esclavitud

día 3237 de esclavitud, 1209 de castidad

se acerca el noveno aniversario, el noveno año que el objeto es propiedad del Dueño y Éste vuelve a sorprenderlo, dejándolo completamente sorprendido y desconcertado. el objeto no se levantó hoy bien. está incubando una gripe o un resfriado y se sentía bastante decaído y desanimado. además en un momento dado le dio un tirón en la espalda y aquello ya fue el remate. todo es fruto de unas semanas bastante intensas en las que el objeto ha acumulado agotamiento hasta que el cuerpo ha dicho basta.
a media tarde el Dueño llamó al objeto para interesarse por su estado y estuvieron hablando un par de minutos. el objeto tenía que trabajar y terminar un par de cosas pero estuvo atento al Dueño. entonces El empieza a “follar” la mente del objeto con las frases que suele decir en estos casos y que hacen que, inmediatamente, el objeto entre en subspace, como así ocurrió. una de las cosas que dijo fue “tus labios están sellados toda la tarde. es como si te hubiera cortado las cuerdas vocales”. siguió hasta que el objeto estuvo en un subspace profundo, “allá abajo”; como dice el Dueño. es una especie de estado hipnótico, donde la identidad desaparece, la voluntad, el ego, la capacidad de decisión se diluyen. solo existes en una especie de limbo, y obedeces, sobre todo obedeces.
tal vez fue por la última orden del Dueño, o por la inconsciente necesidad de terminar lo que tenía que hacer pero antes de colgar el Dueño dijo: “Te quedarás ahí y cuando vuelvas me mandarás un mensaje”. el hecho es que el objeto sintió una “contradicción”. normalmente el objeto no puede salir de subspace sin la ayuda del Dueño, pero había ordenado que le enviara un mensaje. no sabe si fue eso o qué fue, pero el hecho es que, por primera vez desde que recuerda, estaba en subspace pero podía moverse, hacer cosas, interactuar con el entorno. hasta ese momento, hasta hoy, cada vez que el Dueño hacía entrar al objeto en subspace era como si apretara un interruptor y desconectara la mente del objeto. sin embargo esta vez fue diferente. no sabe muy bien cómo describirlo, pero era como estar en un equilibrio inestable entre una cosa y otra. a los pocos minutos envió el mensaje e intentó explicarle al Dueño la situación. lejos de molestarle parece que había sido una situación que había estado buscando durante mucho tiempo, la posibilidad de dejar al objeto en profundo subspace pero sin preocuparse de que pasara algo por quedar, como quedaba, completamente indefenso.
el objeto reconoció todos los elementos del subspace: conciencia plena, atención, desaparición del ego, de las barreras psicológicas, obediencia ciega y absoluta. la diferencia era que esta vez podía moverse, trabajar, incluso intelectualmente, que es el trabajo del objeto. el Dueño estaba muy complacido y las posibilidades que se abren son muchas. poder, por ejemplo, pasear estando el objeto en subspace, o trabajar, o poner al objeto en ese estado y que el Dueño pueda desentenderse. al ser la primera vez el objeto estuvo en un extraño equilibrio, explorando las sensaciones, pero no duda, como en ocasiones anteriores y experiencias similares, que en poco tiempo el Dueño establecerá una forma de hacerlo entrar y manternerlo en ese estado a su capricho. ahora podrá elegir entre dejarlo inerte e inmóvil, como hasta ahora, o que el objeto siga siendo funcional, pero en el mismo estado de subspace. el Dueño nunca deja de sorprender al objeto, nunca deja de ir más allá, a pesar de que parecía que era imposible.
tras un par de horas el Dueño volvió a llamar y esta vez para sacar al objeto de ese estado. como en otras ocasiones fue necesario un proceso para hacerle volver a la realidad, y cambiar de nuevo su estado mental. porque se trata de eso, de un estado mental alternativo, no cotidianos, una forma de conciencia diferente, sumisa, inferior, dependiente, donde la obediencia lo es todo. de hecho el objeto no pudo despegar los labios en toda la tarde, a pesar de que lo intentó, porque el Dueño así lo había ordenado. ¿el beneficio? estar completamente en paz y tranquilidad toda la tarde.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3236 de esclavitud, 1208 de castidad

