bondage

FdD comodidad

pudiera parecer que el inferior está cómodamente tumbado, esperando a que le den placer. sin embargo, si nos fijamos un poco, vemos que no es una postura voluntaria, ya que sus manos están encerradas por sendos mitts, y las muñecas sujetas al collar que lleva por agarres. además la capucha se cierra fuertemente sobre su cabeza, respirando exclusivamente por el tubo que tiene en la boca. muchas veces ocurre eso: que algunos piensan que ser inferior es lo más cómodo, porque todo el trabajo lo tiene que hacer el Amo. si bien es cierto que la responsabilidad de los Superiores en una relación D/s es mucho mayor, también es cierto que los inferiores ponemos mucho en ella y nuestra misión, nuestro sentido, nuestra razón de ser, siempre es obedecer a los Superiores, pase lo que pase, y nos sintamos como nos sintamos. no podemos esperar que nuestro humor coincida con el del Amo, por ejemplo, para servirle sexualmente; y en muchas ocasiones preferiríamos quedarnos en la cama o en el sillón antes que obedecer lo que ordenan, pero eso no son más que tentaciones del ego para desobedecer, para sacarnos del camino de la sumisión y la obediencia. tal vez el inferior de la foto no quiera estar así, no desee estar así, y no sería extraño que mantener esa postura mucho tiempo le produjera cierto dolor. pero es que sus deseos no importan, lo importante son los deseos del Amo, lo que El quiera sea cómodo o no. si alguien comenzó este camino por comodidad, mejor que lo abandone lo antes posible.

FdD consentimiento

a veces uno se encuentra con una escena y no sabe exactamente lo que está pasando, y esta es una afirmación para la vida en general. en la FdD de hoy, por ejemplo. vemos a dos sumisos atados. uno de ellos tiene en su boca la cuerda del otro, pero no sabemos si lo está liberando o justamente está haciendo lo contrario, atándolo. en estos casos, y nuevamente esto es aplicable a la vida, el contexto es lo que nos marca la dirección de la refleción. si estuviéramos, por ejemplo, viendo una película de policías o de secuestros, podríamos afirmar que son dos secuestrados que están liberándose. sin embargo en un contexto bdsm afirmaríamos justo lo contrario porque el bondage es deseado, querido y suplicado por los sumisos, por los inferiores. como práctica es tremendamente excitante, y no siempre se puede conseguir un Amo experimentado que lo haga. podría decirse que son dos esclavos, que al no tener un Amo cerca se ayudan mutuamente para poder disfrutra de su fetiche.
lo importante de todo esto es la reflexión de lo voluntario. mientras que en el mundo normal atar es un acto agresivo, en el bdsm también lo es, pero es aceptado por los participantes como algo deseado y querido. esa es la diferencia entre el bdsm y el abuso, el consentimiento, explícito o implícito de los participantes.

FdD He is my Master

moteros y rockeros tal vez sean, junto con el bdsm, los que más usan el cuero y son ellos precisamente los que vincularon este material con “chicos males”; y la mejor forma de tener a un chico malo es esposarlo. defensores a ultranza de la libertad, las esposas en un motero o en un rockero deben arderles en las muñecas, pero son necesarias para que aprendan que el único Amo es aquel que tiene la llave de esas esposas. el proceso es largo: primero lucha, luego rechazo, mezclado con súplica, al final la aceptación y la sumisión. merece la pena todo el esfuerzo. al final la chaqueta sólo debería poner “He is mi Master”.

FdD intoxicante

sobredosis, estimulación, exceso, son palabras que le viene a la mente al objeto viendo la FdD de hoy. Amo y esclavo en cueros. sometiendo y sometido, en cueros. el inferior está completamente indefenso y no sólo porque está atado sino especialmente porque está amordazado y con una especie de capucha que le impide ver. está limitado en su voluntad y en su capacidad de acción. todo cuero, cabeza, cuerpo y extremidades. en esa habitación el olor a cuero debe ser intoxicante.

FdD ley

muchos Amos y Superiores tienen consideraciones “morales” con sus inferiores. temen hacerles daño, sienten pena. incluso siendo comprensible en cierto sentido, no tiene justificación. un Superior debería preocuparse de dañar a un inferior sólo en el sentido en que teme esrtopear un coche nuevo o no usar adecuadamente el último electrodoméstico. fuera de eso los inferiores esperamos ser usados, a veces sin compasión, y sentimos cierta decepción por algunos Amos que son demasiado “considerados”. no significa esto que los juzguemos, al contrario, la decepción viene por pensar que tal vez el Superior crea que no podemos ir más allá, que no somos capaces de soportar más cosas, que no podemos servirles como Ellos merecen. en cualquier caso hay una segunda reflexión. son Ellos quienes llevan las riendas, y son Ellos los que ponen el límite, hasta donde llegar. Ellos son los que deciden, nosotros sólo obedecemos. esto lo resume todo. esta es la única ley sagrada del bdsm.>

