Archivo Mensual: diciembre 2018

día 3273 de esclavitud, 1245 de castidad

termina un año más y el objeto, como todos, hace balance. durante este año ha profundizado mucho en la sumisión y la obediencia. cuando el objeto mira al principio de año y se ve ahora no puede evitar sentirse más objeto, menos humano. poco a poco el Dueño ha ido tejiendo esa tela de araña que va encerrando al objeto. con una orden acá, un deseo allá, y una correción por ahí, al final todo va minando la poca autonomía que le quedaba al objeto.
ante el nuevo año el objeto espera poder profundizar aún más, llegar más lejos en el servicio al Dueño, que El pueda hacer en y con la mente del objeto lo que quiere y desee.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD complemento

el Dueño ha hecho muchos regalos al objeto, pero tal vez uno de los más importantes en los últimos años haya sido la castidad. cuando el objeto comenzó este camino de la sumisión buscando un Amo que le ayudara a realizarse, nunca pensó, porque tampoco era una práctica tan extendida en aquel entonces, que la castidad formara parte del paquete. apareció un poco más tarde, pero era algo que encaja perfectamente en una relación D/s. encaja tanto que esa es la única explicación para su rápido, increíblemente rápido, desarrollo. el objeto ahora ve carteles en los blogs de internet donde se dice “todos los sumisos deberían estar enjaulados”, y no puede sino estar completamente de acuerdo. igual que el collar o la cadena, la jaula se ha convertido, o debería convertirse en el complemento indispensable para un inferior. debido a que por cuestiones de trabajo el objeto no puede llevar permanentemente la cadena al cuello, además para el objeto, la jaula de castidad es la manifestación física de que es una propiedad del Dueño y de que le pertenece.

día 3272 de esclavitud, 1244 de castidad

el esclavo no sabe por qué ocurre pero en determinados días y hoy es uno de ellos, el objeto se siente profundamente conectado con el Dueño. en días como el de hoy los mensajes de cruzan diciendo lo mismo, el objeto siente una profunda devoción y admiración por el Dueño y obedece ciegamente cualquier cosa que diga, sea una orden o no.
en días como el de hoy el ego está apagado, desaparecido, desconectado, sin presencia ninguna. cualquier humillación es recibida sin contestación o rechazo, sino como alimento para el objeto. después de los últimos días en el trabajo antes de las vacaciones, estos momentos son un regalo.
el Dueño pareció captarlo y ordenó al objeto que mantuviera el mayor silencio posible, lo más absoluto posible. así estuvo el objeto, con un profundo sentimiento de pazo y de ser dominado y controlado por el Dueño.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD alimento

sólo hay un auténtico alimento para un inferior, la humillación; y sólo una auténtica satisfacción, el placer del Dominante. suele éste ser un placer sexual, fruto de ser usado para ese fin por el Superior. normalmente ambos alimentos van unidos, como en la imagen de hoy. cualquiera podría decir que no es más que una instantánea de sexo oral, pero hay una diferencia fundamental dada por un elemento intrascendente: un trozo de cuero alrededor de uno de los participantes. eso convierte este acto sexual, además, en un acto de sumisión, de humillación y obediencia porque uno es esclavo del otro, o al menos está en una posición de inferioridad, deducida de la presencia de ese collar. cualquiera puede decir que eso no importa, y sin embargo si que importa, y mucho. el principal matiz es que, si no estuviera ese collar, deduciríamos que es un acto libre y consensuado entre dos personas que, excitadas, deciden satisfacerse mutuamente. sin embargo el collar elimina esa posibilidad, porque lo que está haciendo el sumiso no está sujeto a su voluntad ni a su libertad. incluso sin estar excitado debe comer la polla del Superior, de hecho es mejor que lo haga sin estar excitado porque eso sería más humillante, y el inferior se sentiría más realizado. entiende el objeto que es un razonamiento que puede confundir a los vanilla pero que tiene todo el sentido para los inferiores y Superiores y, en el fondo, este blog es escrito para ellos.