el objeto volvió a dedicar el día a cuidar a unos familiares pero aprovechando como los fines de semana pasados para leer. sigue con una novela bdsm en inglés, lo que le ayuda al objeto a pasar el día lo mejor posible. el libro trata de una relación de Dominación/sumisión entre un Amo y un esclavo. es ficción, es una fantasía, pero de las fantasías es de lo que se alimenta la realidad.
durante todo el día le inundó al objeto un profundo sentimiento de devoción y sumisión hacia el Dueño, algo que se repite mucho últimamente y que ayuda al objeto a sobrellevar la distancia y el estar alejado del Dueño.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3235 de esclavitud, 1207 de castidad

el objeto se sorprende de lo poco que le importa, en estos momentos, lo que la gente piense de esto. hoy tenía dos intervenciones públicas, una por la mañana y otra por la tarde. le tocó al objeto porque otras personas no se atrevían o no estaban dispuestas. el objeto lo hizo y no estaba nervioso, en parte porque no tiene miedo escénico, y en parte porque si le salía mal, no importaba, porque el ego no importan en la vida del objeto.
todo esto es un regalo del Dueño, del trabajo de entrenamiento que ha aplicado o ha hecho sobre el objeto. la experiencia ha ayudado a ver, a darse cuenta de lo mucho que las apariencias cuentan para los humanos. no quieren quedar mal, no quieren que puedan censurarles o decirles que no lo han hecho bien. las apariencias, siempre las apariencias. el ego se alimenta de ellas y hace que lo que eres se oculte.
al final ocurrió y no pasó nada. el objeto estuvo tranquilo y los comentarios fueron positivos. y eso tampoco tuvo efecto sobre el ego. por supuesto todo fue con permiso del Dueño, porque sin El nada ocurre en la vida del objeto.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3234 de esclavitud, 1206 de castidad

la mañana fue bastante desastrosa porque en el trabajo sólo había problemas. sin embargo la tarde mejoró, irónicamente porque el objeto le debía un castigo al Dueño por una falta cometida hace una semana y hoy pudo cumplirlo. no era el mejor día porque el Dueño tenía una reunión de trabajo por la tarde, pero aún asi ordenó que lo realizara. e hizo algo que no suele hacer: dejarlo en manos del objeto, tanto el tiempo como la forma de castigo. siguiendo la norma de otras ocasiones el objeto se puso las pinzas japonesas que compró recientemente y se metió el buttplug que ha estado utilizando en las últimas ocasiones, que entró muy fácilmente. las pinzas son terribles. desde el primer momento el dolor es intenso y el objeto tuvo que hacer un esfuerzo para soportarlo y controlar el impulso de quitárselas. el objeto estuvo así una hora entera. rápidamente entró en una especie de subspace ligero que ayudo al objeto a olvidar los problemas de por la mañana y a centrarse nuevamente. mientras las pinzas producían el dolor que el objeto necesitaba en ese momento contra el ego, el buttplug producía la humillación que complementaba perfectamente al dolor. dolor y humillación son dos de los pilares más importantes sobre los que se construye la sumisión y la obediencia. además el objeto tenía que estar desnudo y ya está haciendo frío por aquí. la jaula, siempre presente, forma parte ya del cuerpo del objeto, por lo que la apariencia de esto era auténticamente patética. la hora pasó más rápido de lo que el objeto pensó y, por supuesto, le ofreció al Dueño el dolor de ese castigo. el castigo purificó al objeto y lo dejó limpio delante del Dueño. no es tan estúpido como para pensar que no volverá a pecar de nuevo, pero sabe que existe esta forma de recuperar la confianza del Dueño.
al terminar el castigo el objeto fue al baño y, al sacarse el buttplug, le entraron inmediatamente ganas de ir al baño. cuando orinó notó como supuraba abundantemente, supone que por la estimulación de la próstata por parte del buttplug. sigue siendo la mejor forma de sacar la leche sin llegar al orgasmo o produciendo uno anal, que siempre es más humillante que el otro, el de los Superiores.
para culminar la tarde el objeto fue a entrenar y durante la sesión de bike sentía el culo resentido del buttplug. fue una especie de prolongación del castigos. siempre pensando en el Dueño.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3233 de esclavitud, 1205 de castidad