FdD liberación II

cuando por fin te has liberado, si eres un inferior, algo cambia en tu interior. te das cuenta de que ya no puedes hacer una serie de cosas que antes considerabas “naturales” y empiezas a hacer cosas “de forma natural”, que antes eran forzadas. te das cuenta, por ejemplo, de que hablas menos delante del Superior, porque tu opinión no es importante a menos que El la pida. tu iniciativa desciende, porque ahora obedeces en vez de decidir. tu sexo debe desaparecer, porque es prerrogativa de los Alphas, de los Superiores, de los auténticos hombres y tú estás por debajo de ellos. y empiezas a inclinar tu cabeza, primero porque aumenta tu humildad, y segundo porque el mundo no tienen nada para ti, porque empiezas a verlo con los ojos del Amo. Él te dice qué, cómo, dónde, cuando. no necesitas saber el por qué.

FdD oculto

la puerta por la que se entra al bdsm es el placer, pero la estancia en la que se vive es el dolor. todos nos acercamos a este mundo guiados por nuestra entrepierna, y algunos se quedan ahí. sin embargo cuando avanzamos y nos damos cuenta de lo que va esto, comprendemos que es un camino de crecimiento y nada crece sin cierto dolor, especialmente cuando una parte fundamental de ese crecimiento es erradicar todo lo aprendido anteriormente. muchos están tan aferrados a esos principios y valores que es muy doloroso quitarlos. otros lo están menos y no duele tanto… pero siempre duele. tiene que ser así, no hay otro camino. es como cuando uno hace deporte. el dolor está, pero tiene sentido y merece la pena. quien se acerque al bdsm sólo para gozar, al menos para gozar con el placer, sólo se quedará en la superficie, en lo anecdótico y accesorio. lo realmente importante está oculto por lágrimas, gritos, dolor y humillaciones…. pero es infinitamente más placentero que nada que hayas experimentado en tu existencia.

FdD liberación

la liberación tiene muchas dimensiones. está la más evidente, cuando alguien sale de la cárcel, por ejemplo, o termina un periodo en el que sus derechos han sido restringidos. pero también existen otras situaciones en las que utilizar esta palabra, por ejemplo cuando te quitas una preocupación o una carga de encima. cuando pagas la hipoteca o un préstamo, y cuando por fin desaparece algo que te molestaba o incordiaba. en el bdsm también existe un momento de “liberación”, pero es, extrañamente, cuando pierdes tu libertad, cuando te rompes y aceptas tu condición y tu naturaleza, contra la que has luchado durante casi toda tu vida. aceptar definitivamente lo que eres y entregarte al Superior que te ha llevado hasta allí es una experiencia alucinante que todo inferior debería tener. es una auténtica liberación.

FdD desmonte

el bdsm, la esclavitud voluntaria, es la desnudez absoluta, el abandono de todo. el proceso de entrenamiento es un proceso en el que vas renunciando, o te van quitando, como capas, todo lo que te han añadido y que realmente lo que hacía era ocultar tu auténtica naturaleza. ideas, prejuicios, precomprensiones, valores, pensamientos…. todo debe ir desapareciendo para quedarte desnudo, frente a lo que eres de verdad. es básicamente un proceso interno, pero no hay nada interior que no se refleje externamente. del interior al exterior y viceversa. por eso las mazmorras tampoco son lugares excesivamente decorados o adornados. son funcionales y austeros. nada debe despistar al inferior del dolor, el sufrimiento y las enseñanzas del Superior. en cierta medida se convierte en una especie de monje, pobre, casto y sobre todo obediente.

FdD proteger y servir

el bdsm está llena de sorpresas, de hechos que nos mueven los cimientos de aquello que creemos firme y estable. la FdD de hoy es un ejemplo. un policía esposado es una contradicción, una ironía que sólo es justificable dentro de una relación D/s porque aunque la estética es importante, lo realmente crucial es el interior. puede estar cubierto de cuero, completamente pero por dentro no es más que un inferior que es consciente de que debe estar esposado, atado, sometido, que no tiene derecho a tener autoridad. ahí está la clave, tal vez en el resto de su vida sea efectivamente un policía, que debe ejercer un poder para el bien de la ciudadanía, pero en el fondo, y tal y como dice ese lema famoso por las películas, la policía de los ángeles, está para “proteger y servir”. los extremos se tocan, por eso tiene todo el sentido afirmar que un policía es un servidor.

