botas

botas botas botas

las botas siguen siendo el complemento indispensable para un fetichista. uno puede estar completamente vestido de cuero, pero si lleva unas zapatillas deportivas o unos mocasines, pierde completamente el morbo. nada que ver con el brillante cuero negro de unas buenas botas altas.

sin embargo las botas imponen autoridad, marcan la diferencia, suben la temperatura varios grados. ya he comentado en alguna ocasión cómo para mi no son simplemente un fetiche por si mismo, sino que refieren a mi auténtico y real fetiche: la autoridad. las botas indican seguridad, dominio, control, fuerza y todo aquello que busco en un amo y que encuentro en mi AMO. aquí dos muestras de loo que digo.

motero lamedor

los moteros son tíos duros, subidos siempre en esas máquinas, con sus piernas bien abiertas. por supuesto a mi me gustan más los encuerados, sobre todo de cuero negro. las botas moteras no son precisamente mis preferidas pero no importa, sirven para un apaño…..

….aunque claro, en una situación como esta, todas las objeciones sobran porque con una lengua como esa y un mono como el que lleva, da igual lo que seas y el máquina que manejes….

más de botas ¿por qué no?

no lo puedo evitar, pero además no quiero hacerlo. últimamente lo de las botas me coge mucho. y antes no era así, el cuero era mi fetiche principal y las botas un mero complemento. lo que pasa es que, desde que soy esclavo de mi AMO, lamer sus botas se ha convertido en una señal de sumisión y de sometimiento, de respeto, de entrega, de humildad, de servicio.

entre AMOs y esclavos lamer las botas es el saludo típico, normal, una señal de respeto. creo que entre mi AMO y yo tiene ese significado, pero lo trasciende y se convierte en algo más. el ejemplo más claro es que en cuanto nos vemos y hay posibilidad me arrodillo y besos sus pies, tenga puesto lo que tenga puesto. por supuesto besar unas botas no tiene comparación pero no son indispensables.

en eso reconozco que va copando más aspectos de mi interior, que se va haciendo más fuerte y tomando posesión de más aspectos de mi vida, en que ya el fetichismo como tal pasa a un segundo plano. pero eso no me extraña porque hace tiempo que aprendí que lo que me pone en el fondo, no son los objetos, sino la relación con quien los lleva. unas botas son bonitas, llevadas por un tío autoritario son la hostia…. el cuero es agradable, llevado por mi AMO es increíble

el poder de unas botas

nunca sabe uno cuándo pasará algo que evoque su ser bdsm. hoy estaba hablando con mi AMO y me encontraba en la Plaza de las Ranas, cerca de las terrazas. de pronto mis ojos se fijaron en un tío que estaba allí sentado. no tenía nada de particular, salvo que llevaba unas fantásticas botas vaqueras repujadas. parecía unas sancho, de esas que no tiene un color muy definido porque son como brillantes y tienes matices. además estaba sentado de forma que su pie derecho descansaba sobre su rodilla izquierda, con lo que el pantalón se levantaba y se las veía perfectamente. así, el tio, que era de lo más normalito, se convirtió en un tio morboso, por obra y gracia de unas botas…. ni más ni menos. ese es el poder de las cosas. a veces es una chaqueta, o una gorra, o una camisa….. o unas botas, pero siempre algo puede marcar la diferencia entre ser del montón, o hacerte especial…… claro es que yo siento una especial predilección por las botas y el cuero. un fetiche es algo que evoca una realidad que está más allá del objeto mismo. las botas, por ejemplo, me evocan seguridad, el cuero, autoridad; el latex es morboso por su brillo y su textura y me transmite sumisión. veo a un Amo con cuero, pero me cuesta verlo con latex.
todo esto me lleva a una reflexión aún más profunda, porque aunque siguen fijando mi atención constantemente, ya no necesito que mi AMO lleve cueros o botas para sentirlo como alguien morboso. lleve lo que lleve, siempre me siento obligado a inclinarme ante EL. supongo que eso es obra de su trabajo sobre mi, trabajo que espero dure mucho tiempo.
Ir a la barra de herramientas