bondage

FdD enjaulado

si ayer hablábamos de un fetiche que ha estado desde el principio del blog, hoy nos referimos a uno que apareció de pronto, pero que ha adquirido una importancia fundamental y decisiva en la vida del objeto: la jaula de castidad. cuando esto comenzó en el mundo bdsm no se hablaba de la castidad como un fetiche, y mucho menos se podían comprar jaulas de metal o de plástico. sin embargo con el paso del tiempo su uso se ha generalizado y ahora no hay tienda dedicada a estas cuestiones o sex-shop que se precie que no tenga entre su oferta una jaula. pocos objetos expresan con mayor precisión la sumisión y el sometimiento a otra persona, en este caso el o la que tiene la llave de la jaula. la castidad tiene infinidad de connotaciones, desde las clásicas religiosas hasta las más actuales de bdsm. al final y en el fondo, la jaula de castidad no es más que una forma de bondage, muy elaborada pero bondage al fin y al cabo.

FdD inmovilidad

aparentemente el inferior no está realizando ningún tipo de ejercicio físico. está ahí tumbado sin nada que hacer. sin embargo esto sólo es aparente porque el cuerpo está construido para estar constantemente en movimiento, en acción. estar quieto es algo que cuesta muchísimo, porque es una forma antinatural de estar. incluso cuando aparentemente estamos quietos de pie, el cuerpo se está balanceando, a veces imperceptiblemente, para mantener en equilibrio. somos seres en constante movimiento. por eso es tan difícil, e incluso angustioso estarse quieto e inmóvil y eso requiere un fuerte entrenamiento más mental que físico. todas las grandes tradiciones místicas convierte la inmovilidad en uno de sus mayores logros y objetivos. en el bdsm también lo es, especialmente cuando eres tratado o aspiras a convertirte en un objeto, pero se consigue por otros medios, tal vez más radicales, como el bondage severo. aunque lo veamos así, este inferior está realizando un esfuerzo enorme, aunque sea mental y no físico. su cerebro le envía constantes mensajes de que debe moverse, actuar, liberarse. conseguir acallarlo es su objetivo, su fin. si lo consigue o no tampoco depende de él. en ese estado, nada depende de él. cuando deje de luchar, aceptará que no tiene sentido hacerlo, se rendirá, se romperá, dirían otros; pero en cualquier caso es en ese momento, cuando empezará realmente a estar quieto. esta es una de las pocas ocasiones en las que el cuerpo le dice al cerebro lo que debe hacer y no al revés.

FdD la gran verdad

una de las cosas más excitantes del bondage es el sentimiento de indefensión que produce. cuando un inferior está atado experimenta la situación de que no controla su entorno, nada de lo que le pasa. podrían golpearle, pegarle, insultarle, incluso matarle y él no podría hacer nada para evitarlo. para muchos es una sensación inaguantable, sobre todo para algunos Superiores, pero los inferiores la buscamos desesperadamente porque pocas cosas expresan mejor la naturaleza de un inferior que ese sentimiento de indefensión. si además como es el caso, se añade el cuero, entonces podemos afirmar que las sensaciones se multiplican. bien sea con cuerdas, cadenas o esposas el resultado es el mismo: comprender y comprobar que no eres nada y que dependes de los Superiores para existir.

FdD nada se escapa

la mayoría de los encuentros entre Amos y esclavos son esporádicos, temporales, sesiones de unas horas, encuentros a veces superficiales, si puede existir eso en el bdsm. sin embargo en un entrenamiento prolongado se llega a un punto en el que las ataduras ya no son necesarias. el control del Amo las hace superfluas. educado en obediencia cada vez más profunda se llega a un punto en el que no obedecer se hace imposible. ¿para qué las ataduras entonces? sólo para el disfrute el Amo, porque a El le gusta. no hay otra razón.
llega un momento en que todo es por y para el gusto del Dueño: lo que el inferior lleva, cómo se comporta, lo que dice, cómo actúa. nada se le escapa porque El se vuelve el centro alrededor del que gira toda la vida del inferior.

FdD frustrante y delicioso

el inferior es una propiedad de un Superior, se somete a El. somete su libertad de movimientos, su sexualidad, sus pensamientos y al final su propia voluntad. el bondage, la castidad, todas las prácticas sexuales no son sino manifestaciones, expresiones de esa sumisión.
de todas las formas posibles de mostrar esa sumisión, tal vez sean la privación sensorial y la camisa de fuerza las maneras más efectivas de quedar indefenso. con la primera se anulan los sentido, con la segunda el movimiento. la indefensión queda en evidencia y se hace patente.
lo que más llama la atención de la imagen de hoy, tal vez por el momento de entrenamiento en que se encuentra, es el collar ancho que mantiene la cabeza firme y casi privándole de la respiración. el inferior ni siquiera puede mirar hacia abajo, manteniendo la mirada recta, la cabeza completa. tiene que ser muy frustrante, y a la vez delicioso, encontrarse en esa situación.

FdD proceso de humillación

hay muchas formas de humillación y todas sirven para alimentar al inferior. la humillación es algo muy subjetivo, lo que puede ser humillante para uno puede no serlo para otro, pero hay cosas evidentemente humillantes para todos. para cualquier inferior , sea quien sea, estar desnudo, encadenado y obligado a comer a la intemperie como un perro, tiene que ser forzosamente humillante. pero el proceso es el miso, primero humillación que afecta al ego. hay una lucha y luego viene la aceptación de que las cosas no sólo son así, sino que deben ser así.

