esclavitud

día 3028 de esclavitud, 1000 de castidad

los días se suceden inexorablemente y, de manera sorprendente, esto ya ha llegado a 1000 días de castidad, mil días sin un orgasmo, mil días sin tener placer sexual. por eso esto y el Dueño dicen que el objeto está castrado, porque aunque físicamente mantiene su apéndice, ya no sirve para nada. poco más de tres años, y sólo es el principio. esto no es un estado momentáneo o temporal, sino permanente. el Dueño ha ordenado que permanezca el objeto en ese estado.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3027 de esclavitud, 999 de castidad

hoy tocaba castigo de nuevo. el Dueño estableció las normas casi iguales que la última vez. añadió 20 golpes de fusta al final, 10 a la espalda, 5 al pecho, y 5 a los muslos. el castigo comenzó con media hora en el buttplug, las pinzas, esposado a la espalda y antifaz para no ver. es un tiempo de estar centrado, en subspace.
cuando pasó el tiempo el objeto estuvo una hora sin esposas y sin antifaz pero con el buttplug y las pinzas que hoy fueron las protagonistas porque desde el primer momento fueron muy dolorosas y al final todavía más duro.
la última media hora fue dura porque el dolor de los pezones era muy intenso. para terminar, los azotes con las fustas. el objeto lo grabó para enviársela al Dueño que quedó complacido.
cuando esto se quitó las pinzas los pezones se quedaron sensibles toda la tarde. cada pequeño roce era un tormento a la vez que un recordatorio del Dueño, tenerlo presente en cada movimiento.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3026 de esclavitud, 998 de castidad

esto se ha despertado enfermo y el Dueño, como siempre, ha sido comprensivo, a pesar de llevar cierto retraso del blog. hoy aprovechó el objeto y se afeitó los genitales. hacía tiempo que no lo hacía y le costó lo suyo al objeto. al final la sensación y el efecto fue el mismo: sentirse humillado aún más.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3025 de esclavitud, 997 de castidad

dejarse llevar por el ego es peligroso, pero disfrutar del reconocimiento del trabajo bien hecho no está mal.es cuando en una sesión, llegas al punto que pensabas que no podías cruzar y lo cruzas y el Amo dice “”Buen chico”, o “Buen perro”. en ese caso es normal sentir satisfacción, que no orgullo.
hoy esto ha sentido el equivalente a esta experiencia con unos antiguos compañeros de trabajo. hacía tres años que habíamos trabajado juntos y hoy nos vimos por casualidad y lo primero que sueltan es lo bien que lo hizo el objeto en aquel entonces, y que se acuerdan mucho de él. este reconocimiento, que llega años más tarde, por supuesto que hizo feliz al objeto, y cree que también al Dueño, porque en el fondo es obra Suya. esto sólo obedeció y siguió las órdenes del Dueño. fue una experiencia gratificante y agradable que ayudó mucho al objeto en un día de una semana muy dura.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3024 de esclavitud, 996 de castidad

ha sido un día tranquilo, pasando la tarde sentado delante del ordenador trabajando tras pasar la mañana también trabajando. la semana está siendo muy dura y el objeto ya está cansado, como si fuera ya viernes. al menos se acerca un puente y el objeto espera descansar.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3023 de esclavitud, 995 de castidad

un día puede ser bueno o mal para el objeto, pero no por la cantidad de trabajo sino por la cantidad de ego con la que se ve obligado a interactuar. puede ser un día con muchas cosas pero con pocos egos. ese es un buen día. sin embargo hay días con pocas cosas y mucho egos, ese es un mal día. hoy ha sido bueno, porque aunque ha tenido cosas que hacer mañana y tarde, la verdad es que los humanos con los que interactuó el objeto no tenían el ego demasiado desarrollado.
el objeto tuvo, como últimamente se ve obligado a hacer, hablar más de la cuenta, pero el Dueño lo entiende y de hecho esto está cumpliendo sus órdenes. sin embargo cada vez está más claro que El no quiere que esto hable en su presencia, ni que piense, ni decida, sólo que sea y existe para servirle y darle placer.
esto no ve el momento de poder arrodillarse ante el Dueño y someterse a su Voluntad completamente de nuevo.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3022 de esclavitud, 994 de castidad