FdD combinaciones

el silencio se ha convertido en una necesidad. cualquier Amo que vaya avanzando en el entrenamiento de su esclavo sabe que hay que usar mordazas, en más de una ocasión y a menudo, siempre que se pueda. esta necesidad ha avivado la imaginación de muchos que han creado artefactos tan curiosos como el que vemos aquí, algo que trasciende la mera mordaza. es casi una declaración de intenciones, donde se combina la imposibilidad de hablar con la obligación de tener el cuello estirado y erguido. es una combinación de collar postural y de mordaza estricta. el primero suscita orgullo, ver la vida de frente, afrontar lo que eres con entereza; lo segundo, hacerlo en silencio, sin molestarte en grandes palabras, sin tener que justificar nada, sencillamente siendo tú mismo.

FdD el final

el bondage siempre es necesario, y si pudiera ser permanente, mejor. la razón es que, incluso ya habiendo sido un ser completamente roto, el inferior corre el riesgo de ser engañado por el ego. el ego es un acompañante que podemos tener controlado, arrinconado, marginado, pero que siempre estará al acecho. el inferior, incluso siendo una cosa, es una cosa viva, y todo ser vivo crece, evoluciona, se mueve. cuando deja de hacerlo es cuando empieza a morir, y por tanto ese crecimiento siempre debe ser orientado y controlado por el Amo. el bondage es la mejor forma de que no se desvíe, de que siga en el buen camino. entonces alguien podría preguntarse si el entrenamiento no se acaba nunca. pues no. siempre hay una mejor forma de servir al Amo, de hacer las cosas, de ser mejor. pretender que se ha llegado al final y que se es el esclavo perfecto es otro fruto del ego, es la mayor prueba de que apenas has comenzado el camino de la sumisión.

FdD lucha

todo inferior lucha en algún momento, o en más de un momento, con su naturaleza. se resiste a aceptar lo que es, donde pertenece, a quien pertenece. no es un defecto de fabricación, sino de educación, de tantos y tantos años engañado pensando que es igual a los demás, que tiene derechos, que su opinión cuenta. algunos creyeron algunas de estas mentiras, aunque si se parasen un momento a pensar se darían cuenta de que ninguna de ellas le dio la felicidad, ni un minuto de respiro, más bien al contrario. fueron causa de su malestar, de su tristeza profunda, de un estado de melancolía que apenas conseguían disimular. aceptar lo que eres es muy difícil en estas circunstancias y cuanto más has sido educado e imbuido de estas ideas, peor. por eso algunos se resisten, y luchan y se enfrentan, y se animalizan pensando que este no es el camino, hasta que se rompen y aceptan la realidad. el inferior de la imagen aún no ha llegado a ese punto, pero llegará pronto. las cadenas, las cuerdas, los barrotes que ahora le encierran son realmente un seguro contra él mismo. le ayudarán a encontrarse y entonces, por fin, será feliz, tal vez por primera vez en su vida.

FdD manipulación

el objeto tiene la sensación de que ya ha publicado y comentado esta imagen, pero igual que cuando se tiene una colección amplia de cualquier cosa es inevitable las repeticiones, el objeto es consciente de que tras trece años de blog algunas fotos del día son iguales que alguna ya publicada. sin embargo no puede resistirse a la de hoy porque le ha cautivado el brillo del cuero y del metal, lo aparentemente “normal” que es la foto y sin embargo a la vez lo fuertemente lederona que es. un inferior enguantado y esposado, el sueño de cualquier Amo. todo lector asiduo del blog podrá imaginar las sensaciones que esta situación de indefensión producen en el objeto. lo que pocos saben es que, incluso teniendo la llave de las esposas, es extremadamente difícil liberarse si tienes unos guantes como estos puestos. los guantes protegen pero a la vez limitan la posibilidad de la manipulación fina. el objeto lo ha experimentado y ha comprobado lo difícil que es abrir unas esposas, o hacer cualquier cosa así.

FdD inerte e inmóvil

muchas veces el Dueño le ha dicho al objeto, y así se reflejado en el blog, que quiere un objeto inerte e inmóvil, sin ver, sin hablar, sin poder moverse. por la cantidad de sumisos e inferiores que se encuentran en esa situación a lo largo de la historia del bdsm, parece que no es un deseo poco común, sino que es más frecuente de lo que podemos imaginar. las tiendas especializadas están llenas de objetos que sirven para eso, para privar de la vista, del movimiento, del habla. si creemos en la ley de la oferta y la demanda, que haya esta oferta significa que hay una demanda, que hay Superiores que busca formas de mantener a sus inferiores sometidos, inmovilizados, callados, controlados. la objetificación, por tanto, no es una práctica extraña en el bdsm. pero es que además el Amo ha colocado un látigo sobre el objeto como una especie de ironía. tal vez sea una forma de indicar lo que viene a continuación, lo que le espera cuando lo saque de ese estado. o sencillamente es una forma de dejar claro que para el objeto no es más que eso, un objeto.

Ir a la barra de herramientas