escribir es desnudarse, confesar es desnudarse, suplicar permiso es desnudarse delante del Dueño pero que va más allá del mejor conocimiento. estar desnudo ante el Dueño es más bien que El haga contigo lo que quiera. dice una antigua frase de un libro de autoayuda que los seres humanos no dicen como son porque temen que la otra persona los conozca y no le guste lo que ven. eso está de más en una relación de Dominación/sumisión, tal vez porque en este tipo de relaciones, el Dominante suele cambiar las cosas que no le gustan del sumiso. más que rechazarlo, lo moldea y adoctrina, lo entrena para hacerlo a su mano y que cumpla sus deseos. para eso el inferior debe estar desnudo ante el Amo, y no sólo físicamente, sino moral, espiritual y psicológicamente. el inferior, para poder realizarse como tal, debe ser transparente ante el Superior, debe estar desnudo ante El.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3232 de esclavitud, 1204 de castidad

el objeto ha estado todo el día oliendo a sexo, y no porque estuviera excesivamente excitado, ni sucio. después de ducharse por la mañana el objeto orinó y en ese momento supuró bastante semen, y el olor, a pesar de limpiarse, quedó impregnado. fue algo extraño, porque recordó al objeto cuando se masturbaba y tenía sexo sin control durante todo el día. para muchos el olor es un sentido secundario, poco importante, que toman en poca consideración. sin embargo el objeto lo tiene muy agudizado y es muy sensible a los olores. por eso estuvo todo el día con ese olor presente y temiendo que los demás se dieran cuenta. aún así si el resto de la gente lo hubiera percibido hubiera sido algo humillante, por tanto apropiado para un objeto. al final uno no puede ocultar lo que es. o bien lo expresa con sus palabras, con sus actos, con su ropa, con sus pensamientos… con su olor, en definitiva con lo que tiene dentro.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3231 de esclavitud, 1203 de castidad

la mañana en el trabajo fue relativamente tranquila en el trabajo. parece que los egos están un poco calmados, aunque el objeto los puede ver agazapados, esperando el momento de intervenir. por la tarde, después de suplicar permiso al Dueño para descansar un poco, se puso el objeto a trabajar, no avanzando mucho la verdad, porque parecía no estar centrado en el trabajo, aunque sí en una conversación muy intensa con el Dueño sobre el estado de la mente del objeto. está completamente controlada y a disposición del Dueño. si el lavado de cerebro es posible es lo que el Dueño ha hecho con el objeto, porque el objeto siente que no hay nada que se pueda resistir al Dueño, que El controla y domina todo, que puede hacer sentir o pensar al objeto lo que El desee y que el objeto no puede resistirse. a muchos tanto poder puede atemorizarles, tanto por un lado como por otro del espectro, siendo Dominante o sumiso, Superior o inferior. sin embargo el objeto es plenamente consciente de que la utilización que hace el Dueño de ese poder es siempre para el bien del objeto, por lo que no hay más respuesta que la obediencia. pero es que en el caso de que así no fuera, el objeto tampoco tiene actualmente capacidad para resistirse, por lo que, de hecho, la única respuesta posible es la obediencia.
por la tarde noche el objeto fue a entrenar y estuvo todo el tiempo con la sensación de que la jaula se le iba a salir. el motivo fueron unos calzoncillos demasiado sueltos que tenía el objeto y un frío que se ha metido que hizo que los huevos del objeto estuvieran más cerca de la jaula de lo normal. el tema es que estaba bien sujeta y que no se salió en ningún momento pero el objeto estuvo todo el tiempo preocupado de que así fuera. esto no se soluciona con otro anillo, porque apretaría demasiado, hoy se ha dado cuenta el objeto. cree que tiene la medida del anillo adecuada, aunque a veces se haya salido, pero cree que es por el tamaño del apéndice, cada vez más pequeño y reducido, y frente a eso no hay solución tampoco. el hecho es que la castidad sigue, y no sólo sigue sino que el objeto se ha dado cuenta de que no puede vivir normalmente, sin ella. está realmente castrado. hoy que el Dueño le ordenara masturbarse como un humano, rompiendo la castidad, sería un auténtico castigo.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3230 de esclavitud, 1202 de castidad