el Dueño ha enviado al objeto unas fotos suyas llevando las botas nuevas y debe decir que está espectacular con ellas puestas. el Dueño está deseando atas al objeto con ellas y sigue diciendo que las llevará puestas todo el tiempo que esté sirviendo al Dueño.
dice que el olor es muy intenso a cuero y que son muy cómodos. el Dueño va a usarlas a su antojo y criterio. y será El quien deja al objeto llevarlas. en el fondo todo es así, todo pertenece al Dueño y es El quien permite al objeto usarlas.
por la mañana el objeto volvió a asistir a una procesión de egos, pero eso ya viene siendo habitual. es el precio que hay que pagar por vivir en un mundo humano. sin embargo el control del Dueño lo hace cada vez más llevadero y soportable.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega

día 3021 de esclavitud, 993 de castidad

el Dueño ordenó al objeto hace unas semanas que añadiera cada día con el blog un comentario de los videos que ha hecho cada vez que esto ha ido a madrid. ayer visionó los videos de hace ocho años, del mes de julio. en ellos esto aparece momificado y sometido lamiendo las botas del Dueño, pero hay un par de ellos que muestran al objeto atado a una silla con cuerdas, llorando mientras el Dueño habla y le va diciendo cosas que lo van hundiendo cada vez más. la sorpresa vino cuando, escuchando, lo que el Dueño decía es justamente lo que le dice al objeto cada vez que hablan. en esos videos el Dueño trata al objeto como eso, como un objeto, cuando esto no tenía ni en mente llegar al estado en que se encuentra ahora. sí que recuerda el llanto y sí que recuerda que ese fue el momento en que se rompió, y un único pensamiento ocupaba su mente: “había llegado a casa”. recuerda que fue entonces cuando se convirtió en propiedad del Dueño y en que ya no tendría que buscar más. el llanto no era tanto de dolor cuando de liberación, de todo el sufrimiento acumulado pensando que nunca llegaría a realizarse como esclavo y que nunca sería encontrado por ningún Amo que lo conociera hasta el punto de romperlo y obligarlo a destruir ese caparazón que se había construido para poder sobrevivir en un mundo al que ahora sabe que no pertenece.
viendo el video el objeto descubrió que el Dueño siempre ha estado donde ha estado ahora, que El no se ha movido sino que ha llevado al objeto magistralmente hasta ponerlo en la posición en la que está. poco a poco, pacientemente, ha ido venciendo sus resistencias y ha hecho que se enfrente con su auténtica naturaleza, con lo que es realmente. ya entonces sabía lo que esto era, antes incluso de que el objeto pudiera llegar a formularlo o a imaginarlos. por eso El es Superior, y por eso El lo merece todo.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3020 de esclavitud, 992 de castidad

