esclavitud

día 2957 de esclavitud, 929 de castidad

hoy se ha celebrado el segundo encuentro leather social madrid, un grupo de lederones que se encuentran para socializarse el tercer domingo de cada mes en el bar enfrente en madrid. el primero fue el mes pasado y desde entonces han estado en contacto a través de un grupo de wassap. hoy por fin era el encuentro de verdad y el objeto no puede ir porque está en canarias. el Dueño le preguntó esta mañana si hubiera suplicado ir. el objeto dijo que no porque tendría que ir sólo y no se sentiría bien simulando siendo humano entre tantos Superiores. es el “inconveniente” de ser lo más bajo, todos Amos, esclavos, sumisos, Dominantes, perros incluso, están por encima del objeto. reconocer la superioridad de todo es el primer paso para considerarse un objeto y para vivir acorde con eso. el otro paso es reconocer la dependencia del Dueño, del Amo, del Superior. cuando uno ha aceptado estas dos cosas el resto se vuelve más fácil. hoy el objeto habría reconocido la superioridad de todos los que están en ese encuentro, pero la dependencia del Dueño le habría hecho imposible socializarse con normalidad. el mero concepto de socialización le es extraño. aquí tiene que hacerlo por necesidad, simular que es humano y que controla, pero fuera, y más en un contexto leather, no se ve a sí mismos haciendo ver, o pareciendo que es lo que no es.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2956 de esclavitud, 928 de castidad

el objeto ha entrado en contacto con un esclavo hoy por kik. hablamos durante un rato sobre determinados aspectos del bdsm y resulta sorprendente lo mucho que tenemos en común. su recorrido era menos en tiempo que el del objeto pero va a buen ritmo y si sigue así se convertirá en un estupendo esclavo.
el objeto se pregunta cuántos más habrá por ahí, cuantos inferiores buscando o siendo entrenados, o luchando con su naturaleza para aceptarse. si el blog fuera un lugar de encuentro para éstos, todo habría merecido la pena: el esfuerzo, el trabajo y las ganas.
si vives la sumisión en soledad, sólo Superior e inferior, no está mal pero, siempre se suele buscar alguien más con quien compartir lo que eres, una comunidad.
por supuesto esto tiene sus ventajas, y sus inconvenientes. la ventaja de no estar solo, de compartir; y los inconvenientes de todo grupo humano, egos que se encuentran y se “enfrentan”, buscando la supremacía. al menos como objeto queda fuera de esa lucha pero no puede evitar tener cierto pudor al tratar con los humanos.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2955 de esclavitud, 927 de castidad

la diferencia entre el bdsm y una relación de abuso es el consentimiento, aunque más bien es una necesidad. un inferior necesita ser controlado y dominado. es una necesidad, aceptada voluntariamente por el sumisión en un momento de relación, la que marca la diferencia.
después de tanto tiempo el objeto cree que la palabra más importante en una relación D/s no es lujuria, ni sexo, ni siquiera sumisión. la palabra más importante es “aceptarlo”. la mayoría de los problemas que evitan que un inferior, y si fuerzan al objeto también a un Superior, avancen es el no aceptar lo que son y vivir en consecuencia y coherencia.
el inferior acepta ser usado, atado, controlado, dominado, orientado, enjaulado, encarcelado, encadenado y sometido. y una vez ha aceptado se encuentra perdido, bajo el control del Amo.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2954 de esclavitud, 926 de castidad

después del pequeño período de los carnavales, que aún no han terminado, el objeto se ha incorporado al trabajo y ha sido un día tranquilo, relativamente, como siempre.
hablando con el Dueño hoy el objeto ha vuelto a caer en que lo que vive, siente y cree no es compartido por muchos, incluso lederones. a veces los miembros de la comunidad sólo quieren follar de cuero, lo cual no está mal, pero tampoco entienden, una relación de Dominación/sumisión llevada hasta este punto.
supone el objeto que todos debemos hacer nuestro proceso de deconstrucción y reelaboración. nunca pensó el objeto que podría recibir rechazo por miembros de la comunidad leather pero hoy sabe que es posible.
por eso el objeto es un inferior que debe estar amordazado y en silencio permanente, porque no es capaz de entender las complejidades de las relaciones humanas. se le escapan. son demasiado complejas para él. por eso debe dejar que el Dueño las lleve. su contacto con el mundo debe ser El, todo debe pasar por El. el objeto sólo debería ser un objeto sin palabra e incluso sin rostro. ojalá el objeto pudiera llevar siempre una capucha que ocultara su rostro de humano y mostrara su auténtico rostro de objeto.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2953 de esclavitud, 925 de castidad