otro día cuidando a los familiares mayores porque el propio cuidador está enfermo. tal vez no sea el plan ideal pero hay que intentar ver las cosas positivas, en cualquier circunstancia. gracias a esto el objeto ha podido leer más y terminó otro libro sobre relatos bdsm. el objeto se ha dado cuenta que estas lecturas le ayudan mucho a centrarse y a conectar con su naturaleza sumisa. enriquecen su mente y la centran hacia lo realmente importante.
antes de ir a cuidar a esos familiares el objeto tuvo tiempo de ir a entrenar. se está tomando en serio esta vez lo de hacer deporte y lo hace de una forma sistemática y casi constante. los efectos beneficiosos ya se están sintiendo.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3229 de esclavitud, 1201 de castidad

el objeto hoy tuvo que volver a cuidar a los familiares que lleva un par de semanas cuidando, pero sólo por la tarde. por la mañana el objeto fue al gimnasio y luego estuvo haciendo varios recados. por la tarde fue a casa de esos familiares y le pasó una cosa que ya es la tercera vez que ocurre, se le salió la jaula. realmente lo que se salió fue un testículo, no sabe como, y por eso ya no podía tenerla porque era muy doloroso. se la sacó como pudo porque el otro testículo ya cabía por el aro y luego el apéndice. no tenía la llave de emergencia consigo así que no pudo abrirla. con discreción la metió en la mochila que llevaba. el objeto no sabe si es problema de la funda o del anillo que aprisiona los genitales. lo que si es una realidad es que su apéndice es cada vez más pequeño. también es cierto que no siempre tiene el mismo tamaño y hay ocasiones, ayer mismo pasó, en que el anillo aprieta bastante y el objeto tiene que colocárselo para que no le haga daño. entonces pensó que una talla menor sería un problema, pero ahora, después de lo de hoy, no sabe qué es lo que pasa. hay una funda aún más pequeña que la tamaño nano, que es la que lleva el objeto, se llama nub y es minúscula, pero no sabe el objeto si es ese el problema. una posible solución sería comprar el nub con un anillo menor si fueran intercambiables es ir probando las combinaciones, el nano con un anillo más pequeño o el nub con el anillo actual. sea como fuere el hecho es que la castidad es definitiva en la vida del objeto. hoy hace 1200 días que no tiene un orgasmo normal, y dice normal porque algunas de las cosas que ha hecho le Dueño han producido tanto placer que no sabe el objeto si se puede catalogar como orgasmo o no. recuerda, por ejemplo, una vez que salió la leche mientras se daba en la jaula con una fusta. hubo sensaciones, por supuesto, incluso puede decir que cierto alivio pero no sabe si eso es un orgasmo. también está cuando se ha puesto el buttplug y ha salido la leche mientras lo llevaba y lo movía. algunos por internet lo llaman a eso orgasmo anal o prostático pero no puede decir el objeto si es igual que el otro. de hecho, escribiendo esto, se ha dado cuenta de que no recuerda lo que se siente con un orgasmo. ya son tres años y cien días sin uno.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3228 de esclavitud, 1200 de castidad

el objeto se levantó a las tres de la mañana para terminar una cosa del trabajo que no había podido terminar, antes de ir. si se analiza detenidamente es algo que ningún Amo que se precie de la antigüedad haría con uno de sus esclavos. además siempre está el argumento de “podrías haberlo hecho antes”, lo cual no deja de ser cierto, pero es lo que pasa cuando dejas a un objeto suelto con cierta capacidad de elegir, que siempre hace las peores elecciones. eso es algo que el objeto está comprobando últimamente con el Dueño. el margen que tiene, por necesidad ya que aún no ha dado el Gran Salto, de hacer algo por sí mismo, siempre llevan al objeto a tomar la decisión equivocada, y luego tiene que venir el Dueño a poner orden, dirigiendo al objeto para resolverlo. esto lo ha comentado con el Dueño y Éste le ha dado una explicación: “Cuánto más desarrollas tu naturaleza de objeto, menos humanos y capaz de tomar decisiones te vuelves”. el objeto debe aceptar, por tanto, que recurrir al Dueño no es sólo porque dependa de Él, o considere Su criterio más sabio, sino porque el objeto está desarrollando una incapacidad para elegir adecuadamente. es una capacidad que se está atrofiando a medida que la naturaleza de objeto se va desarrollando. son capacidades contradictorias, no pueden coexistir y la de elección es la que está saliendo perdiendo. a veces a esta capacidad se le llama libertad.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3227 de esclavitud, 1199 de castidad