día 3271 de esclavitud, 1243 de castidad

es algo a lo que el objeto empieza a acostumbrarse, o mejor dicho a lo que empieza a esperar que ocurra. cuando parece que todo está bien, que ya no puede ir más allá, llega el Dueño y da otra vuelta de tuerca, hunde al objeto aún más en la sumisión y en la obediencia, cada vez más profunda, cada vez más radical. hace unos días el Dueño declaró que el objeto ya no era humano en ningún sentido, que sus rasgos humanos habían sido eliminados y que cualquier interacción con otros humanos no era más que una simulación, un engaño por necesidades externas. eso ya parecía al objeto bastante radical, real pero radical. y hoy el Dueño ha vuelto a dar otro giro. el objeto no debe hablar, nunca, salvo situaciones de emergencia. eso significa que estando solo o con el Dueño el silencio debe ser la norma, y en el exterior, cuando se codee con humanos, las palabras deben ser las justas y necesarias. el Dueño lo expresó de una forma concreta “Deben decir de ti que eres un hombre de pocas palabras”. es algo complicado porque en el trabajo del objeto hay que hablar bastante, pero es una orden del Dueño y así se comportará el objeto.
en cierta medida es como si “condenara” al objeto a ser mudo, a una vida de silencio, que en caso del objeto es una vida de paz, porque el habla es una capacidad humana. las mesas no hablan, las sillas no hablan, las botas no hablan. vivir en silencio es una consecuencia lógica de ser un objeto. el silencio no implica no comunicarse, como ocurre con los animales. el Dueño sigue permitiendo que el objeto escriba y ese es el principal medio que debe emplear, tanto con el Dueño como con el resto del mundo, a través de este blog, por ejemplo, pero la palabra debe desaparecer, al menos en la medida de lo posible. es una orden Dueño y por tanto, un mandamiento para el objeto.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD hitos

inhumano. tal vez esta sea la palabra que mejor defina la foto del día de hoy. eso es porque nos evoca recuerdos de cuando la esclavitud era legal en occidente. no hay que olvidar que la esclavitud no voluntaria sigue existiendo en la mayor parte del mundo, incluido en occidente bajo el nombre de hipoteca. sin embargo esta es una imagen de una esclavitud diferente, la esclavitud voluntaria, aquella asumida libremente como parte del proyecto vital. cuando un hombre o mujer, descubre que no se siente a gusto con las normas de la sociedad, que vive en una especie de angustia existencial producida por las exigencias, las obligaciones, las decisiones constantes, posiblemente ese malestar existencial sea fruto de una sumisión no descubierta, de una inferioridad no asumida. el proceso de curación implica aceptar ese hecho y empezar a configurarse de forma que se pueda desarrollar. entonces empiezan los hitos liberadores: la primera vez que te sometes a otro, la primera vez que te atan, que lames sus botas, que cumples una orden sin desear hacer lo que te ordenan, la primera vez que te rapan en señal de humildad o cuando cierran por primera vez la jaula donde te encierras y, también por primera vez, te sientes realmente seguro.

