Archivo Autor: 402

FdD evidente

a veces sobran las palabras, y el objeto cree que esta es una de esas ocasiones. en la foto de hoy, incluso sin cueros, sin botas altas, sin parafernalia, hay control, poder, dominación, sumisión, entrega. el único elemento es un collar que indica quién es el esclavo, pero incluso si no estuviera la cosa estaría clara. a veces nos perdemos en las apariencias cuando lo fundamental está en el interior y es simple, sencillo, evidente: unos nacimos para servir y obedecer y otros para mandar y ser servidos.

día 3217 de esclavitud, 1189 de castidad

pertenecer a un Amo, a un Superior, y tener la suerte de ser entrenado por Él es como vivir una especie de navidad permanente. es cierto que la mayor parte del tiempo el inferior sencillamente espera pero en determinadas ocasiones el Amo da un regalo al esclavo. hoy ha pasado esto con el Dueño. la semana pasada el objeto tuvo que ir al sur y pasó por la tienda leather del yumbo. allí estuvo viendo varias cosas y con permiso del Dueño compró unas pinzas japonesas. hoy por la tarde Dueño y objeto estaban hablando y de pronto el Dueño ordena al objeto ponérselas. el dolor fue extremadamente intenso porque son nuevas y aprietan mucho. además casi sólo cogen los pezones con lo que la cantidad de carne que presionan es muy pequeña aumentando el dolor. el primer impulso del objeto fue quitárselas, huir del dolor, suplicar al Dueño que le dejara sacarlas. sin embargo aguantó y el dolor se fue haciendo más llevadero poco a poco. entonces el Dueño comenzó a “follar” la mente del objeto con frases, palabras y afirmaciones que lo sumieron en un profundo estado de subspace. le dijo que aceptara el dolor, que así le daba placer, que era lo que El quería. que había nacido para eso y que ahora la vida del objeto estaría llena de dolor, que no lo rechazara porque era para hacerlo más fuerte, que era por su bien. y el objeto se perdió, perdió la conciencia de ser otra cosa que un objeto. abrazó el dolor e incluso sintió el apéndice luchando contra la jaula intentando liberarse. fue la primera vez en la vida del objeto en la que el dolor le excitó. el objeto se ha cansado de decir en infinidad de ocasiones que no es masoquista. después de la experiencia de hoy cree que tendrá que replantearse esto.
en un momento dado el Dueño ordenó al objeto ponerse de rodillas y tocar con su frente el suelo dándole las gracias durante un minuto. el dolor se intensificó cuando la cadena quedó colgando durante ese tiempo. nuevamente el objeto tuvo que abrazarlo, aceptarlo, someterse al dolor… y dar las gracias al Dueño. ¿se ha convertido el objeto en masoquista? no. no es el dolor, no son las pinzas. es el Dueño. obedecerle, servirle, darle placer, eso es lo que excita al objeto, lo que da sentido a su existencia. si el Dueño ordenara que el objeto se amputara algo, lo haría, sólo para satisfacerle y obedecerle. y si a partir de ahora el Dueño desea que el dolor sea parte de la vida del objeto, el objeto se convertirá en el mayor cerdo masoca que existe. hoy lo ha comprobado. no hay nada imposible para el Dueño con respecto a su objeto.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD honrarse

una foto normal que podría ser una foto del objeto. las botas que lleva son prácticamente iguales que esas. son botas al límite, en el sentido de que pueden indicar un fetichismo o sencillamente un gusto por un calzado específico. en la ciudad donde vive el objeto es más lo primero que lo segundo. el clima, la tradición, la costumbre, la moda, son elementos que juegan en contra de los boteros. quien las lleva llama la atención, incluso siendo discretas, sin ser repujadas o de materiales llamativos. en el trabajo ya no hacen ningún comentario, como al principio, pero en un entorno nuevo el objeto sí que nota las miradas hacia las botas cuando aparece. el objeto ha llegado a pensar que son el complemento necesario para cualquier Superior y para cualquier inferior, igual que la jaula es algo que ya es fundamental y que cree que todo esclavo debería llevar. un inferior sin jaula es algo impensable para el objeto, incluso sabiendo que muchos no las llevan. pues algo así pasa con las botas. un Superior sin botas parece un Superior descafeinado, pero eso es la opinión de un simple objeto que no vale para nada.