el Dueño lo ha dejado bien claro. no quiere ver al objeto con otra cosa que no sean botas, así que hoy, que el objeto ha tenido que viajar en un viaje relámpago a otra isla, el objeto ha ido con las botas que ordenó el Dueño para hoy: las marrones nuevas. a la ida todo fue bien ya que el objeto tenía que resolver algunas cosas antes de coger el avión, hasta que fue a pasar el control de seguridad. el objeto tuvo que quitarse las botas, ponerlas en una de esas bandejas de plástico y pasarlas por la máquina, con lo cual el objeto tuvo que cruzar el detector en calcetines. los sentimientos fueron una mezcla entre vergüenza, por si la gente miraba, que tampoco se fijó mucho el objeto, y orgullo, porque la gente se dio cuenta de que, por llevar las botas, era capaz de pasar por esa experiencia. inmediatamente se lo comuniqué al Dueño y dijo “Estás llevando lo que te ordené”.
lo curioso pasó al regreso. una vez terminada la reunión, que fue muy bien por cierto, el objeto volvió al aeropuerto y tuvo que hacer lo mismo. esta vez, el chico que estaba delante, echó un vistazo a la bandeja y dijo “unas botas muy buenas”. inmediatamente el objeto se acordó del Dueño cuando dice que todo el que hace un comentario, tanto positivo como negativo, es porque le van las botas, porque si no fuera así sencillamente las ignoraría. el que hizo el comentario no llevaba botas, pero sin duda algo se le movió por dentro cuando las vio. la verdad es que son impresionantes porque son más altas que las que tenía previamente el objeto, lo ha comprobado con el armario, y además aún no están “gastadas”, aunque a algunos es eso precisamente lo que les pone, por lo que parecen brillar más.
además de esto hoy el Dueño, ante una pregunta del objeto, ha establecido que esto debe ir a entrenar siempre con la jaula. el objeto había planteado la cuestión de si, ahora que ir al gimnasio se ha vuelto más regular y a veces, especialmente cuando hace bicicleta por ejemplo, la jaula es molesta, si debe llevarla o no. la respuesta del Dueño ha sido categórica: debe llevarla siempre. sin unimos estas dos experiencias de hoy tenemos la definición actual del objeto: un objeto botero y enjaulado. así es como lo quiere el Dueño y así es como lo tiene. podría ser de otra manera completamente distinta, y el objeto sería igualmente feliz, porque no se trata de lo que el objeto quiera, sino de lo que el Dueño desea y ordena. es la única regla.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3226 de esclavitud, 1198 de castidad

toda la mañana de reunión y gran parte de la tarde trabajando. así es la vida del objeto. sin embargo el Dueño sigue manteniendo el control y después de su intervención de ayer, la devoción del objeto no hace sino aumentar. hoy el objeto se da cuenta de que ayer podría haber terminado muy deprimido y abatido, y hoy no siente nada de eso por la conversación con el Dueño. es consciente el objeto de Su poder y de cómo puede hacerlo subir hasta las situaciones más increíbles, o sacarlo de las más duras, como hundirlo y enterrarlo en el sufrimiento más profundo sólo con una palabra. esa es la definición justa de poder, por eso es tan peligroso y por eso un inferior debe dárselo a alguien con cabeza…. y con corazón, no en el sentido de amor romántico, sino de saber cuándo emplear cada cosa. un Amo no sólo debe ser inteligente, debe ser sabio también, para poder interpretar la vida y tomar decisiones acertadas, para Él y para sus inferiores, sean esclavos, perros u objetos. hoy, después de lo de ayer, el objeto puede decir, nuevamente, que el Dueño no sólo es inteligente, sino también sabio.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3225 de esclavitud, 1197 de castidad

