Archivo Mensual: septiembre 2018

día 3181 de esclavitud, 1153 de castidad

el objeto ha pasado el día cuidando a unos familiares que lo necesitaban, con permiso del Dueño, por supuesto. hasta eso depende de Él. no hay nada fuera de su control. el objeto no hace más que repetir eso porque es así.
incluso cuando no haya nada más que hacer que estar sentado, el Dueño está presente. por eso el objeto es un inferior, una propiedad, porque depende del Dueño que es el Superior, quien lleva las riendas y quien controla.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD tranquilidad y seguridad

la esclavitud es paz, la esclavitud es certeza, es tranquilidad y seguridad. un esclavo no se equivoca nunca. siempre sabe lo que tiene que hacer, cómo debe vestirse, cómo debe comportarse. no hay espacio para la duda o la decisión por lo que tampoco lo hay para el error. si no sabe algo, el Amo se lo enseña, si no comprende algo, el Amo se lo explica; si algo le causa temor, el Amo lo elimina. el requisito para esto es abandonarse, dejarse llevar, obedecer. una vez que sabes que el Amo al que sirves es un Amo de verdad y que sólo y únicamente quiere tu bien, para qué continuar luchando? ¿pretendiendo ser libre tal vez? olvida todo eso, deja que Su Mano te guíe y obedece, obedece y obedece. verás que encuentras la tranquilidad y la seguridad.

día 3180 de esclavitud, 1152 de castidad

hay cosas que trascienden la comprensión del objeto. sin duda esto no entiende como ocurre pero el Dueño parece saber siempre y exactamente lo que piensa y cómo se siente el objeto. es casi como un número de magia, pero muy real. al objeto cada vez que lo hace le causa estupor y sorpresa.
a eso lo llamamos “la conexión” y funciona en ambos sentidos aunque de manera diferente. para el Dueño es una forma de control, para el objeto es una manera de obedecer y de servir. todo esto viene porque hoy la conexión ha hecho que el objeto sienta la tristeza que está sintiendo el Dueño por una situación familiar muy complicada. ha sido tan intenso, que al objeto se le han saltado las lágrimas.
el objeto no lo ha vivido como algo negativo, sino al contrario, lo vive como un regalo, como algo que vincula al objeto con el Dueño de forma tan o más fuerte que una cadena de acero. esto es inseparable, irrompible a menos que el Dueño quiera o desee.
ell objeto agradece cada día que el Dueño haya hecho del objeto algo de su propiedad. ese vínculo es para lo bueno y para lo “malo”, entendido como malos momentos. muchos no entenderán esta conexión pero es una realidad.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD el final

el bondage siempre es necesario, y si pudiera ser permanente, mejor. la razón es que, incluso ya habiendo sido un ser completamente roto, el inferior corre el riesgo de ser engañado por el ego. el ego es un acompañante que podemos tener controlado, arrinconado, marginado, pero que siempre estará al acecho. el inferior, incluso siendo una cosa, es una cosa viva, y todo ser vivo crece, evoluciona, se mueve. cuando deja de hacerlo es cuando empieza a morir, y por tanto ese crecimiento siempre debe ser orientado y controlado por el Amo. el bondage es la mejor forma de que no se desvíe, de que siga en el buen camino. entonces alguien podría preguntarse si el entrenamiento no se acaba nunca. pues no. siempre hay una mejor forma de servir al Amo, de hacer las cosas, de ser mejor. pretender que se ha llegado al final y que se es el esclavo perfecto es otro fruto del ego, es la mayor prueba de que apenas has comenzado el camino de la sumisión.