día 3216 de esclavitud, 1188 de castidad

ha sido un día tranquilo cuidando a unos familiares. en teoría tenían un cuidador pero se ha puesto enfermo y el objeto lo ha hecho. es otra forma de servicio, porque como es obvio, lo ha hecho con permiso del Dueño. a veces el servicio y la sumisión es así, discreta, poco escandalosa y llamativa…. hasta diría aburrida, pero sigue siendo sumisión. muchos piensan que se somenten cuando se cubren de cuero o latex, se van a un bar el sábado por la noche, y se arrodillan ante los Superiores que estén allí y que se lo permitan. y sin poder censurar este comportamiento, por eso se llaman a esto sesiones, es algo esporádico, que a los inferiores naturales acaba dejando insatisfechos. los que se necesitan someterse, vivir sometidos, necesitamos una pierna, preferiblemente embotada, encima nuestra que no permita que levantemos la cabeza. necesitamos control, dominación sobre nosotros, incluso ser “violentados” en determinadas ocasiones para ir perdiendo la autonomía. una sesión no es suficiente, porque cuando se consigue, toda la vida se convierte en una sesión. el Amo es tu faro y tu guía, y todo lo haces por El. es lo que ha sentido hoy el objeto por el Dueño, haciendo algo que parece vulgar pero que sabe agrada al Dueño. esa ha sido su recompensa y da gracias al Dueño por permitirle hacerlo.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD opinión

una foto normal que podría ser una foto del objeto. las botas que lleva son prácticamente iguales que esas. son botas al límite, en el sentido de que pueden indicar un fetichismo o sencillamente un gusto por un calzado específico. en la ciudad donde vive el objeto es más lo primero que lo segundo. el clima, la tradición, la costumbre, la moda, son elementos que juegan en contra de los boteros. quien las lleva llama la atención, incluso siendo discretas, sin ser repujadas o de materiales llamativos. en el trabajo ya no hacen ningún comentario, como al principio, pero en un entorno nuevo el objeto sí que nota las miradas hacia las botas cuando aparece. el objeto ha llegado a pensar que son el complemento necesario para cualquier Superior y para cualquier inferior, igual que la jaula es algo que ya es fundamental y que cree que todo esclavo debería llevar. un inferior sin jaula es algo impensable para el objeto, incluso sabiendo que muchos no las llevan. pues algo así pasa con las botas. un Superior sin botas parece un Superior descafeinado, pero eso es la opinión de un simple objeto que no vale para nada.

día 3215 de esclavitud, 1187 de castidad

el objeto ha pasado gran parte del día cuidando a unos familiares. no suele hacerlo más que cuando es necesario pero esta vez falló el cuidador y tuvo que quedarse. al contrario de lo que pudiera parecer el objeto lo enfocó como una forma de trabajar y de avanzar todo lo que tenía pendiente. en concreto se concentró en el blog y estuvo prácticamente todo el día con eso. no recordaba las muchas entradas que tenía retrasadas y lo peor fue que se dio cuenta el objeto de que por el camino se han perdido cosas, detalles, profundidad. eso es lo que pasa cuando dejas que la vida te viva en vez de vivirla tu. al menos el objeto sabe como enderezarse: no dejando pasar tanto tiempo de retraso con el blog.
como ha dicho el objeto en otras ocasiones, el blog no es sólo una forma de constatar lo que ocurre en la vida del objeto. es sobre todo una herramienta del Dueño para controlar al objeto, saber sus pasos y mantener ese control férreo que ha establecido el objeto.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD botas superiores

el objeto no puede decir sino que está ante una bota de Amo, de Superior, y lo afirma por dos razones, por esa especie de harnés que tiene y por el repujado de las botas. en la mente del objeto unas botas de inferior deben ser lisas, sin adornos superfluos y, por supuesto, sin añadidos. incluso en las botas debe manifestarse la humillación y humildad propias de un inferior. si además es algo más bajo, tanto como un objeto, esa decoración debe ser menor aún. esta bota es agresiva, con personalidad, no solo por el repujado sino por el tacón, por el arnés, pero sobre todo por el brillo.

