bondage

FdD disponible

una de las características que deben marcar a un inferior es la disponibilidad. si además está bajo entrenamiento o posesión de un Superior, esta disponibilidad debe ser absoluta, completa, radical. normalmente esta disponibilidad debe ser no sólo psicológica y espiritual, sino física también. a veces eso se expresa cuando el inferior, a punto de ser penetrado, él mismo se abre las nalgas como diciendo “aquí estoy, haz conmigo lo que quieras”. menos común es la imagen de hoy. colocado el cuerpo en esta posición el inferior está completamente indefenso, sin posibilidad de protegerse, por ejemplo, de una posible agresión o de un posible golpe. es la confianza más absoluta y radical, la entrega más profunda. otro elemento importantísimo es que el objeto no se resiste. acepta su destino, su situación, su posición. está ahí y no desea estar en otro sitio. sinceramente el objeto lo envidia.

FdD valor

una vez convertido en propiedad el siguiente paso lógico es la objetificación, la deshumanización o despersonalización. como en otras ocasiones uno duda si primero fue lo uno o lo otro. ¿la objetificación te convirtió en propiedad, o viceversa? esa es una discusión bizantina. lo que al objeto importa es que no es más que lo que se ve en la imagen de hoy, un objeto con forma humana, sin rostro, sin capacidad de acción, sin decisión, sin responsabilidad, sin derechos. está a merced del Dueño. ha sido obra suya, porque ha sido el Dueño quien le ha revelado su auténtica naturaleza, el auténtico sentido de su existencia. ha sido el Dueño quien lo ha liberado del ego y quien le ha dado fuerzas para seguir, sirviéndole, obedeciéndole, sometiéndose a su voluntad. en la imagen el objeto ya ni puede comer como un humano, porque no lo es. es el equivalente de que el objeto no pueda hablar libremente o decidir, o incluso mirar directamente al Dueño. ¿cómo podría? el objeto vale menos que las botas del Dueño.

FdD bondage liberador

para un inferior estar atado es estar bien, en paz. si estas atado no puedes hacer nada, y por tanto no eres responsable de lo que te pasa. el bondage transfiere la responsabilidad completamente al Dominante. El es quien ordena, manda, trae, lleva, ejerce el control y el dominio, y eso es precisamente lo que los inferiores necesitamos. últimamente en varios libros el objeto ha leído la idea de que la sumisión es una necesidad de los inferiores, algo que ya sabía, pero que le extraña ver tan claramene escrito en tantos sitios diferentes. es otra forma de decir que algunos hemos nacido para obedecer. y es asi. algunos sólo encontramos la paz, y nos sentimos a gusto cuando cumplimos órdenes y cuando no tomamos la iniciativa, o decidimos. al principio se puede manifestar en un malestar por tener que elegir. otras veces es una paz y una tranquilidad cuando obedecemos. y a menudo, esto que se manifiesta en nuestra vida vanilla, cobra sentido la primera vez que nos atan. entonces se produce la revelación y encontramos nuestro lugar en el mundo, o al menos empezamos a encontrarlo porque sólo cuando seamos completamente controlados por un Superior, descubriremos lo que eso significa.

FdD fallar

la sensación es conocida. algo viene, posiblemente doloroso, porque el Amo así lo desea. al principio intentas huir, es el instinto natural. sin embargo no puedes. estás atado y colgando, tus pies no te responden. lo siguiente es buscar ayuda, suplicarla, gritar. pero tampoco puedes porque una fuerte mordaza llena tu boca impidiéndote emitir prácticamente cualquier sonido. entonces caes en la cuenta de que estás completamente indefenso, dependiente, a la merced de otro, sin posibilidad de escapar o de evitar lo que viene. la única solución, la única salida es aceptarlo, asumirlo y esperar que no dure demasiado y que puedas soportarlo. la alternativa es fallar, fallarle al Amo, fallarte a tí mismo, no ser lo suficientemente sumiso para aceptar que todo ha terminado y que no puedes hacer nada para escapar.

FdD salvado

esta imagen muestra de alguna manera los efectos del entrenamiento del Dueño en el objeto. si hubiera que explicar qué ha hecho el Dueño al objeto, esto diría que le ha dado la paz y la calma existencial. cuando el Dueño encontró al objeto, esto estaba perdido, muy perdido. ya ha comentado en muchas ocasiones que disfrutaba de un cierto éxito social, posiblemente envidiado por muchos. sin embargo, en su interior más profundo, el objeto estaba angustiado y triste. se sentía extraño en todas partes y por lo tanto que no pertenecía a ninguna. nadie se dio cuenta de ello, salvo el Dueño. después de estos años de entrenamiento esa angustia ha desaparecido. el Dueño ha ido desmontando sistemáticamente todas las ideas, juicios y valores que se habían introducido en el objeto durante tanto tiempo y ha ido colocando cada cosa en su sitio. ahora el objeto sabe cuál es su lugar en el mundo, para qué está aquí, para que se levanta cada mañana. y ante eso sólo puede arrodillarse, mostrar las manos atadas y expresar la profunda sumisión y devoción que siente por el Dueño por haberle salvado.

