FdD

FdD claridad

el desequilibrio, la desigualdad, la asimetría de una relación de Dominación/sumisión queda reflejada en esta imagen de manera clara. mientras el Amo permanece completamente vestido, con todos sus atributos, manteniendo su integridad; el esclavo está desnudo, siendo sólo un trozo de carne usada para dar placer, completamente indefenso y despersonalizado. sus deseos no importan, sólo los del Amo, solo Su Placer. el cuerpo desnudo del inferior es una metáfora de como su alma está a disposición del Superior, nada puede interponer frente a las acometidas del Amo, es El quien pone algo entre los dos, tal vez porque el sumiso no merece ser tocado por el Amo, tiene que ganárselo, servirle, entregarse y obedecerle hasta el punto de merecer ese trato. ya es bastante que el Amo lo folle, lo tome y lo posea de esa manera. esta imagen es toda una declaración de intenciones, la expresión de la realidad de una relación Amo/esclavo.

FdD Alphas

más Amos, más Dominantes, más Superiores. lo son casi porque está en sus genes, porque nacieron así, porque Ellos lo merecen. pueden ser simpáticos o no, buenas personas o no, guapos o no, ricos o no…. pero hay un rasgo que los une a todos, una característica que los conecta: están en la parte alta de la pirámide. a algunos ya se les nota desde chicos. son los capitanes de los equipos en el colegio, los que les gusta mandar: a menudo no les gusta perder y siempre consiguen lo que desean. Ellos también sufren en algunas ocasiones rechazo por ser aparentemente caprichosos. pero existe una diferencia entre un chico caprichoso y un chico Dominante. el primero llorará y pataleará hasta conseguir lo que quiere, que no siempre ocurre. el segundo buscará la forma de conseguirlo, pero sin recurrir al chantaje emocional, y siempre ocurre. un dominante siempre consigue lo que quiere, porque lo normal es que los sumisos se peleen y se mueran de ganas por dárselo.

FdD extremos

en una cultura patriarcal machista el falo es un símbolo de poder y autoridad. cuanto más grande lo primero, más de lo segundo. el bdsm ha asumido aparentemente, esa cultura patriarcal, siendo prácticamente el último reducto de la hipermasculinidad, donde se establece una jerarquía dependiente de esa masculinidad y donde lo femenino parece excluido. sin embargo, si nos fijamos detenidamente eso no es así. siguiendo el principio de que los extremos se tocan. en el bdsm se puede ver a un tío supermasculino sometido, y haciendo cosas que ningún varón heterosexual aceptaría. los inferiores, independientemente de su apariencia, lloran, suplican, se someten, cuidan, obedecen…. cosas que el machismo coloca exclusivamente entre las mujeres. lo irónico es que estos atributos, rechazados por los machistas, son valorados por el bdsm. un esclavo prepotente, dominante, es algo negativo y es rechazado. sin embargo lo contrario es algo valioso, muy valioso. en el bdsm lo Amos mandan, las normas están claras. no hay espacio para la confusión. uno manda y el otro obedece.

FdD merecimiento

una imagen aparentemente normal puede transformarse con un simple toque, una gorra de plato por ejemplo. siendo una prenda típicamente militar ha sido acogida por el bdsm como lo que era originariamente, un símbolo de poder y autoridad. salvo que estemos en un cuartel y la lleve alguien de uniforme militar, esa gorra indica que estamos ante un Amo leather que muestra exteriormente, de esa manera, su Superioridad. el resto podría pasar incluso desapercibido: una chupa de cuero, unos pantalones algo llamativos…. pero la gorra no deja lugar a equívocos. es un Amo y por tanto, merece respeto y obediencia.

FdD reconocimiento

ser un alpha, un Superior, se puede expresar de muchas formas diferentes: con las palabras, los gestos, las acciones… en muchas ocasiones hemos dicho en este blog que eso no se puede fingir y que sale de manera natural, espontánea. en el fondo es una actitud, una constante a la hora de relacionarte con los otros. se suele manifestar en la forma general de vivir, de mirar, de hablar. si fuera una pose sería algo difícil de mantener durante mucho tiempo. de hecho es algo que se ve sobre todo en situaciones normales, cuando pides algo en una tienda, cuando entras a un restaurante, cuando respondes a una pregunta. en esos momentos algo llama la atención de un inferior, capta la mirada de un sumiso. es el momento del reconocimiento, cuando dos seres simbióticos se encuentran. es algo especial, único diría, y es muy especial.