el objeto se despertó hoy con una idea en la cabeza. no sabía si era una idea adecuada así que la contrastó con el Dueño que la validó. tampoco era todo extremadamente nuevo, ya había rondado la cabeza del objeto. En el fondo es sencillo, la humillación y el denigrar no son términos aplicables a lo que le pasa a un objeto. lo humillante y denigrante lo es en función del valor de aquel que las sufre.
el diccionario define la humillación como el acto de abatir el orgullo y altivez de alguien, o herir su amor propio y dignidad. para ser humillado, por tanto, debes tener altivez, orgullo, amor propio y dignidad. ninguna de estas palabras es aplicable a un objeto, o al menos no debería.
cuando le dijo al Dueño lo que había pensado, El confirmó que eso era así. un objeto no debería sentir humillación, ni sentir degradación de ninguna forma. es una contradicción que pueda llegar a sentir eso. también es cierto que el ego mantiene cierto grado de humillación pero eso es un resquicio de ego residual.
el objeto lo sintió en el último viaje, cuando el Dueño le escupió. en otras circunstancias había sido muy humillante pero, aunque le chocó, no sintió esa humillación porque, delante del Dueño no hay ego posible.
este pensamiento, esta idea es sumamente liberadora, en el sentido de que ayuda a afrontar las cosas de otra manera. ya no hay que mantener el tipo ni ser de ninguna forma. no hay imagen ni prestigio que mantener. sólo hay que aceptar lo que eres.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2952 de esclavitud, 924 de castidad

es sorprendente como hace falta un tiempo de calma, de silencio, para darte cuenta de lo perdido que puedes llegar a estar. el silencio es importante, no porque evita que, como inferior, metas la pata, o faltes el respeto, o cometas una imprudencia. es necesario porque en el ruido el ego se siente cómodo y actúan, haciéndote olvidar que eres un inferior, que no eres nada y que no tienes derecho a nada. igual que el inferior debe estar en silencio ante su Amo, Dominante, Dueño y Señor, atento a cada una de Sus Palabras para obedecerlas, debería estar en silencio el resto de su vida para que esas palabras sean las únicas que resuenen. es posible estar entre gente estando en silencio, pero de vez en cuando es necesario volver sobre uno mismo y estar sólo.
hoy el Dueño permitió al objeto salir a comer con un grupo de amigos del objeto. no fue algo ruidoso, sino calmado. la comida se convirtió en sobremesa larga y la sobremesa en cena. el objeto llevaba las botas y la jaula y, en medio de todo aquello, hablando, pasándolo bien, comiendo algo más de la cuenta, por lo que el objeto tendrá que suplicar perdón al Dueño, esto sintió que no se perdía, que mantenía la calma y el silencio. tuvo en mente al Dueño y fue consciente en todo momento que estaba allí de prestado, que no merecía estar allí, que lo estaba porque así lo quería el Dueño, porque El lo había permitido. no fue algo ajeno a la sumisión, a la obediencia, a la entrega o al control que ejerce el Dueño sobre toda la vida del objeto.
esto sabe que está enjaulado, prisionero, sometido y que no podrá escapar de esa situación. la comida de hoy fue por obediencia, igual que todo lo demás que ocurre en su vida. todo está controlado por el Dueño. eso es así. no hay más. no hay discusión, ni cuestionamiento. esto acepta lo que es y que no puede ser de otra manera. cualquiera podría pensar que el objeto ha tenido hoy un “día libre”; un día de asueto. no es así. esto ya no tiene “días libres”. porque su mente está dominada por el Dueño, no hay forma de que pueda vivir “libremente” de ninguna manera. en algún momento del proceso el antiguo yo del objeto, fruto del ego, aquello que se había construido falsamente después de años de socialización y adoctrinamiento, de estudio reglado y de interiorización de normas sociales, se rompió. entonces apareció claro y diáfano lo que era, su naturaleza, algo de lo que sólo el Dueño se había dado cuenta. hoy, comiendo y cenando, participando en la conversación, sintiendo las botas y la jaula presionando su pene, el objeto supo que no había marcha atrás. no hay forma de volver a ser esa persona, de dejar de ser un objeto.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2951 de esclavitud, 923 de castidad