FdD liberación

el bondage es algo más que atar. en algunas ocasiones algunos Amos lo convierten en un arte estético. en otras la funcionalidad prima sobre la visión y las cadenas son preferidas a las cuerdas. en cualquier caso lo que se suele olvidar, si se mira desde fuera, es el efecto que esas ataduras tienen sobre los sumisos, lo que ocurre en su interior. el Dueño lo ha identificado muy bien en el caso del objeto. cuando el Dueño aprieta el nudo de las cuerdas, normalmente alrededor de las muñecas porque es lo primero que ata, el objeto suelta una especie de suspiro, pequeño, casi imperceptible, pero que indica que ha entrado en subspace, que las barreras han bajado y que el objeto se rinde a merced del Dueño. a partir de ese momento el objeto se vuelve un muñeco sin voluntad, obediente y sumiso, sin voluntad. es el momento de “liberación” que producen las ataduras.

FdD lujos y sencillez

un inferior no necesita grandes lujos, ni decoraciones recargadas, ni grandes banquetes. de hecho todo esto sería contraproducente para un inferior. le haría tener la falsa sensación de que vale algo, de que merece la pena. la autocomplacencia y la autosatisfacción son contraproducentes en un inferior, lo lleva al despiste. más bien suele ocurrir lo contrario. cuanto más duro y estricto sea el régimen en el que vive, más profundo es el desarrollo de su sumisión, y de su obediencia. los lujos con contrarios a la inferioridad. un esclavo ni los merece ni los necesita. en el fondo todos lo sabemos, por eso las expresiones y manifestaciones de esos sótanos y mazmorras “oscuras” que tanto nos atraen. los Superiores merecen, por el contrario, todas las comodidades: grandes salones, servicio, decoraciones adecuadas, lujos. es una forma externa de manifestar algo interior.

FdD sugerencias

desde que el Dueño hizo que el objeto de obsesionara con el latex, empieza esto a comprender determinados fetiches, como los relacionados con el pvc o cualquier otro material que sea brillante y “aislante”, como el latex. es, junto con las botas, el segundo fetiche, el del latex, que el Dueño pone al principio de la lista, cuando estaban al final o a mitad cuando comenzó el objeto a someterse al Dueño. esto es una prueba más de que el control del Dueño no se limita a lo puramente exterior. puede hacer que el objeto sienta predilección por tal o cual cosa, según sean sus deseos. basta una orden suya para que el objeto entre por una puerta que, previamente, ni siquiera había visto. ya casi ni es necesaria una orden, una sugerencia es suficiente

FdD oficina

muchas veces hemos hablado de cómo el bdsm invierte las cosas, les da la vuelta y las cambia con respecto al resto del mundo. en este mundo el que parece el jefe puede ser el inferior más profundo, y el de mantenimiento de la oficina, aquel que domina y controla la situación. muchas veces la gente que tiene más poder en el “mundo vanilla” son precisamente los que más se someten, lo necesitan para conseguir el equilibrio de tener tanto poder. en algunos momentos necesitan justo lo contrario, no tenerlo. lo que esto pone en evidencia es que lo que se “esconde” tras estas prácticas no es una cuestión baladí sino un intercambio de fuerzas y de quien lleva las riendas en qué momento. por eso cuando un “poderoso” se somete ocurren muchas cosas en su interior, y en su exterior también. no debemos infravalorar lo que ocurre cuando esto pasa. el bdsm puede ser una experiencia aterradora, transformadora y liberadora…. todo a la vez.

FdD gimps

en el bdsm se ha ido extendiendo el término gimp, del que hemos hablado en alguna parte del blog, como una categoría para hablar de los inferiores más cosificados, menos humanizados, más despersonalizados. suelen llevar capucha y se les ha ido quitando paulatinamente durante el entrenamiento, cualquier tipo de atributo humano. en su forma más radical no se les ve ni un centímetro de piel, y por supuesto mucho menos el rostro, y la práctica más común es la de dejarlos almacenados en algún lugar hasta que el Dominante quiera usarlo de nuevo. el gimp añora estar así, desea estar así, encerrado, aislado, sin hablar, sin moverse más que lo necesario. muchos opinan que un gimp solo puede serlo por definición en un período corto de tiempo, algo que se podría discutir, pero sin duda es una de las formas más radicales de sumisión que existe. sobre decir que el objeto se siente muy cerca de esta definición.

