mordazas

FdD anticipación

la mente no puede estar quieta, o mejor dicho, hace falta mucho esfuerzo, entrenamiento y energía para que esté quieta, y esta circunstancia es utilizada en elbdsm. la anticipación es una forma muy sádica y perversa de utilizar la mente. consiste en situar al inferior de forma que no pueda saber lo que viene a continuación, pero además se le coloca en un estado en que, sea lo que sea, tampoco pueda hacer nada para evitarlo. y luego se espera. la mente hace el resto del trabajo. la ansiedad aumenta por segundos porque la mente no hace más que suponer cosas, imaginar cosas, creer cosas. la cuestión es que, como no se cumple ninguna, la mente buscar algo más terrible, se imagina cada vez peores cosas y se entra en una espiral donde se pierde el control sobre uno mismo. es entonces cuando el Superior puede actuar y el inferior se encuentra en tal estado de descomposición que puede hacer con él lo que quiera.

FdD el mayor regalo

uno de los mayores regalos que el Dueño ha hecho al objeto es el silencio. un objeto no debe hablar, no debería hablar nunca. sus opiniones, sus pensamientos no merecen más atención que la que el Dueño quiera darle, y si es ninguna, ninguna. el fin de las mordazas es ese, acostumbrar al cuerpo del objeto de que no debe hablar, de que no tiene sentido hacerlo. la FdD es un montaje, una composición, pero podría ser perfectamente real, desearía el objeto que fuera completamente real. poder cerrar la boca a voluntad del Dominante. sería un estupendo implante para cualquier inferior. sin embargo para el objeto casi ya no es necesario. basta una palabra del Dueño para que la boca del objeto se cierre como si tuviera efectivamente una cremallera en la boca. más concretamente el objeto siente como si se la pegaran. el objeto ya no puede hablar desde ese momento y hasta que el Dueño vuelva a ordenárselo. es el mayor regalo que el Dueño ha hecho al objeto.

FdD valor

la sumisión, al igual que la Dominación, es un regalo que Superior e inferior se hacen mutuamente. pero, como siempre, es el Superior el que más da. y a los inferiores más avanzados en su entrenamiento el Dominante le da el silencio. el paso más importante es cuando el inferior se da cuenta que ya no es necesario que hable, que opine, que diga nada, sencillamente debe callar y obedecer. las mordazas son uno de los instrumentos más valiosos. una boca tapada es una boca valiosa para un Amo.

FdD objetos

este es el rostro de la sumisión, de lo más bajo. en la escala del bdsm la objetificación está ganando adeptos, o al menos eso es lo que le parece al objeto, aunque también admite que puede ser que últimamente es en lo que más se fija navegando por internet. lo que más le ha sorprendido es precisamente encontrar inferiores que suplican la objetificación, lo que indica que el proceso que está viviendo el objeto no es único suyo sino que hay otros inferiores, y otros Superiores, que también están embarcados en este camino de ser usados y tratados como objetos. los elementos se repiten: no hablar, no ver, no decidir, ser una propiedad. la mordaza hace lo primero, la capucha lo segundo, el collar lo demás. poco importa cómo esté el resto del cuerpo. con esos sentido inutilizados el 90 por ciento del cuerpo se vuelve inservible, incapaz de reaccionar ante un estímulo exterior. queda entonces el objeto encerrado en la mazmorra más dura y profunda que existe, él mismo.

FdD oficina

muchas veces hemos hablado de cómo el bdsm invierte las cosas, les da la vuelta y las cambia con respecto al resto del mundo. en este mundo el que parece el jefe puede ser el inferior más profundo, y el de mantenimiento de la oficina, aquel que domina y controla la situación. muchas veces la gente que tiene más poder en el “mundo vanilla” son precisamente los que más se someten, lo necesitan para conseguir el equilibrio de tener tanto poder. en algunos momentos necesitan justo lo contrario, no tenerlo. lo que esto pone en evidencia es que lo que se “esconde” tras estas prácticas no es una cuestión baladí sino un intercambio de fuerzas y de quien lleva las riendas en qué momento. por eso cuando un “poderoso” se somete ocurren muchas cosas en su interior, y en su exterior también. no debemos infravalorar lo que ocurre cuando esto pasa. el bdsm puede ser una experiencia aterradora, transformadora y liberadora…. todo a la vez.

