leather

FdD viajes

la vida es un viaje en el que nos encontramos con otros, cambiamos de dirección y hacemos trasbordos para llegar a nuestro destino. viendo la imagen de hoy al objeto le asaltan los recuerdos de aquellas veces que iba al encuentro de algún Amo, o de una entrevista inicial para negociar. más recientemente le evoca las veces que va o viene a servir al Dueño. sin legar al extremo de usar chaps y chupa de cuero, las botas que lleva son la declaración de principio y del servicio que realiza al Dueño.

FdD botas y control

leyendo el blog uno podría pensar que el fetiche primario del Dueño son las botas, y no andaría muy desencaminado. sin embargo, con los años de servidumbre y de sumisión, el objeto puede afirmar que, junto a las botas, o tal vez por encima, está el deseo de propiedad, de poseer, del Dueño. las botas sendra ponen al Dueño, de eso no hay duda, pero el objeto ha descubierto que más le pone saber que posee a un esclavo, que tiene una propiedad con apariencia humana pero que realmente es un objeto con el que puede hacer lo que desee; que está ahí para darle placer, para satisfacerle y para obedecerle. el cuero y las botas están, pero es el ansia de control lo que hace que el Dueño sea lo que es.

FdD elegancia

la imagen de hoy es la definición que el objeto tiene en mente de la elegancia: cuero y botas sendra. el objeto reconoce que no es una definición suya, propia, sino más bien inducida por el Dueño, introducida por El en su mente, condicionado para reaccionar ante ella. cualquier normal se avergonzaría de hacer una afirmación como esa, pero el objeto sabe perfectamente, y asume, que eso no sólo es así sino que tiene que ser así.

FdD lo que es

el objeto es consciente de que ya no podrá escapar de él, del cuero, del latex como fetiche. mientras viva ver a alguien con cuero, o latex, captará su atención y sentirá una cierta punzada en el estómago. es inevitable. sabe que es un fetichista redomado. tiene conciencia de ello y ha dejado de luchar contra lo que no se puede luchar. se ha roto hace tiempo el círculo ese del que hablan por internet, el de sentirse culpable por tus propios instintos para luego reprimirlos hasta la siguiente ocasión en que exploten de la peor forma posible. el objeto acepta que es un fetichista, acepta que es un inferior, un esclavo, acepta que pertenece al Dueño y toda esta aceptación le produce mucha calma y tranquilidad. cuando piensa en toda la energía desaprovechada intentando luchar contra uno mismo…. todo eso acabó y ahora es lo que es y no intenta cambiarse más que para mejorar y servir más y mejor al Dueño.

FdD polos opuestos

cuero frente a latex, un clásico; al igual que lo es hombre frente a animal, Superior frente a inferior, Dominante frente a sumiso, cara frente a máscara. el bdsm está lleno de extremos, de polos opuestos que se complementan hasta el punto de crear una unidad, una complementariedad. por un lado lo Superior, Dominante, ordenando; por el otro lo inferior, sumiso, obedeciendo. en el bdsm el equilibrio no es el punto medio, sino la combinación de los extremos.

FdD combinación perfecta

esta es una de esas “combinaciones perfectas”, cuero con sendras. siempre pegan, siempre se llevan bien…. para los fetichistas al menos. las botas repujadas siempre activan en la cabeza del objeto la idea de que las lleva un Superior. es algo que el Dueño ha introducido en su mente porque no tiene conciencia de haber pensado eso antes de pertenecerle. ahora, cada vez que ve unas así, no puede evitar pensar que quien las lleva es un Dominante. el objeto es plenamente consciente de que es un “prejuicio”, pero no puede evitarlo, tampoco tiene por qué, basta con disfrutarlo. sería estupendo vivir en una sociedad donde eso estuviera estipulado y no hubiera que “adivinarlo”, que los esclavos inferiores mostraran que lo son llevando sus cadenas, que los Amos lo hicieran calzando sus botas repujadas y que todos supiéramos el lugar que ocupamos en el mundo. pero eso sería vivir en una sociedad bdsm y teme el objeto que eso es una utopía.