el objeto pasó una muy mala mañana en el trabajo, al menos al final. dos compañeros de trabajo tuvieron un enfrentamiento de egos, y eso afectó al objeto que estaba algo cansado y sensible. como ocurre a menudo fue un cúmulo de cosas que se han ido sucediendo y que se acumulan, hasta llegar a un punto en que sobrepasan al objeto. sin embargo, a primera hora de la tarde, el Dueño, conociendo la situación del objeto, lo llamó. estuvo hablándole un buen rato y fue una increíble medicina para el objeto, porque su ánimo cambió, y cambió porque así lo quería el Dueño, ese era Su deseo, que el objeto se sintiera bien, se sintiera tranquilo. fue decirlo y algo cambió en el interior del objeto, como cuando vas cargando con algo muy pesado y te lo quitas de encima, no en el sentido de culpa, sino de peso físico, de ejercicio, como cuando sales del gimnasio después de un entrenamiento fuerte. así se sintió el objeto.
por situaciones como esta el objeto puede decir que el Dueño es su mejor medicina, su mejor remedio, su mejor terapia. su control no es algo negativo, ya que lo emplea para situaciones como esta. su control es terapéutico para el objeto. el hecho es que a partir de que el Dueño lo dijo, el objeto comenzó a sentirse mucho mejor. fue a entrenar y sudó muchísimo, lo cual expulsó toxinas y produjo endorfinas que le ayudaron. el día comenzó mal, la tarde fue peor, pero por la noche el objeto estaba tranquilo y animado. y eso fue obra del Dueño.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3224 de esclavitud, 1196 de castidad

hay días en los que parece que todo se desmorona, especialmente en el trabajo, que todo sale mal, que todo hace aguas. la sombra del fracaso se presentaría para la mayoría de los humanos, pero el objeto no es humano. un objeto no puede fracasar porque no tiene aspiraciones. si la cosa no sale, pues no sale. nada de su integridad, prestigio, capacidad se pone en duda, porque sencillamente no tiene nada de esto. el objeto está trabajando porque el Dueño ha dado permiso para hacerlo, porque es Su deseo y son Sus órdenes. por eso el objeto tiene que dar el doscientos por cien, pero si no sale no debe frustrarse. además hay un factor que sí es el origen de todos los fracasos, el ego de los humanos. cuando entra en juego son terribles los estragos que hace, destruyendo todo a su paso. hasta el momento el objeto ha podido mantenerse al margen de él en esta circunstancia concreta y espera seguir así el mayor tiempo posible. en cualquier caso el objeto cree que sólo es una crisis, y las crisis son oportunidades de crecimiento y de mejora. ahorra lo que hará el objeto será poner la situación en manos del Dueño para que El decida.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3223 de esclavitud, 1195 de castidad

como pensaba el objeto hoy terminó el libro “the slave journals…”. al final cumplió sus expectativas. fue increíble ver escrito aquello que sientes y que estás viviendo con el Dueño relatado por otros, especialmente alguien que vive en nueva york o san francisco. en el libro, poco a poco, se han ido desgranando cuestiones como si un Amo nace o se hace, si el bdsm es una cuestión de apariencia o de profundidad, de compromiso, donde el cuero se gana y no se compra, de los valores de un leatherman, etc. por supuesto hay sexo pero era un sexo duro y dominante, doloroso e intenso, nada de esas cosas de 50 sombras de grey.
por la mañana el objeto se duchó y tuvo que quitarse la jaula por razones de higiene ya que tenía que lavarse con detenimiento por no estar circuncidado. le impresionó el tamaño que está adquiriendo el apéndice, cada vez más reducido hasta el punto que el objeto tuvo problemas para limpiárselo ya que no conseguía retirar la piel de lo pequeño que está. el objeto no se avergüenza sino al contrario, porque así lo desea y quiere el Dueño. nada más terminar la jaula volvió a su sitio, tocando el apéndice el tiempo imprescindible. el objeto ya no se siente a gusto si no la lleva. con ella se siente protegido y seguro, sin ella como si le faltara algo, como si estuviera incompleto, y el objeto no puede sino maravillarse de cómo el Dueño ha llevado al objeto hasta este punto. por la tarde fue a cuidar a los familiares que cuidó ayer. estuvo desde las doce hasta casi las ocho de la noche.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

Ir a la barra de herramientas