FdD quien vs que

uno de los pilares de la existencia del objeto es que no debería hablar nunca más. pero es que si llevamos eso al extremo, no necesita su cara nunca más, por lo que debería estar encapuchado permanentemente. si la cara es la prueba externa de quien eres no debería mostrarse. de lo que se trata aquí no es de mostrar quién eres, sino qué eres. y la cara oculta tu verdadera naturaleza, no la muestra. por supuesto esto es sólo aplicable a inferiores que han dejado atrás la identidad como humanos. un esclavo, siendo propiedad, debe ser reconocible por su Amo, entre otros esclavos por ejemplo. sin embargo un inferior que ha descendido más, no tiene por qué hacerlo. es sólo algo que es usado y que tiene capacidad de movimiento, por eso puede obedecer, pero poco más. da igual el color de los ojos o los rasgos. por eso muchos Amos afeitan a sus objetos completamente, de cabeza a los pies; o en el caso de los amantes del latex, utilizan el término dron o droide. aquellos que sienten predilección por la hipnosis les hacen borrar los recuerdos. son sólo formas distintas de hacer lo que hace esta capucha: eliminar quien eres para mostrar o que eres.

FdD comodidad

pudiera parecer que el inferior está cómodamente tumbado, esperando a que le den placer. sin embargo, si nos fijamos un poco, vemos que no es una postura voluntaria, ya que sus manos están encerradas por sendos mitts, y las muñecas sujetas al collar que lleva por agarres. además la capucha se cierra fuertemente sobre su cabeza, respirando exclusivamente por el tubo que tiene en la boca. muchas veces ocurre eso: que algunos piensan que ser inferior es lo más cómodo, porque todo el trabajo lo tiene que hacer el Amo. si bien es cierto que la responsabilidad de los Superiores en una relación D/s es mucho mayor, también es cierto que los inferiores ponemos mucho en ella y nuestra misión, nuestro sentido, nuestra razón de ser, siempre es obedecer a los Superiores, pase lo que pase, y nos sintamos como nos sintamos. no podemos esperar que nuestro humor coincida con el del Amo, por ejemplo, para servirle sexualmente; y en muchas ocasiones preferiríamos quedarnos en la cama o en el sillón antes que obedecer lo que ordenan, pero eso no son más que tentaciones del ego para desobedecer, para sacarnos del camino de la sumisión y la obediencia. tal vez el inferior de la foto no quiera estar así, no desee estar así, y no sería extraño que mantener esa postura mucho tiempo le produjera cierto dolor. pero es que sus deseos no importan, lo importante son los deseos del Amo, lo que El quiera sea cómodo o no. si alguien comenzó este camino por comodidad, mejor que lo abandone lo antes posible.

FdD consentimiento

a veces uno se encuentra con una escena y no sabe exactamente lo que está pasando, y esta es una afirmación para la vida en general. en la FdD de hoy, por ejemplo. vemos a dos sumisos atados. uno de ellos tiene en su boca la cuerda del otro, pero no sabemos si lo está liberando o justamente está haciendo lo contrario, atándolo. en estos casos, y nuevamente esto es aplicable a la vida, el contexto es lo que nos marca la dirección de la refleción. si estuviéramos, por ejemplo, viendo una película de policías o de secuestros, podríamos afirmar que son dos secuestrados que están liberándose. sin embargo en un contexto bdsm afirmaríamos justo lo contrario porque el bondage es deseado, querido y suplicado por los sumisos, por los inferiores. como práctica es tremendamente excitante, y no siempre se puede conseguir un Amo experimentado que lo haga. podría decirse que son dos esclavos, que al no tener un Amo cerca se ayudan mutuamente para poder disfrutra de su fetiche.
lo importante de todo esto es la reflexión de lo voluntario. mientras que en el mundo normal atar es un acto agresivo, en el bdsm también lo es, pero es aceptado por los participantes como algo deseado y querido. esa es la diferencia entre el bdsm y el abuso, el consentimiento, explícito o implícito de los participantes.

FdD He is my Master

moteros y rockeros tal vez sean, junto con el bdsm, los que más usan el cuero y son ellos precisamente los que vincularon este material con “chicos males”; y la mejor forma de tener a un chico malo es esposarlo. defensores a ultranza de la libertad, las esposas en un motero o en un rockero deben arderles en las muñecas, pero son necesarias para que aprendan que el único Amo es aquel que tiene la llave de esas esposas. el proceso es largo: primero lucha, luego rechazo, mezclado con súplica, al final la aceptación y la sumisión. merece la pena todo el esfuerzo. al final la chaqueta sólo debería poner “He is mi Master”.

FdD intoxicante

sobredosis, estimulación, exceso, son palabras que le viene a la mente al objeto viendo la FdD de hoy. Amo y esclavo en cueros. sometiendo y sometido, en cueros. el inferior está completamente indefenso y no sólo porque está atado sino especialmente porque está amordazado y con una especie de capucha que le impide ver. está limitado en su voluntad y en su capacidad de acción. todo cuero, cabeza, cuerpo y extremidades. en esa habitación el olor a cuero debe ser intoxicante.

Ir a la barra de herramientas