día 3179 de esclavitud, 1151 de castidad

el Dueño ha enviado al objeto un email de un lector del blog sobre el control que ejerce el Dueño sobre el objeto. es cierto que el hecho de no vivir en la misma casa del Dueño puede ser un problema pero no es un impedimento. lo hace más difícil, pero no imposible.
a lo largo de todo el blog, entrada tras entrada, el objeto ha ido describiendo las normas que el Dueño ha ido imponiendo al objeto, y que construyen una auténtica red, una jaula con barrotes que encierra al objeto y le impide ser autónomo y libre. la norma más evidente es que el objeto no sólo no puede correrse ni tener sexo, sino que no puede tocarse su apéndice salvo por razones de higiene. de hecho está oculto a la visión del objeto la mayor parte del tiempo porque está enjaulado. esta prohibición es definitiva y radical. al objeto ni se le ocurre suplicar al Dueño permiso para correrse. sería una falta gravísima.
el objeto tiene prohibido hablar. como un objeto no tiene derecho a la palabra ya que su opinión no vale en absoluto. el silencio es la norma de vida, y cuando está en presencia del Dueño, o sólo en casa, el objeto debe estar amordazado, físicamente amordazado. cuando por otras razones el objeto deba relacionarse con humanos, debe hablar lo menos posible. esta prohibición también es definitiva y radical.
el objeto tiene prohibido salir y relacionarse con humanos. debe vivir encerrado el mayor tiempo posible porque ese no es su mundo. el mundo del objeto es el que ha construido el Dueño para su objeto, y que físicamente estará en una mazmorra, o una habitación, o un sótano, o aquel lugar que decida el Dueño. esta prohibición es definitiva y radica, pero en determinadas situaciones y de manera excepcional, el objeto puede suplicar acudir a una reunión social o salir con conocidos. lo que tal vez no ha dejado claro el objeto es que, cada vez que sale, es una completa y absoluta excepción. el hecho de tener que suplicar permiso hace que tome conciencia de lo que es. la principal motivación para cualquiera de estas súplicas es la necesidad, no el placer o el gusto del objeto.
el objeto empieza cada día enviando un mensaje al Dueño suplicando su permiso para vivir un día más, porque sin su permiso, el objeto no podía vivirlo.
sin embargo ninguna de estas prohibiciones es realmente “la herramienta” de control del Dueño. lo realmente importante, lo que mantiene sujeto al objeto es algo que no se ve, porque está en la mente del objeto. el Dueño ha conseguido entrar en la mente del objeto y modelarla, cambiarla a su gusto cuando quiera, modificarla. no puede decir el objeto cómo lo ha hecho el Dueño pero cuando piensa en masturbarse, el objeto siente repulsión. lo mismo ocurre cuando el objeto sale. cada vez disfruta menos, por no decir que no disfruta cuando está con los humanos. cuando llega a casa y cierra la puerta se siente realmente “liberado”, aunque un objeto no pueda usar adecuadamente esa palabra.
el objeto se siente controlado de manera permanente y constante a un nivel que difícilmente creyó posible. es algo que trasciende lo puramente físico. durante siglos las instituciones han controlado a los humanos controlando sus conciencias y el Dueño lo ha conseguido. cada idea, pensamiento o acción que realiza el objeto llevan detrás la idea “¿lo aprobaría el Dueño? ¿es de su agrado?” esto ocurre en el trabajo, o en lo que come, o en lo que se pone el objeto, o cuando hablar con alguien. el objeto se pregunta si algo de esto es necesario. si su conciencia dice que no, ni lo hace. si duda, pregunta al Dueño. la cuestión es no decidir, y el Dueño ha conseguido que el objeto sienta repulsión cuando se ve obligado a tomar alguna decisión en el trabajo, por ejemplo. es el precio que el objeto tiene que pagar por obedecer al Dueño.
sumisión en silencio, castidad a obediencia ciega.

FdD libertad

para los vanilla este blog resultará incomprensible, censurable, desagradable, incluso abogarían por cerrarlo. gracias a dios no depende de ellos. pero si se pararan a reflexionar un poco sobre lo que tratamos aquí, verían que no es nada descabellado, aunque tal vez por eso les diera más miedo. afirmamos que hay seres que encuentran su felicidad sirviendo, obedeciendo, sometiéndose a unos humanos que han nacido para mandar, para ser obedecidos, para dominar a otros. es una relación simbiótica, perfecta. el inferior se somete y obedece y así consigue la felicidad. el Superior manda y ordena, y así se realiza y es feliz. ambos ganan. ambos se desarrollan. ambos se realizan. en el fondo no es algo distinto de cualquier relación, salvo que aquí expresamente es asimétrica. no hay igualdad y eso es lo que desconcierta a la mayoría, pero es una desigualdad aceptada, asumida, reconocida, abrazada, amada. al final este tipo de relación se convierte en la más libre que existe.