FdD consecuencias

hay escenas, como la de hoy, ante las que el objeto siente una sumisión profunda y natural. algo en su interior le dice que no puede ser igual que el Superior de la foto, que algo va mal si piensa que puede relacionarse con él al mismo nivel. tal vez sean la botas, tal vez la actitud, o ambas cosas, pero el hecho es que el objeto ve que no son equiparables. ahora, después del entrenamiento del Dueño, el objeto ha tomado conciencia de las incongruencias que le hacían ser infeliz: considerar que todos somos iguales, que la libertad es el valor máximo o que el éxito social era la mayor aspiración que podía tener. nada de esto es cierto. están en la sociedad, pero no son más que ideas que son cuestionadas por la realidad y hacemos malabarismos y comulgamos con ruedas de molino con tal de mantenerlas. el objeto ya no puede hacer eso. ante una imagen como esta sólo puede aceptar su propia inferioridad, humillarse y obedecer al Dueño en todo.

FdD no más

el objeto ya no se hace ilusiones, ya no pretende nada, ya ha aspira a nada. gracias al Dueño ha descubierto su lugar en el mundo y todos sus esfuerzos son para mantenerse en él, y estar más tiempo y de manera más profunda en él. sabe que no tiene derecho ni a mirar a los Superiores, que ha nacido para servir y para obedecer y que, todo el tiempo antes de conocer al Dueño no fue más que una profunda equivocación, un vivir en una apariencia que no llevaba a nada. el objeto ahora sabe que esta es la única perspectiva, la única visión, el único horizonte que debería haber en su vida, en su existencia. ver las botas de un Superior, del Dueño, sin levantar la cabeza, sin mirar hacia arriba porque ese es su lugar, para eso nación y para eso el Dueño le permite existir. no hay más.

FdD guantes

un jinete moderno. el cuero como protección. son dos tópicos comunes en el blog. sin embargo el objeto se fija hoy en otra cosa, en los guantes y no sabe por qué, aunque tampoco debería haber razón. no son los guantes que suelen usar los Amos en el bdsm, lisos y ajustados. estos son guantes de motero, reforzados, duros y ásperos. y el objeto en su fantasía, se imagina ser usado con ellos. no son guantes para acariciar, son guantes para golpear sin sufrir daño porque han sido pensados para eso, para ser golpeados sin que se dañe la mano. un puñetazo, una bofetada con ellos debe doler bastante y aquí está el objeto sorprendido por sus deseo de ser usado por unos guantes que lleva un jinete moderno.

FdD languidez

los Superiores suelen manifestar su Superioridad, a veces de manera inconsciente, mediante su actitud. es algo que les nace, que les sale. puede ser percibida como cierta languidez, como si todo les importara poco. no es exactamente esa la forma de expresarlo. realmente nadie está más comprometido y pendiente de su entorno, con lo que les rodea, que un Superior, porque es su propiedad, lo trata como suyo. sin embargo a veces la actitud es como si no le importara. igual ocurre con los inferiores. cuando un Superior se “desentiende” de un inferior, lo que está afirmando es que su seguridad está garantizada porque aunque pereza lejano e indiferente, lo que más preocupa a un Amo es el bienestar de su sumiso.

FdD esclavitud voluntaria

uno de los principios básicos del bdsm, al menos de aquellos que lo vemos más como una forma de vida que como una diversión o algo reducido a la cama y al sexo, es que hay una jerarquía, que algunos catalogamos como “natural”. unos han nacido para ser servidos y otros para servir, unos para obedecer y otros para dar órdenes, unos para estar por encima y otros por debajo. viendo la FdD de hoy parecería para el objeto, que este principio se confirma. es el objeto plenamente consciente de lo conservador y hasta totalitario que parece este pensamiento, pero es que el bdsm entendido como forma de vida es totalitario, que no tiene nada que ver con los totalitarismos a nivel político. un inferior entiende que el Dominante es quien debe dirigir “toda” la vida del objeto. el problema donde se chocan todos los razonamientos es que esto no puede ser impuesto, sino que debe se “elegido”; suplicado más bien por el inferior. para que esto sea así debe haber un espacio, un momento de igualdad que desaparece cuando el sumiso suplica servir y el Amo lo acepta como servidor. por eso el bdsm es, paradójicamente, adalid de la libertad, porque sin ella la auténtica sumisión no sería posible. no hay nunca que olvidar que, en nuestra comunidad, la esclavitud es, siempre, voluntaria.