FdD evidente

a veces sobran las palabras, y el objeto cree que esta es una de esas ocasiones. en la foto de hoy, incluso sin cueros, sin botas altas, sin parafernalia, hay control, poder, dominación, sumisión, entrega. el único elemento es un collar que indica quién es el esclavo, pero incluso si no estuviera la cosa estaría clara. a veces nos perdemos en las apariencias cuando lo fundamental está en el interior y es simple, sencillo, evidente: unos nacimos para servir y obedecer y otros para mandar y ser servidos.

FdD honrarse

una foto normal que podría ser una foto del objeto. las botas que lleva son prácticamente iguales que esas. son botas al límite, en el sentido de que pueden indicar un fetichismo o sencillamente un gusto por un calzado específico. en la ciudad donde vive el objeto es más lo primero que lo segundo. el clima, la tradición, la costumbre, la moda, son elementos que juegan en contra de los boteros. quien las lleva llama la atención, incluso siendo discretas, sin ser repujadas o de materiales llamativos. en el trabajo ya no hacen ningún comentario, como al principio, pero en un entorno nuevo el objeto sí que nota las miradas hacia las botas cuando aparece. el objeto ha llegado a pensar que son el complemento necesario para cualquier Superior y para cualquier inferior, igual que la jaula es algo que ya es fundamental y que cree que todo esclavo debería llevar. un inferior sin jaula es algo impensable para el objeto, incluso sabiendo que muchos no las llevan. pues algo así pasa con las botas. un Superior sin botas parece un Superior descafeinado, pero eso es la opinión de un simple objeto que no vale para nada.

FdD opinión

una foto normal que podría ser una foto del objeto. las botas que lleva son prácticamente iguales que esas. son botas al límite, en el sentido de que pueden indicar un fetichismo o sencillamente un gusto por un calzado específico. en la ciudad donde vive el objeto es más lo primero que lo segundo. el clima, la tradición, la costumbre, la moda, son elementos que juegan en contra de los boteros. quien las lleva llama la atención, incluso siendo discretas, sin ser repujadas o de materiales llamativos. en el trabajo ya no hacen ningún comentario, como al principio, pero en un entorno nuevo el objeto sí que nota las miradas hacia las botas cuando aparece. el objeto ha llegado a pensar que son el complemento necesario para cualquier Superior y para cualquier inferior, igual que la jaula es algo que ya es fundamental y que cree que todo esclavo debería llevar. un inferior sin jaula es algo impensable para el objeto, incluso sabiendo que muchos no las llevan. pues algo así pasa con las botas. un Superior sin botas parece un Superior descafeinado, pero eso es la opinión de un simple objeto que no vale para nada.

FdD botas superiores

el objeto no puede decir sino que está ante una bota de Amo, de Superior, y lo afirma por dos razones, por esa especie de harnés que tiene y por el repujado de las botas. en la mente del objeto unas botas de inferior deben ser lisas, sin adornos superfluos y, por supuesto, sin añadidos. incluso en las botas debe manifestarse la humillación y humildad propias de un inferior. si además es algo más bajo, tanto como un objeto, esa decoración debe ser menor aún. esta bota es agresiva, con personalidad, no solo por el repujado sino por el tacón, por el arnés, pero sobre todo por el brillo.

FdD cautivado

aunque lo realmente importante suele estar oculto a los ojos, un fetichista puede encontrarlo porque no va buscando otra cosa. un fetichista de las botas recorre las calles intentando encontrarlas, sólo para verlas, para imaginarlas, para lamerlas si pudiera y si se las ponen a tiro. la mayoria están ocultas bajo los pantalones, pero en determinadas ocasiones,como la que muestra la FdD de hoy, es posible levantar el velo y revelarlas en todo su esplendor, como una aparición brillante de una realidad que está oculta. entonces el fetichista entrará en un estado alterado de conciencia y se sentirá cautivado por ellas, olvidando completamente el resto del mundo. como un depredador que mira fijamente a su presa evitando que huya, el fetichista quedará prendado de las botas y de nada más.

FdD relación

pocas imágenes puede recordar el objeto que expresen tan bien la auténtica naturaleza de una relación de Dominación/sumisión como esta de hoy. no es ya sólo por el juego de cuero o piel, de collar y correa sino por el añadido, un poco fantasioso, de la máscara del inferior. es una forma como otra cualquiera de deshumanizarlo, de objetificarlo, de convertirlo en algo que se usa para el disfrute del Amo, que se presenta aquí como un caballero de punta en blanco, con corbata, muy por encima del nivel de cualquier otro. el inferior camina detrás, con las manos atadas, llevado por una correa como cualquier vulgar mascota. el poder queda claro, el control es evidente. no queda nada a la imaginación. aquí sabemos qué es de quien.

