botas

FdD honor y valores

el honor es un concepto en desuso. nadie lo emplea, y de ello aquellos que lo hacen son infravalorados y menospreciados. la idea de que todo vale, de que puedes hacer lo que quieras siempre que no te pillen está en la base de las corrupciones, de las infidelidades, del todo vale. es irónico y paradójico que, precisamente aquellos que la sociedad considera pervertidos, los inferiores, seamos los que mantengamos el valor de estas palabras y la moralidad del honor. servir, obedecer, cumplir lo obedecido y aceptar las consecuencias cuando no se hace, elevan moralmente al inferior. lo hacen mejor. para muchos es humillante arrodillarse ante los Superiores, limpiar sus botas, obedecer sus órdenes pero esas acciones hacen de los inferiores seres mejores, moralmente elevados y depósitos del honor de sus Amos. la obediencia y la disciplina pone a prueba el espíritu y la disposición de aquellos que las siguen. es como una especie de dieta, donde hay cosas permitidas y cosas prohibidas, pero siempre hechas para el bien del inferior, para que no se deje llevar por sus apetencias más básicas, más rastreras, para que se eleve por encima, moralmente, aunque existencialmente esté por debajo de los demás. servir con honor es su cometido y hacer que el Amo se sienta orgulloso, ya que es el único que puede sentir orgullo. en ese equilibrio todo está en orden, todo está bien, todo adquiere sentido.

FdD antes y ahora

en el bdsm lo nuevo y lo viejo se unen. aunque es verdad que parece que el SM y las relaciones asimétricas son relativamente nuevas, esto no es así. desde el principio de la historia ha habido relaciones de este tipo. cuando la antigua esclavitud, por ejemplo, algunos esclavos sentían devoción por sus Amos y para ellos hubiera sido peor ser liberados que continuar en su estado de servidumbre. hay casos famosos de esclavos que sirvieron a emperadores romanos de una forma excepcional, incluso disfrutando de mucho poder. epafrodito, por ejemplo, era secretario del emperador nerón. la visión de la esclavitud como algo extremadamente negativo es una construcción de la sociedad contemporánea a partir del siglo XIX. es cierto que no se puede obligar a nadie a pertenecer a otro, pero tal posibilidad, cuando se establece voluntariamente, tampoco debería ser descartada.
es cierto que sí que la vinculación de las relaciones asimétricas con ciertos fetiches: cuero, botas, etc, es relativamente reciente, o eso al menos cree el objeto. relacionar el cuero con el Superior y ciertas botas con su poder y dominio es algo que ha inundado el imaginario colectivo en los últimos años. nos toca vivir donde y cuando nos toca vivir y aceptar los principios y los criterios de cada época. podemos, sin embargo, movernos entre ellos para adaptarlos pero sin olvidar que esto no es nuevo, ni reciente y habría que preguntarse si no está inserto en la propia naturaleza humana.

FdD vasos comunicantes

contrariamente a lo que pudiera parecer, la FdD de hoy no está sacada de una página bdsm ni fetichista. es una imagen cogida de una red social de un motero. cuero y botas no son exclusivos de Amos y esclavos, esto ha quedado muy claro a lo largo de todo este tiempo en el que se ha escrito el blog, pero no hay duda de que existen vasos comunicantes entre unos y otros. independientemente de que te guste el bdsm o no, no hay duda para este objeto de que este motero se siente fuerte, seguro de sí mismo, poderoso llevando esa ropa. es algo que salta a la vista, que es evidente incluso para el más profano. es algo incuestionable. para un fetichista, además, es la ocasión idónea para salivar un poco y para imaginarse de rodillas lamiendo esas botas.

FdD incuestionable

los Superiores tienen una estética, cuero y botas, pero no cualquier cuero ni cualquier botas, sino las de un Superior. el cuero impoluto, brillante, y las botas de serpiente no dejan lugar a dudas, pero es su actitud de autoridad, de seguridad, incluso de prepotencia, la que lo hace Superior. ante Él sólo queda la obediencia incuestionable, indudable, absoluta.

el inferior se encoge, se reduce, cae a ras de suelo y no puede sino mirar desde abajo algo tan insigne y elevado. ya no hay exigencias, ni palabras de tú a tú. ante El sólo se puede suplicar, humillarse, someterse. está por encima, es casi un dios.

FdD tío duro

los moteros pertenecen al mundo bdsm porque es una de las pocas veces donde llevar cuero en público no sólo no resulta extraño sino que está justificado. aparte de cargar con toda la mitología del jinete solitario en una cabalgadura de metal, independiente y solitario; cuando descansa muestra su soledad y su autonomía. a veces los han comparado como modernos caballeros andantes. sin llegar a tanto no hay duda de que son el último reducto de tío duro y autosuficiente.

FdD nada se escapa

la mayoría de los encuentros entre Amos y esclavos son esporádicos, temporales, sesiones de unas horas, encuentros a veces superficiales, si puede existir eso en el bdsm. sin embargo en un entrenamiento prolongado se llega a un punto en el que las ataduras ya no son necesarias. el control del Amo las hace superfluas. educado en obediencia cada vez más profunda se llega a un punto en el que no obedecer se hace imposible. ¿para qué las ataduras entonces? sólo para el disfrute el Amo, porque a El le gusta. no hay otra razón.
llega un momento en que todo es por y para el gusto del Dueño: lo que el inferior lleva, cómo se comporta, lo que dice, cómo actúa. nada se le escapa porque El se vuelve el centro alrededor del que gira toda la vida del inferior.