FdD cuestionamiento social

uno de los principios básicos del bdsm, al menos de aquellos que lo vemos más como una forma de vida que como una diversión o algo reducido a la cama y al sexo, es que hay una jerarquía, que algunos catalogamos como “natural”. unos han nacido para ser servidos y otros para servir, unos para obedecer y otros para dar órdenes, unos para estar por encima y otros por debajo. viendo la FdD de hoy parecería para el objeto, que este principio se confirma. es el objeto plenamente consciente de lo conservador y hasta totalitario que parece este pensamiento, pero es que el bdsm entendido como forma de vida es totalitario, que no tiene nada que ver con los totalitarismos a nivel político. un inferior entiende que el Dominante es quien debe dirigir “toda” la vida del objeto. el problema donde se chocan todos los razonamientos es que esto no puede ser impuesto, sino que debe se “elegido”; suplicado más bien por el inferior. para que esto sea así debe haber un espacio, un momento de igualdad que desaparece cuando el sumiso suplica servir y el Amo lo acepta como servidor. por eso el bdsm es, paradójicamente, adalid de la libertad, porque sin ella la auténtica sumisión no sería posible. no hay nunca que olvidar que, en nuestra comunidad, la esclavitud es, siempre, voluntaria.

FdD malo malote

afirmar que los inferiores nos sentimos atraídos por el peligro, por “el malo”, por lo perverso, es una obviedad. ningún Amo ha seducido a un esclavo siendo “el chico bueno”, lo cual no significa que sea un desalmado. cada uno tiene su trabajo. el del inferior es reconocer su naturaleza y aceptar que está por debajo de los Superiores, que vive en una sociedad no igualitaria y que Ellos merecen toda la atención y el servicio. el de los Superiores es aceptar lo mismo pero en otra dirección, que merecen ser servidos y obedecidos y que, sus “maldades” son precisamente lo que busca el inferior. es un extraño equilibrio el que deben conseguir: proteger al inferior para que se sienta seguro, pero a la vez “romperlo” para llevarlo a la plenitud de sus potencialidades. en el bdsm ser el chico malo, es un plus. sin embargo serlo, pero no parecerlo es aún mejor.

FdD forma

un fetichista es alguien, o algo, que antepone el material a la forma, el continente al contenido y hasta podría decir que lo que parece a lo que es. ¿qué es más importante? ¿qué sean un guante y una bota o quien los lleve? sin duda más importante es lo que son que quien los lleve.
por eso sabemos que estamos ante un fetichista. sin embargo para algunos eso no es suficiente. no basta con llevar cuero, hay que llevarlo bien, y además debe ser la expresión exterior de algo interior, profundo, la manifestación de un poder interior que se ejerce sobre los otros. no son solo un guante y una bota. es una forma de pisar sobre el mundo y de tocar el mundo, una forma mediatizada, contenida, mediada, pero una forma al fin y al cabo.

FdD el collar

a veces un rasgo es suficiente para cambiar el sentido de algo, un pequeño elemento le da la vuelta a la situación. una simple felación, por ejemplo, se puede convertir de acto de placer puramente, en acto de sumisión con la presencia de un collar que indica el estado de inferioridad de uno. a primera vista el cuero nos habla de dos moteros que se están dando placer, al menos uno a otro, pero ese collar en el centro de la escena lo cambia todo. sólo los seres sometidos llevan collar: los perros domesticados, las vacas estabuladas, las ovejas controladas por el pastor. si un animal es libre no lleva collar. en el mundo en el que vivimos el collar se lo pones a algo que posees, de lo que eres dueño. es una cuestión de lógica que lo lleven los esclavos y los sumisos, los inferiores en general. dentro de la esclavitud voluntaria se vuelve, además, algo deseable por aquellos inferiores que no están bajo el control o supervisión de un Superior. ellos añoran el collar y lo desean. lo quieren y lo buscan; lo necesitan.

Ir a la barra de herramientas