FdD amplificador

el cuero es manifestación de poder, igual que las botas altas, pero no es más que un complemento, un amplificador, como le gusta pensar al objeto. lo realmente importante está en el interior, dentro. si un Amo, por ejemplo, desea que su esclavo vista completamente de cuero porque le excita y le gusta, eso no convierte al esclavo en alguien poderoso. el resto de las cosas ajustan esta sensación: el collar, unos mitts por ejemplo, o el comportamiento. un lederón arrodillado lamiendo las botas del Amo mientras Este tira de la cadena en público, no deja lugar a dudas. entonces el cuero sigue cumpliendo su función de amplificador, pero en vez de aumentar el poder lo que hace es aumentar la sumisión, la obediencia, la humillación.

FdD comodidad

pudiera parecer que el inferior está cómodamente tumbado, esperando a que le den placer. sin embargo, si nos fijamos un poco, vemos que no es una postura voluntaria, ya que sus manos están encerradas por sendos mitts, y las muñecas sujetas al collar que lleva por agarres. además la capucha se cierra fuertemente sobre su cabeza, respirando exclusivamente por el tubo que tiene en la boca. muchas veces ocurre eso: que algunos piensan que ser inferior es lo más cómodo, porque todo el trabajo lo tiene que hacer el Amo. si bien es cierto que la responsabilidad de los Superiores en una relación D/s es mucho mayor, también es cierto que los inferiores ponemos mucho en ella y nuestra misión, nuestro sentido, nuestra razón de ser, siempre es obedecer a los Superiores, pase lo que pase, y nos sintamos como nos sintamos. no podemos esperar que nuestro humor coincida con el del Amo, por ejemplo, para servirle sexualmente; y en muchas ocasiones preferiríamos quedarnos en la cama o en el sillón antes que obedecer lo que ordenan, pero eso no son más que tentaciones del ego para desobedecer, para sacarnos del camino de la sumisión y la obediencia. tal vez el inferior de la foto no quiera estar así, no desee estar así, y no sería extraño que mantener esa postura mucho tiempo le produjera cierto dolor. pero es que sus deseos no importan, lo importante son los deseos del Amo, lo que El quiera sea cómodo o no. si alguien comenzó este camino por comodidad, mejor que lo abandone lo antes posible.

FdD consentimiento

a veces uno se encuentra con una escena y no sabe exactamente lo que está pasando, y esta es una afirmación para la vida en general. en la FdD de hoy, por ejemplo. vemos a dos sumisos atados. uno de ellos tiene en su boca la cuerda del otro, pero no sabemos si lo está liberando o justamente está haciendo lo contrario, atándolo. en estos casos, y nuevamente esto es aplicable a la vida, el contexto es lo que nos marca la dirección de la refleción. si estuviéramos, por ejemplo, viendo una película de policías o de secuestros, podríamos afirmar que son dos secuestrados que están liberándose. sin embargo en un contexto bdsm afirmaríamos justo lo contrario porque el bondage es deseado, querido y suplicado por los sumisos, por los inferiores. como práctica es tremendamente excitante, y no siempre se puede conseguir un Amo experimentado que lo haga. podría decirse que son dos esclavos, que al no tener un Amo cerca se ayudan mutuamente para poder disfrutra de su fetiche.
lo importante de todo esto es la reflexión de lo voluntario. mientras que en el mundo normal atar es un acto agresivo, en el bdsm también lo es, pero es aceptado por los participantes como algo deseado y querido. esa es la diferencia entre el bdsm y el abuso, el consentimiento, explícito o implícito de los participantes.

FdD refinamiento

el objeto cree que ya ha puesto esta foto, o al menos otra parecida, porque le suscita una reflexión que ya tiene asimilada dentro de su “caja de herramientas”: la combinación de la delicadeza del piano con la “dureza” del cuero y el bdsm. en el imaginario colectivo son cosas antagónicas, excluyentes, cuando la realidad es que muchos practicantes del bdsm tiene un muy elevado nivel cultural, especialmente entre los Amos. el marqués de sade no era precisamente parte del vulgo sino que era escritor, estaba educado y pertenecía a la nobleza. ver combinados ambos elementos no debería ser extraño, porque en el fondo, igual que para tocar el piano, poder entrenar bien aun esclavo requiere un profundo refinamiento que no todo el mundo tiene.

Ir a la barra de herramientas