas ya vayan llevando al inferior, en su vida diaria y cotidiana, a comprender que ya no controla nada de su entorno y que todo empieza a depender del Superior. es una situación de extrema dependencia que puede tener consecuencias si no se lleva bien. por eso la deshumanización fuera de la sesión, como forma de vida, como entrega de un inferior a su Superior, es tal vez la forma mas elevada de sumisión y de entrega.

FdD propiedad

la objetificación implica al eliminación de cualquier elemento de identificación. poco a poco el ser humano que fue antes el objeto debe desaparecer. primero el nombre, luego la cara, el cuerpo… cualquier aspecto que puede llevar a identificarlo. en la práctica bdsm básica una capucha cumple este fin, borrar el rostro del sumiso, cosificarlo, dejar de ser humano para poder usarlo mejor, sin ningún tipo de consideración moral. el objeto no la espera, y ese “borrado” le gratifica y anima a seguir adelante. bien sea con latex o con cuero, al ser dos materiales artificiales, transforman la naturalidad del objeto en algo cultural, elaborado, fabricado. un objeto es una producción humana, no un humano. está hecho por el Amo, por su Dueño y Propietario. El lo ha ido configurando y se ha encargado de borrar su humanidad y crear el objeto que tiene delante. lo puede haber hecho con técnicas físicas o psicológicas, con castigos o rituales que le van alejando de su humanidad, pero el efecto es el mismo, que el objeto comprenda que no es sino una propiedad.

FdD cambios

ser propiedad de un Amo significa algo. no es una mera frase. significa que, efectivamente, eres de su propiedad, como su coche, su casa, su bicicleta o cualquier propiedad que pueda tener. es algo que no se puede comprar y por tanto no debe hacerse a la ligera, pero una vez hecho, tu estatus personal y ontológico cambia. todo lo que en un momento fue tuyo ahora es Suyo, incluso el aire que respiras. ir tomando conciencia de ello es complicado, difícil. a veces hay resistencias, y frente a ellas se pueden realizar ciertas prácticas como el breath control. son prácticas difíciles y peligrosos, por eso deben hacerse con cuidado; pero el efecto es directamente proporcional a su peligrosidad. cuando más arriesgadas, más eficientes son para anular la creencia del objeto de que sigue siendo humano. sin rostro, sin movimientos, sólo queda aceptar su destino.

Ir a la barra de herramientas