FdD combinaciones

el silencio se ha convertido en una necesidad. cualquier Amo que vaya avanzando en el entrenamiento de su esclavo sabe que hay que usar mordazas, en más de una ocasión y a menudo, siempre que se pueda. esta necesidad ha avivado la imaginación de muchos que han creado artefactos tan curiosos como el que vemos aquí, algo que trasciende la mera mordaza. es casi una declaración de intenciones, donde se combina la imposibilidad de hablar con la obligación de tener el cuello estirado y erguido. es una combinación de collar postural y de mordaza estricta. el primero suscita orgullo, ver la vida de frente, afrontar lo que eres con entereza; lo segundo, hacerlo en silencio, sin molestarte en grandes palabras, sin tener que justificar nada, sencillamente siendo tú mismo.

FdD no pertenecer

una de las cosas más intrigantes del bdsm para el objeto es el hecho de que pone en cuestión los estereotipos y los modelos sociales, en concreto el de la masculinidad. aunque es cierto que en el caso de los Superiores la refuerza, porque se potencia la imagen de macho dominante de una sociedad patriarcal, en el caso de los sumisos ocurre justo lo contrario. no deja de ser chocante ves a un inferior con una imagen muy masculina humillado, sometido, entregado, degradado. es como animalizar a un varón, que deja de serlo, deja de convertirse en hombre para ser otra cosa, un esclavo. los esclavos son propiedades y en el mundo contemporáneo es inconcebible considerar a un ser humano una propiedad, y sin embargo es eso precisamente lo que pasa cuando un Amo domina a un inferior. no es sólo una cuestión de que lo ate, algo que hace la policía a diario al poner unas esposas, es que le priva del habla, le produce dolor más o menos intenso y le coloca un collar como se hace con las mascotas y los animales. en ese caso, el de los animales, el collar indica que no es salvaje, sino que tiene dueño. el proceso es el mismo en un esclavo. el collar indica que es propiedad de otro y por tanto, no se pertenece a sí mismo. a veces los prácticamente del bdsm, especialmente los inferiores, no caemos en la cuenta de lo que esta última frase significa. ya no nos pertenecemos a nosotros mismos.

FdD excepcional

el mayor fetiche del Dueño no son las botas, que sí, o el cuero, que también, sino la sumisión y la obediencia. obedecer, obedecer obedecer. son los tres pilares sobre los que construir la relación asimétrica del Dueño y el objeto. El ordena, el objeto obedece. El manda, el objeto realiza. por eso a veces no están presentes ni el cuero ni las botas, pero siempre está la sumisión y la obediencia, como el objeto de la foto del día de hoy. muñequeras y tobilleras, el collar omnipresente y la capucha y la mordaza. incluso viendo su cuerpo queda reducido a un objeto sin rostro y sin voz. la elegancia de su postura muestra su buen entrenamiento y la fuerte mordaza impide que pronuncie palabras. ante esto el objeto siente envidia y admiración. vemos un acto de sumisión radical, de entrega profunda, que convierte a este inferior en un objeto excepcional.

FdD como en todo

al objeto siempre le llama la atención cuando ve un “alpha sometido”: por esto entiende cuando alguien tiene pinta, apariencia de Superior pero está en situación de sometimiento, bien sea amordazado o atado. se produce entonces una especie de contradicción que lo que pone en evidencia es el uso de los prejuicios, de los clichés, de los estereotipos. todos nos socializamos con esos modelos, con esas imágenes de cómo debería ser un Superior y un inferior. pero no son más que eso, prejuicios. a veces el físico no ayuda, o si, pero lo que importa realmente es lo que está debajo de la piel, más bien en el interior de la mente. los Superiores muestran su control y Dominio sean altos, bajos, gordos o delgados. al final siempre consiguen que los inferiores se sometan y arrodillen ante ellos. y lo mismo pasa al revés. un inferior puede ir al gimnasio, tener un cuerpo perfecto, pero ante un Superior no puede evitar someterse, aunque sea más bajo o menos fuerte. no se trata de músculos sino de almas y de espíritu, y en esto los Superiores siempre están por encima, como en todo.