esto confesó durante la semana que se había tocado, sin llegar a nada, pero que se había tocado sin permiso del Dueño, así que el Dueño ordenó justamente un castigo para el objeto y hoy era el día para llevarlo a cabo. el Dueño ordenó a esto que se pusiera las botas compradas en el último viaje, el collar de cuero ancho y mordaza de cinta americana. durante la primera media hora esto se pondría las pinzas, se metería el buttplug y se pondría un antifaz, para no ver, tras lo cual se ataría las manos a la espalda con unas esposas de cuero. de tres a tres y media esto estaría aislado y esposado, sin hacer nada, centrado en el Dueño y reflexionando sobre lo que había hecho. luego se quitaría las esposas y estaría una hora con las pinzas y el buttplug puesto y luego media hora más sin las pinzas. cuando pasara el tiempo esto se quitaría el buttplug pero seguiría con el collar y la mordaza toda la tarde, en silencio. por supuesto el Dueño no habló de la jaula porque eso se da por supuesto que la lleva siempre.
a las siete y media de la tarde el objeto se sacaría la leche golpeándose con la fusta, como en las dos ocasiones anteriores. cuando el Dueño dijo esto el objeto suplicó que le permitiera cumplir el castigo sin esa parte. no tenía miedo al dolor, sino a la sensación que tiene últimamente cuando se ordeña. a pesar de no tener orgasmo y ser doloroso, le recuerda demasiado al objeto su antiguo ser humano y el sentimiento de repulsa y rechazo es muy fuerte. de hecho el peor castigo que podría infligirle el Dueño al objeto es masturbarse o mantener relaciones como un humano. para esto sería catastrófico. no es capaz de imaginar una pena que mereciera tal castigo, pero eso no le corresponde al objeto, sino al Dueño.
llegada la hora comenzó el castigo. desde el principio fue radical. ya sólo meterse el buttplug, y las pinzas fueron para el objeto como una forma de transportarse a la celda en presencia del Dueño. cayó en profundo subspace desde el primer instante. fue radical, intenso, profundo. esto perdió cualquier rasgo de humanidad. era de pronto solo un objeto, a merced del Dueño incluso en la distancia. siguió los pasos establecidos por el Dueño y no hubo nada más que Su Autoridad, Su Control, Su Presencia.
la verdad es que esto se sentía mal por haber suplicado al Dueño que no se ordeñara. no tenía derecho a hacerlo. un objeto, un buen objeto, obedece, acepta las órdenes sin rechistar, sin protestar y sin negociar. el Dueño ha dicho que el fin del castigo es restituir el alma del objeto una vez fallado y por eso lo hace, así que esto suplicó estar media hora más con el buttplug.
entre una cosa y otra fueron tres horas de castigo y esto agradeció todas y cada una de ellas. al principio, como siempre, las pinzas dolieron pero pronto se integró el dolor. llevaba un buen rato cuando el objeto tuvo un retortijón fuerte así que tuvo que ir al baño, sacar el buttplug y dar de vientre, pero luego volvió a metérselo. en este tiempo el objeto confirmó una cosa, que no es lo mismo estar en silencio que estar amordazado, ser célibe que estar enjaulado y follar a tener un buttplug metido en el culo. porque de lo que se trata es de que sepas que nada de eso lo controlas tú ya. es de alguien que está por encima tuya y que es tu Amo y Dueño. el efecto de todo esto es que, al final de la tarde, el objeto estaba más roto que al principio, roto en sentido positivo, en sentido de romper la voluntad, la creencia de que eres independiente, roto el ego y roto cualquier deseo de independencia, individualidad y separación. cada conversación con el Dueño es como una gotita que va perforando la mente del objeto. castigos como el de hoy son perforadoras que arrasan con todo y que dejan la mente del objeto completamente rasa, dispuesta para que el Dueño trabaje en ella y haga con ella lo que quiera. cualquier resistencia, fruto de la fantasía o de la distancia, o de vivir en la creencia de que era humano del objeto, ha desaparecido hoy. gracias Dueño
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3019 de esclavitud, 991 de castidad

el lavado de cerebro existe, es posible, el objeto lo ha experimentado. la alienación es un hecho que se ha producido a lo largo de la historia, las religiones, las ideologías, los sistemas políticos…. los ejemplos de instituciones que limpian la mente de los ciudadanos y los convierte en súbditos se multiplican sin cesar.
parecía que esa etapa había pasado pero ahora la alienación sigue vigente pero más encubierta, disfrazada, oculta. es mucho más sutil.. irónicamente el objeto se ha dado cuenta de ello cuando ha sido esclavizado por el Dueño, cuando lo ha sometido profundamente y le ha quitado su “libertad”. sólo entonces el objeto se ha dado cuenta de que eso era mentira, de que pensaba que era libre pero no lo era, de que realmente estaba alienada cuando pensaba que era libre y se ha vuelto libre de verdad cuando el Dueño lo ha esclavizado.
en el fondo la sociedad llama libertad a un montón de obligaciones impuestas que no deseas y que son una carga que te lleva a la infelicidad. son los barrotes de la jaula que te aprisiona sin saberlo. cuando eres inferior, y sobre todo, cuando aceptar que lo eres, esos barrotes desaparecen y los metálicos de la jaula donde te encierra el Dueño no lo son en absoluto. desde que tiene memoria el objeto no recuerda una etapa de paz y tranquilidad más prolongada que estos ocho años en los que ha sido propiedad del Dueño. eso debe significar algo.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3018 de esclavitud, 990 de castidad

“No eres nada. No tienes derecho a nada. Eres inferior a mis botas”. estas frases son típicas del Dueño últimamente. las repite siempre que tiene ocasión y al principio eran como un taladro que perforaba la mente del objeto. ahora su efecto es otro. vencida toda resistencia, cada vez que el Dueño dice esas frases son como una riada que limpia cualquier resto de ego que haya crecido en los últimos días. usando una metáfora el objeto se siente ante el Dueño como en una tierra desértica, sin construcciones, sin lugar donde guarecerse. normalmente nuestra mente está llena de barreras, construcciones hechos de ideas, principios y valores donde nos escondemos y que usamos para evitar que nos hagan daño, que nos manipulen, que nos controles. los años de socialización están llenos de estas defensas. el entrenamiento al que el Dueño ha sometido al objeto se ha basado precisamente en destruir esas barreras, en dejarlas en el suelo, precisamente para que El pueda circular libremente por la mente del objeto cambiando lo que quiera, incluyendo lo que desee, eliminando lo que no le agrade. estas frases son su “arma secreta”, aquello que utiliza cuando desea comenzar de nuevo. ante ellas esto está indefenso, impotente, incapaz de actuar, de hacer nada. y una vez dichas el Dueño tiene campo libre. la mente del objeto se vuelve un amasijo informe de arcilla que El va modelando según su gusto.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3017 de esclavitud, 989 de castidad