FdD suplir

desde robert maplethorpe, una recurso recurrente es presentar el mundo lederón y bdsm en un entorno normalizado, cotidiano, burgués. también es un tópico que los Amos son gente de la clase alta. no es necesariamente así, pero es fácil hacer la relación porque un Amo Dominante suele mostrar comportamientos y maneras elevadas. es difícil considerar Superior a alguien soez o maleducado, por eso esto cree que la Superioridad puede llegar a suplir la falta de educación.

FdD iguales pero diferentes

para los fetichistas, el fetiche es lo primero, lo principal. si es una prenda, como unas botas, llevarlas se convierte en una necesidad. lo curioso de los fetiches es que sirven para Superiores e inferiores, ambos sienten predilección por ellos. en el caso de la imagen de hoy el Superior se la muestra al inferior para que las lama y adore, para que se someta a ellas. la vista del inferior se centra en ellas y bajo ellas vive y obedece.

FdD ortodoxia

¡qué contradicción! frente a la imagen de ayer, que esto no podía dejar de ver a un inferior, hoy el objeto no puede dejar de ver a un Superior., aunque sólo vea a una parte de él. es el cuero, el material. hay una diferencia, una gran diferencia. tal vez no sea el modelo más ortodoxo para un leatherman, pero las botas, las cremalleras estratégicamente colocadas… todo habla de un Amo descansando, esperando a su próxima presa.

FdD cuando el cuero lo inunda todo

cuando el cuero lo inunda todo. cuando se convierte en la armadura de un Superior, entonces el inferior está perdido. no tiene nada que hacer porque no haya nada que pueda hacer. la lucha es inútil, es superior a las fuerzas del inferior. no podrá resistirse. lo embriagará con su olor, lo cegará con su brillo y caerá bajo su poder.

FdD complementariedad

a veces el objeto no consigue comprender como ciertos elementos combinan tan bien, hasta el punto de que parece que fueron creados el uno para el otro. eso ocurre con el cuero y las botas y también con los Amos y esclavos, o los Superiores e inferiores. el bdsm tiene mucho de complementariedad, de simbiosis. cuando perdemos esta perspectiva empiezan los problemas pero cuando la tenemos presente todo cobra sentido, y brilla una luz extraña, como el reflejo en el cuero de la imagen de hoy.

FdD botas poderosas

cuero y botas, combinación ganadora. las de hoy son las de un Amo, sin duda, un esclavo no debería llevar esas botas porque aunque son lisas, al ser tan puntiagudas y con el tacón tan marcado muestran un poder, una autoridad que sólo un Superior debe tener. las botas en sí son una provocación, un anuncio, una declaración de “Aquí estoy yo y debes servirme ¿Para algo?”. son poderosas y un inferior no puede tener ese poder.

FdD relación proporcional

en la mente de eso hay una relación directamente proporcional entre la dureza de las botas de un Amo y su fuerza como Dominante. la altura, la dureza del cuero con que están hechas, lo brillantes que lucen, todo eso refleja la Superioridad del Dominante. no es normal ver unas botas desde esta perspectiva, mostrándolas al inferior, pero éste, en cuando ve la suela, sabe que son las botas que le controlan, que lo mantienen sujeto, porque son unas botas que marcan, que dejan huella, que no permitirán que ningún ego se ponga por encima.

FdD grave error

la vida de los Superiores es complicada, siempre eligiendo, siempre gobernando y llevando a sus inferiores por el buen camino, haciendo que ellos sea realicen mediante el servicio y la obediencia. es normal que a menudo lleguen cansados y agotados. algunos inferiores pueden tener la tentación de que, en ese momento precisamente, les dediquen atención, posiblemente porque han estado fuera todo el día. entonces se comete un grave error. ningún inferior merece atención nunca, el Superior se la da si lo desea. la manera correcta de actuar es facilitar la vida al Superior, darle reposo, hacerle descansar, y sólo si El así lo ordena, ponerse a su servicio, o bien quitándole las botas, preparándoles un baño o sirviéndoles sexualmente dándoles placer. un inferior no exige nada, no pide nada, porque en el fondo no merece nada. todo en su vida es un regalo de los Superiores.

FdD derecho natural

Amo, Señor, Dueño, son expresiones para expresar una realidad que fundamenta este blog, y la vida del objeto, que algunos son Superiores a otros y que han nacido para ser obedecidos. el cuero, las botas y el bastón de mando o fusta, son los símbolos de su poder, de su Superioridad. Ellos tienen la autoridad y el derecho de controlar a los inferiores, es su derecho natural aunque no de todos los inferiores. el Amo puede llegar a tener un poder absoluto sobre los inferiores, pero aquellos que son de Su propiedad. hasta ese momento los inferiores tienen cierta “autonomía”, que no libertad. un inferior sabe que no podrá ser feliz hasta que no pertenezca a un Amo pero no cualquier Amo sino aquel que desarrolle sus potencialidades, aquel cuya fusta coincida con la espalda del esclavo.

Ir a la barra de herramientas