no está todo hecho, ni terminado. el camino por recorrer aún es largo. podría parecer que no es así ¿qué más puede aspira un objeto? ¿ a donde llegaría? castrado con la jaula permanente, sometido a la voluntad del Dueño teniendo que suplicar permiso para todo, no considerándose ya más humano. ¿se puede bajar más? una de las cosas que ha aprendido el objeto es que siempre se puede bajar más.
el Dueño ha dejado caer al objeto que ya está pensando en el siguiente paso, aunque no quiso especificar nada. sólo dijo que sería duro pero que lo conseguiría. no soltó prenda con lo que hizo que el objeto tuviera ganas de cubrir esta etapa y comenzar la que ya está en la mente del Dueño.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2950 de esclavitud, 922 de castidad

por fin el objeto está un poco mejor. ahora puede disfrutar de algunos días libres porque se celebran los carnavales, que aquí tienen mucha importancia. podría decirse que son las fiestas más importantes de la ciudad.
algunos aprovechan para vestirse de cuero y esconder tras el disfraz sus auténticos impulsos porque dicen que uno se disfraza de lo que no es un absoluto o de lo que es pero no se atreve a manifestar.
en cualquier caso hace años que el objeto no se disfraza porque no le gusta. para algunos hace eso cuando se viste de cuero o latex pero no es así. es irónico que esa forma de vestir sea lo que expresa mejor la naturaleza del objeto. eso o la desnudez, porque el objeto siempre está como desnudo ante el Dueño. aún así nunca estará desnudo del todo porque siempre llevará la jaula, sea con ropa de trabajo, casual, de sport, el objeto portará la jaula bajo ella porque se ha convertido en señal de su sumisión, de que pertenece al Dueño.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2949 de esclavitud, 921 de castidad

al final ha pasado. después de estar varios días a punto, el objeto ha caído enfermo. ayer terminó de entregar más cosas que tenía pendientes en el trabajo y fue como quitarse un peso de encima. cuando el objeto se ha relajado le ha venido todo el agotamiento que llevaba atrasado.
el objeto ha pasado todo el día tumbado en el sofá bajo una manta sudando y casi sin poder respirar.el Dueño tenía previsto aplica un castigo al objeto por interrumpir una norma esta semana pero lo retrasó hasta que estuviera lo suficientemente fuerte como para soportarlo.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2948 de esclavitud, 920 de castidad

el principal problema al que se está enfrentando el objeto actualmente en el entrenamiento lo que, en ocasiones, esto mismo se olvida de lo que es y cae en la misma fantasía que los que lo rodean y se cree humano, o al menos no tiene tan presenten que es un objeto.
hasta cierto punto es normal. un actor que repite permanentemente un papel y que no marca la diferencia entre la realidad y la ficción, acaba creyéndose ese papel. por eso es importante para el objeto la separación, volver a ver en cuanto a su naturaleza de objeto, porque así la fantasía, el papel, sigue siendo eso, una fantasía y un papel.
los momentos para reconectar con la auténtica naturaleza y ser del objeto son necesarios, imprescindibles. es la forma que tiene el objeto de dejar a un lado su papel.
hoy el objeto publicó las últimas entradas que tenía así que está actualizado el blog. parece increíble. después de tanto tiempo por fin está al día. sólo espera el objeto no volver a retrasarse tanto nuca más. el hecho es que el Dueño no permitir que eso ocurra.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2947 de esclavitud, 919 de castidad

el objeto sigue enfermo, un problema de garganta. resulta irónico, como dijo el Dueño, que ahora tuviera que estar sin hablar obligatoriamente. está siendo un invierno muy duro, al menos desde hace dos semanas porque hace frío y aquí no estamos acostumbrados.
el problema es que, en el trabajo, el objeto tiene que hablar, y mucho. eso no le da oportunidad de recuperarse. para hacerlo realmente, para ponerse bien de verdad, tendría que estar encerrado en silencio amordazado duramente semanas, o dos.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2946 de esclavitud, 918 de castidad