día 3270 de esclavitud, 1242 de castidad

ya ha contado el objeto algunas veces que realmente lleva dos diarios, o mejor dicho un diario pero con dos partes. la primera es la auténtica, la que publica aquí, aquello que le pasa como objeto y que repercute realmente en su existencia. la otra es lo que pasa cuando se hace pasar como humano en el entorno cotidiano. en ese caso tiene que escribir nombres, lugares, fechas, actos que no deben ser públicos, por respeto a los humanos con los que el objeto trabaja. eso no significa que sea incompleto o que el diario no sea real, porque lo único real es lo que aquí relata el objeto. lo que ocurre es que aún tiene que soportar, por circunstancias, el sufrimiento de parecer humano, porque eso es efectivamente lo que pasa, es un sufrimiento.
una vez descubierta la propia naturaleza, cualquier cosa que vaya contra ella produce sufrimiento, entendido siempre como algo distinto del dolor. el Dueño infringe dolor al objeto, cuando lo castiga o sencillamente cuando lo tortura por placer, pero nunca haría sufrir al objeto. el sufrimiento viene por otro lado, cuando vives no acorde con tu propia naturaleza, como lo que eres. el sufrimiento es algo generalizado casi en nuestra sociedad. y la gente huye del dolor cuando de lo que realmente debería huir es del sufrimiento. la prueba de esto es que, los días en los que el objeto va a visitar al Dueño, esa segunda parte del diario, desaparece, está vacía. sólo está la primera porque no hay nada más que contar sino la vida del propio objeto como objeto.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD valor

una vez convertido en propiedad el siguiente paso lógico es la objetificación, la deshumanización o despersonalización. como en otras ocasiones uno duda si primero fue lo uno o lo otro. ¿la objetificación te convirtió en propiedad, o viceversa? esa es una discusión bizantina. lo que al objeto importa es que no es más que lo que se ve en la imagen de hoy, un objeto con forma humana, sin rostro, sin capacidad de acción, sin decisión, sin responsabilidad, sin derechos. está a merced del Dueño. ha sido obra suya, porque ha sido el Dueño quien le ha revelado su auténtica naturaleza, el auténtico sentido de su existencia. ha sido el Dueño quien lo ha liberado del ego y quien le ha dado fuerzas para seguir, sirviéndole, obedeciéndole, sometiéndose a su voluntad. en la imagen el objeto ya ni puede comer como un humano, porque no lo es. es el equivalente de que el objeto no pueda hablar libremente o decidir, o incluso mirar directamente al Dueño. ¿cómo podría? el objeto vale menos que las botas del Dueño.

día 3269 de esclavitud, 1241 de castidad

el Dueño lo ha verbalizado hoy. lo ha puesto en palabras. oficialmente el objeto ha dejado de ser humano en ningún sentido. en cierta medida es como si su entrenamiento hubiera terminado. el Dueño ha, según sus propias palabras, “colonizado” la mente del objeto, por lo que ya no hay nada que hacer. tiene el control y el poder. puede introducir en la mente del objeto cualquier sentimiento, sensación, idea o valor que desee y el objeto no tiene capacidad para resistirse, para oponerse o poner algún tipo de barrera u obstáculo. el objeto es eso, un objeto, nada más. el Dueño tiene todos los resortes. una palabra Suya y hundirá al objeto en la más profunda de las miserias o lo elevará por encima de cualquier cosa. ya no hay más que hablar. el objeto es una propiedad y no hay ni salida ni escapatoria.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD elecciones

en la mente del objeto hay binomios establecidos que no se pueden desvincular ya: botas-autoridad, castidad-sumisión, cuero-poder, Superiores-inferiores. posiblemente para el objeto la vida sea más fácil que para la mayoría, porque estos binomios ayudan a simplificar. además en caso de duda basta que el Dueño decida. entiende el objeto que para alguien versado en la ideología moderna de la libertad absoluta como valor prioritario esto le pueda parecer monstruoso, pero precisamente el objeto está llevando esa ideología hasta sus últimas consecuencias, libremente decide dejar de ser libre. nadie obliga al objeto a arrodillarse ante las botas del Dueño, lamerlas y besarlas como forma de sumisión y obediencia, y cumplir sus deseos, que se convierten en mandamientos para el objeto. ante esto alguien puede decir, “pues entonces sigues siendo libre”. hasta cierto punto, porque es cierto que el objeto “eligió” servir al Dueño, pero ha llegado un punto en que no puede vivir sin El, sin su control. el entrenamiento ha dado sus frutos. ahora el objeto no vale más que cualquiera de las botas del Dueño, y es un honor y un privilegio ser una de sus propiedades.

Ir a la barra de herramientas