FdD sin engaños

los espejos producen un efecto devastador en el esclavo porque le permiten ver la image de sí mismo que no tenía. la primera vez que lleva una mordaza, que le ponen una capucha, el latex o el cuero. verse en un estado inferior marca, y mucho. el espejo te devuelve lo que eres y permite ver lo que sientes, las ataduras, el cuero o la goma. no puedes esconderte de tu imagen, de lo que eres. el espejo no engaña porque ahí ves tu auténtica realidad.

FdD principio de objetificación

la inmovilización física es el estado último de un objeto. la vida humana es movimiento y pocas veces, ni siquiera durmiendo, los humanos se están quietos. forzar la inmovilización es algo que aleja de la humanidad, es el principio de la objetificación. el bdsm sabe mucho de esto y una de las prácticas más fuertes y radicales es la momificación. bien sea con latex , cuero o cinta americana, los inferiores objetificados deben permanecer inmóviles. pero esto no es suficiente. una capucha que prive de los sentidos ayudará a que el inferior se centre en su interior y vaya en un viaje a su mundo interior, un viaje de descubrimiento hacia su propia naturaleza.

FdD fantasías

el Dueño tiene una fantasía desde el primer momento, desde el primer viaje. le comentó al objeto que siempre soñó con tener un sitio donde poder llevar al esclavo y lo mantuvieran almacenado mientras El estaba en el trabajo. la imagen de hoy le ha recordado esta fantasía del Dueño. el tiempo ha pasado y ahora no es necesario esa fantasía porque el Dueño lo ha realizado. ahora no tiene que llevarlo a ningún sitio, porque lo puede hacer en su propia casa. es cierto que aún no tiene la mazmorra completamente montada, pero la puede tener en cualquier momento y entonces podrá tener así al objeto, enjaulado, sin rostro, inmóvil e indefenso.

FdD sobreponiendo

todo en la vida es un proceso y lleva sus pasos. en una sesión, en un encuentro en que el Superior usa al inferior, cada cosa que le va poniendo es un símbolo del proceso de sumisión. primero son las cuerdas, que lo atan, luego la cadena que lo convierte en propiedad y por fin la mordaza que le priva de la voz, de opinión, de decisión, de protesta. como si de una cebolla se tratara cada cosa va metiendo al inferior más hacia su interior, hacia lo más profundo, hacia su auténtica naturaleza.

FdD camino del objeto

pocos podrán entender la motivación de alguien para convertirse en algo. lo que se les escapa a todos es que ese algo nunca fue alguien, sólo lo parecía. la confusión es tal común que la mayoría de los objetos no saben que los on y se les enseña a comportarse como humanos, creyendo ellos mismos que forman parte de la humanidad. sin embargo todo objeto que se comporta como un humano sabe que algo va mal, que algo no funciona incluso si va cumpliendo etapas y consigue el éxito entre los humanos, su insatisfacción no hará sino aumentar. cada vez se sentirá más triste, solo, deprimido.
si es afortunado, muy afortunado, un Superior lo encontrará y le abrirá el camino de su auténtica naturaleza. tal vez la puerta de entrada sea el cuero, o el latex, o la sumisión, o el bondage, pero poco a poco irá dando pasos, añadiendo cosas y prácticas, hasta que llegue al momento culminante, aquel en el que, por primera vez, sea externamente un objeto, inmóvil, sin rostro.
entonces se le abrirá al objeto todo un mundo nuevo, una serie de perspectivas que no había podido imaginar, toda una nueva realidad

FdD terminología

antes el objeto hablaba de Amos y esclavos, de Dominantes y sumisos, pero ahora la terminología más adecuada cree que debe ser Superiores e inferiores. son unas palabras genéricas pero que expresan muy bien esa distinción desigual que estructura cualquier tipo de relación.
un inferior profundo no tiene rostro, ni debe usarlas más que para dar placer. esa inactividad es propia de inferiores porque sólo deben obedecer, y por tanto, usar las manos para cumplir lo que dese el Superior. y precisamente por esa obediencia el inferior siempre debería estar de rodillas. esa es la prueba de su sumisión.

FdD hogar vs. casa

no es lo mismo una casa que un hogar. con el paso del tiempo y el entrenamiento, el objeto ha empezado a considerar que, aunque vive en una casa, su verdadero hogar es una jaula como la de la imagen. para muchos puede ser deprimente, pero es porque aún luchan contra su naturaleza inferior o porque no tienen esa naturaleza. encerrar en una jaula a un Superior es algo antinatural, pero hacerlo con un inferior es lo normal, lo obvio, lo evidente. sólo así, viviendo encerrado, podrá el inferior desarrollar toda su potencialidad, llegar a su plenitud y ser feliz.

FdD ausencia de control

la dependencia del inferior con respecto al Superior es, o llega a ser, absoluto, de forma que una sola palabra del Amo puede ser la diferencia entre estar bien o sumirse en la más profunda depresión; vivir eufórico o llorando por los rincones. el Dominante hace sentir al inferior esa sensación de dependencia y poder, a menudo con prácticas extremas, como el breath control, que nunca debe practicarse en solitario. llevar al sumiso al extremo le hace darse cuenta de lo poco que controla su entorno, su vida, lo que le rodea.

FdD enjaulado

a veces el objeto tiene la fortuna de encontrar una imagen que exprese lo que desea para su vida y lo que el Dueño desea igualmente. la de hoy es una de esas imágenes. el objeto podría vivir en esta jaula, o al menos pasar grandes períodos de tiempo. es lo que en el mundo bdsm se llama un gimp, un objeto con una piel de latex

Ir a la barra de herramientas