servir y obedecer al Dueño, esa es la razón del objeto para vivir, para levantarse cada mañana. las botas, el cuero, el latex, la jaula, son manifestaciones externas de esta única realidad. por eso el objeto ha suplicado perdón al Dueño por no estar donde está El y servirle como se merece. un objeto debería estar a los pies del Dueño cada día para lamer sus botas.
en períodos como el actual, en el que el objeto tiene tantas cosas que hacer, tantas reuniones a las que acudir, tanta gente con la que hablar y tratar; es cuando más añora una vida dentro de una mazmorra. puede llegar entonces que otros no comprendan su ansia de silencio, de ser controlado, de tenet una vida organizada hasta lo más mínimo, de una existencia dirigida por otro, pero eso añoramos los inferiores, obedecen sin tener que pensar o decidir, sabiendo que otro hace eso por nosotros y para nuestro bien.
en la vida se va tanta energía en cosas controladas por el ego, que cuando te das cuenta, solo quieres quitártelo de encima para vivir de otra manera, a otro estilo. no es algo muy extendido, ni aceptado socialmente pero es el estilo que desea y espera vivir el objeto. desde una cierta lógíca ¿quien querría vivir enjaulado y encadenado? pero desde otra, en la que comprendes el problema irresoluble de la libertad ¿quién no querría?
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2945 de esclavitud, 917 de castidad

esta semana es importante porque el objeto tiene que hacer varias cosas que hacer que pueden marcarlo laboralmente en los próximos años. además sigue esforzándose en el trabajo, aguantando egos y gente que solo quiere su beneficio y aunque sea aplastando a los demás.
mientras esto ocurre el objeto solo desea cubrirse de latex, ponerse una mordaza y una capucha y ser introducido en un saco de cuero, apretar las correas y permanecer así un tiempo indefinido, a cuanto más mejor. a veces la vida simulando un humano es agotadora y el objeto necesita abandonarla por un tiempo.
hoy el objeto ha tenido que hablar mucho, más de lo normal, y eso lo ha alejado aún más de la vida de silencio que debería estar llevando. hace mucho que el objeto no pude amordazarse, y estar en silencio durante mucho tiempo: la jaula permanece, está siempre ahí, como una asidero que mantiene al objeto vinculado a su naturaleza.
estamos en medio de una tormenta muy fuerte que hace que esté lloviendo casi todo el día. el Dueño ha ordenado que lleve zapas porque las botas sendra son demasiado valiosas como para que se mojen y el cuero se estropee. así que de nuevo queda la jaula.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2944 de esclavitud, 916 de castidad

el objeto ha empezado a sentirse mal esta noche, desvelándose sobre las tres de la mañana y apenas durmiendo desde esa hora. el motivo es que la garganta le ardía y la flema no le dejaba casi respirar estando tumbado, así que ha tenido que levantarse. no es la mejor situación para un objeto dedicado al servicio, y eso crea cierto malestar en el objeto porque no cumple su función, pero el Dueño entiende que estas circunstancias ocurren. porque pase lo que pase, esté como esté, el objeto está seguro de que el Dueño lleva el control de todo. ayer mismo le decía que no se engañara, que aquello que parecía que ocurría fuera de Su Control, realmente era algo que El deseaba y permitía. no hay nada en la vida del objeto que se escape a Su mirada, a Su supervisión. de hecho el objeto vive en una prisión, controlada por el Dueño. El tiene todo el control y el poder. el objeto lo sabe. el Dueño lo sabe y es una situación no sólo aceptada y asumida, sino querida.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 2943 de esclavitud, 915 de castidad

cuando un objeto, o este objeto, dice que no tiene derecho a nada, realmente no tiene derecho a nada. eso incluye su capacidad de decisión, su capacidad de opinar, incluso de pensar determinadas cosas. hoy, en conversación con el Dueño, este “no tener derecho a nada” se ha traducido también en no tener derecho a comer nada que no sea lo estrictamente necesario para mantenerse en pie y en forma para servir al Dueño. es una forma como otra cualquiera de controlar el peso pero que además se convierte en un ejercicio de sumisión. si viviéramos en época de la esclavitud clásica, un esclavo sería mantenido con lo justo para poder seguir haciendo su trabajo. nada de caprichos, lujos o excentricidades. ahora el Dueño desea que el objeto viva según ese mismo criterio, y ha dado unas normas muy concretas: azúcar sólo cafe mañana y tarde; nada de bebidas con gas, hidratos, pan o salsas; tampoco dulces. cada día confesar lo ingerido y pesarse cada domingo para ver los progresos. una nueva vuelta de tuerca cuando uno pensaba que no podría dar más ante cualquier aumento del control el objeto sólo puede decir, humildemente, gracias Dueño.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

Ir a la barra de herramientas