FdD estar dispuesto

someterse, ser sometido, es no sólo obedecer sino estar dispuesto a ser torturado y usado de formas que no habías imaginado. un inferior no vive plenamente su naturaleza para pasarlo bien o para no incomodarse. servir significa estar preparado para cualquier cosa que quiera el Amo y a veces no coincide. someterse significa servir sexualmente aunque no tengas ganas, estar aislado cuando tengas ganas de fiesta, comer cuando no tengas hambre o no comer cuando la tengas. significa descansar aunque no estés cansado y trabajar cuando estés agotado. ser un inferior propiedad de un Superior significa no volver a controlar nada ni a que seas tenido en cuenta. lo sorprendente es que, así, precisamente así, serás feliz.

FdD lucha interna

el silencio es una orden, una norma, una regla que el Dueño ha impuesto al objeto. El quiere un ser amordazado permanentemente, y cuando no lo esté debe vivir como si lo estuviera. la mordaza es un objeto de bondage no agradable, duro de llevar. es algo impuesto, no voluntario. uno se la puede poner por obediencia, pero no es plato de buen gusto. el inferior de hoy vive esa contradicción. por su expresión parece luchar entre obedecer y meterse la mordaza porque se lo han mandado y saber que cuando lo haga no podrá hablar, no podrá opinar, ni pedir auxilio, ni socorro, etc.

FdD sobreponiendo

todo en la vida es un proceso y lleva sus pasos. en una sesión, en un encuentro en que el Superior usa al inferior, cada cosa que le va poniendo es un símbolo del proceso de sumisión. primero son las cuerdas, que lo atan, luego la cadena que lo convierte en propiedad y por fin la mordaza que le priva de la voz, de opinión, de decisión, de protesta. como si de una cebolla se tratara cada cosa va metiendo al inferior más hacia su interior, hacia lo más profundo, hacia su auténtica naturaleza.

FdD oscuridad y sumisión

una de esas imágenes que el objeto cree que ya ha publicado y que sin embargo no puede resistirse a poner de nuevo si así fuera. un tío, evidentemente atractivo, se convierte en un inferior por obra y gracia de dos objetos que lo sumen en la oscuridad y el silencio. por sus posturas podemos deducir que tiene las manos atadas a la espalda, pero lo que más impresiona al objeto es la mordaza masiva que llena la boca. es imposible que nada inteligible salga de esa boca, salvo saliva y gruñidos sin sentido. además el antifaz esa ajustado, parece hecho a medida y evita cualquier intento de huida o solamente de darse cuenta de donde está. con un objeto relativamente tan sencillo, el Superior lo ha aislado del mundo, apartándolo de él y llevándolo a una dimensión de oscuridad y sumisión.

FdD Amo ejecutivo

a muchos puede parecer que el bdsm es vulgar, ordinario, sucio. sin embargo parece que la media de formación de los que practican o a los que les gusta esto está por encima de lo normal. hay una larga tradición de gente rica y culta, empezando por el marqués de sade, a los que les va este tema. comenzando por el Dueño, muchos Amos y esclavos usan el traje durante el día y el cuero de noche. hay empresarios, directores, técnicos y políticos. es cierto que también hay obreros y gente en paro pero el trabajo de reelaboración de ideas y pensamientos que requiere permitirse el lujo de dominar a alguien no está al alcance de todos. hay que leer, formarse, pensar. tanto para ser Amo, como para ser esclavo, hay que ser inteligente. no es algo que diga el objeto, lo dice el Dueño y, como siempre, tiene razón.

FdD frustración

tan lejos y tan cerca. dos inferiores, dos esclavos pegados uno con otro pero amordazados incapaces de hablar, de decirse nada. aunque no se vea se puede vislumbrar que tiene los brazos atados a la espalda, con lo cual tampoco pueden tocarse. por tanto aunque están pegados sólo pueden mirarse, y si, la mirada es una forma efectiva de comunicación, pero también es confusa. debe ser tan frustrante querer decir algo y no poder, de hecho le ha pasado al objeto en más de una ocasión, al intentar expresar, incluso sin estar amordazado, al Dueño algo de lo que siente, pero que no puede comunicar inundándole la frustración y, en más de una ocasión metiéndolo en un lío con el Dueño precisamente por eso, porque lo que dice no se corresponde con lo que siente. en esas situaciones la mordaza se convierte en la mejor aliada de un objeto, y el silencio, su mejor cobijo.

Ir a la barra de herramientas