si el objeto no está atento, si se despista, el ego puede encontrar siempre una grieta por donde hacerse presente. a lo mejor es un conductor que te adelanta violentamente o te pica las luces sin razón, y entonces te nace esa idea de picarte con él y perseguirle para fastidiarle. tal vez puede ser esa persona que tiene un mal día y te habla mal, o no te hace caso y entonces sientes que te está infravalorando o incluso humillantes y te surge la idea de imponerte. o tal vez sea la idea de considerarte superior que el dependiente del supermercado o que el cajero de la gasolinera. pues no. todos ellos son superiores al objeto, están por encima, merecen respeto y esto debe agradecer cualquier humillación venga de quien venga. es cierto que el Dueño ha ordenado al objeto no dejarse pisar, pero se refiere a situaciones del trabajo especialmente. si un conductor te pica las luces no debería el objeto enfadarse. si alguien tiene un mal día, no estás por encima de él. para la mayoría esta afirmación puede resultar chocante, considerar la humillación un valor, pero deberíamos plantearnos los inferiores qué ganamos con lo contrario: ¡conflicto, lucha, una victoria? ¿para qué? ¿qué sentido tiene? ¿cuál es el objetivo? nacimos para servir, para obedecer, para hacer la vida de los Superiores mejor. ¿acaso quieres ser uno de ellos? eso sólo producirá infelicidad. la humillación es nuestro alimento. el problema es que la cultura en la que nos criaron se basaba en “si te pegan, pega”, justo lo contrario a una relación asimétrica bdsm. no está afirmando el objeto que nos convirtamos en sacos de entrenamiento de la mayoría, sólo que no dejes que el ego te diga cómo debes sentirse ni comportarte. tampoco tienes que ir por ahí afirmando a capa y espada que eres un inferior, pero verás lo efectivo que es cuando respondas al del supermercado que te habla mal con una sonrisa y una muestra de educación. los resultados son asombrosos.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3016 de esclavitud, 988 de castidad

es muy curioso como, después del entrenamiento al que ha sometido el Dueño al objeto, la escala de valores se ha invertido, cambiado, transformado. los que parecen poderosos, no lo son a los ojos del objeto. políticos, intelectuales, artistas y gente famosa en general, todos aquellos que la mayoría se vuelven locos por conocer o codearse con ellos, no son nada a los ojos del objeto, o al menos son Superiores por ser humanos, no por ser famosos. la fama y el poder no es lo que ellos creen que es. no tiene poder aquel que se lo dan, sino aquel que lo consigue con su esfuerzo y con sus acciones, como el Dueño. esto le obedece no porque ostente un título, o porque haya vendido muchos discos o pintado un cuadro famoso, sino porque sus acciones han puesto de manifiesto y en evidencia que se merece tal distinción, que tiene la capacidad de transformar vidas, de cuidarla y eso merece respeto y admiración. y ahí está la clave del poder, de que otros hagan lo que uno quiera, en su capacidad de hacer la vida de los otros mejor.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3015 de esclavitud, 987 de castidad

una nueva jornada de doce horas de trabajo, literalmente, comenzando a las nueve de la mañana y terminando a las nueve de la noche. ha sido agotador por el volumen, pero sobre todo por tener que tratar con egos, grandes y prepotentes. esto es lo agotador.
al menos el grupo de Amos&esclavos va creciendo y el objeto aprovecha para poner alguna foto de sus botas y la jaula. saber que alguien que comparte lo que eres está ahí, es gratificante.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

día 3014 de esclavitud, 986 de castidad

aún siente el objeto los efectos del tema de ayer de las botas. eso sabe que cometió una falta comprándolas pero no pudo evitarlo y el Dueño quedó complacido y perdonó al objeto.
hoy esto ha estado algo triste porque aunque las cosas en el trabajo van bien, mantenerlo así requiere demasiada humanidad, demasiada seguridad y decisión, algo que no va en la naturaleza del objeto.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

Ir a la barra de herramientas