día 3214 de esclavitud, 1186 de castidad

el Dueño ha preguntado hoy cómo estaba la mente del objeto y esto le ha dicho que enjaulada, encadenada y amordazada. y El contestó “Así debe ser siempre: silencio y sin pensamientos autónomos”. el objeto se siente así y comprender que existe el lavado de cerebro, lo que hacen algunas sectas. las técnicas de control mental han sido usadas por gobiernos e instituciones religiosas desde hace siglos. el entrenamiento ha llevado al objeto a un estado tal que el Dueño controla completamente al objeto. el control llega al punto de reprimir cualquier pensamiento autónomo, independiente. es la dependencia absoluta, porque el objeto necesita al Dueño, su aprobación, su concesión, necesita al Dueño para todo. el objeto no puede decidir nada porque todo tiene que estar bajo su control y supervisión. si el Dueño ha empleado esas técnicas con el objeto, esto lo ignora. el hecho es que el efecto parece ser el mismo. el objeto no puede negarle nada al Dueño, pero no sólo eso, sino que cualquier indicación del Dueño se convierte en una orden para el objeto. esa es la realidad. el objeto lo acepta, asume y abraza. esta es su vida ahora y el objeto es feliz con ella.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD cautivado

aunque lo realmente importante suele estar oculto a los ojos, un fetichista puede encontrarlo porque no va buscando otra cosa. un fetichista de las botas recorre las calles intentando encontrarlas, sólo para verlas, para imaginarlas, para lamerlas si pudiera y si se las ponen a tiro. la mayoria están ocultas bajo los pantalones, pero en determinadas ocasiones,como la que muestra la FdD de hoy, es posible levantar el velo y revelarlas en todo su esplendor, como una aparición brillante de una realidad que está oculta. entonces el fetichista entrará en un estado alterado de conciencia y se sentirá cautivado por ellas, olvidando completamente el resto del mundo. como un depredador que mira fijamente a su presa evitando que huya, el fetichista quedará prendado de las botas y de nada más.

día 3213 de esclavitud, 1185 de castidad

un día de descanso, de salir, de nuevo, con conocidos, pero sobre todo con permiso del Dueño. sin eso sería impensable siquiera. aunque parezca que el objeto sale mucho, siguiendo órdenes del Dueño, no ha suplica permiso al Dueño en muchas ocasiones. esa era la orden. el objeto no debe aceptar ninguna invitación para salir con nadie, salvo casos excepcionales. el objeto no queda con nadie salvo en ocasiones especiales y tras permiso explícito del Dueño.
el objeto aún no ha podido estrenar las botas nuevas porque sigue lloviendo y el agua sí que estropea las sendras, así que, también con permiso del Dueño, el objeto sigue usando las botas de “lluvia”.
con respecto a esto el Dueño dijo algo que impactó a objeto. el Dueño le dijo que quería que usara aún más las botas. el objeto preguntó si no las usaba suficiente y el Dueño recordó que en verano no las usa y los fines de semana también, salvo permiso del Dueño, sobre todo por la piel del objeto, que es muy sensible y, cuando hace mucho calor, le salen rozaduras. eso entristeció al objeto porque basta que el Dueño exprese un deseo para que se convierta en una orden para el objeto. por eso, después de la adquisición de las botas de ayer, el objeto suplicará al Dueño que use las botas siempre, salvo cuando vaya a hacer deporte o cuando se haga daño por el calor. la verdad es que el objeto no era consciente de que el Dueño pensara eso, que no lo usaba suficientemente. y expresar ese pensamiento ha sido suficiente para que el objeto se sienta como si no estuviera dando lo suficiente, como si no obedeciera lo necesario.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

Ir a la barra de herramientas