día 3178 de esclavitud, 1150 de castidad

a un inferior poco deben importarle lo que piensen los demás. si te importa su opinión es el ego el que está actuando en ese caso. eso no significa que sea sencillo. la parte más difícil de todo esto es identificar tus deseos, y necesidades, de someterte, darle nombre, pero sobre todo aceptarlo. aceptar que eres un inferior y que has venido a este mundo a obedecer y someterte a los Superiores es lo más complicado de este camino. nada ayuda a hacerlo. no nos enseñan en el proceso educativo a ser conscientes de nuestros sentimientos, de nuestras emociones y mucho menos de nuestros deseos. nos enseñan normas con las que no nos identificamos, comportamientos que nos producen sufrimiento, como el de elegir; o la idea de que somos dueños de nuestra propia vida. todo esto produce unas tensiones enormes en el inferior que a veces hace que no pueda superarlo y entra en una dinámica de renuncia y negación. algunos afortunados consiguen dar el paso. aceptan lo que son y se dicen a sí mismo que están para servir y obedecer. entonces se produce la liberación, irónicamente mediante la esclavitud voluntaria. a partir de ahí comienza una nueva vida.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD lucha

todo inferior lucha en algún momento, o en más de un momento, con su naturaleza. se resiste a aceptar lo que es, donde pertenece, a quien pertenece. no es un defecto de fabricación, sino de educación, de tantos y tantos años engañado pensando que es igual a los demás, que tiene derechos, que su opinión cuenta. algunos creyeron algunas de estas mentiras, aunque si se parasen un momento a pensar se darían cuenta de que ninguna de ellas le dio la felicidad, ni un minuto de respiro, más bien al contrario. fueron causa de su malestar, de su tristeza profunda, de un estado de melancolía que apenas conseguían disimular. aceptar lo que eres es muy difícil en estas circunstancias y cuanto más has sido educado e imbuido de estas ideas, peor. por eso algunos se resisten, y luchan y se enfrentan, y se animalizan pensando que este no es el camino, hasta que se rompen y aceptan la realidad. el inferior de la imagen aún no ha llegado a ese punto, pero llegará pronto. las cadenas, las cuerdas, los barrotes que ahora le encierran son realmente un seguro contra él mismo. le ayudarán a encontrarse y entonces, por fin, será feliz, tal vez por primera vez en su vida.

día 3177 de esclavitud, 1149 de castidad

el camino hacia la sumisión no es recto ni constante. hay curvas, cuestas, paradas durante el camino y etapas en las que hay que correr. es un camino largo, que nunca haces realmente solo, porque es el Superior quien te lleva y guía. el objeto aún no ha aprendido a no desesperarse, pero sabe que tiene que hacerlo, que es la única forma de hacerlo. a veces quiere ir más deprisa, y a veces le asusta el acelerón que aprieta el Dueño. ambas cosas son fruto del ego porque el objeto sólo tiene que pararse y obedecer, someterse y dejar que el Dueño lleve las riendas. en el fondo su papel es el más fácil, relativamente, porque sólo obedece pero la dificultad del inferior estriba ahí precisamente, en que sólo tiene que obedecer, cuando en toda su vida le han dicho una y otra vez que decida. es un camino largo, pero merece la pena recorrerlo.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega

FdD barrera

las botas son una barrera. protegen el pie del Amo de cualquier agresión, de cualquier peligro, pero también protegen de tocar al inferior, al sumiso. cuando se juntan, como en la imagen de hoy, forman una barrera infranqueable que el sumiso no puede cruzar. instintivamente lo someten, lo reducen, le hacen entrar en subspace. las botas muestran el poder de los Superiores, su magnanimidad, su grandeza., su Superioridad. ellos están en la cúspide, en la cima de la evolución. el inferior está abajo, de hecho es lo más bajo, un subhumano, ha leído el objeto recientemente. es una apelativo demasiado generoso, porque aunque sub, sigue siendo “humano”. los inferiores más radicales han dejado de ser eso, son simples objetos, simples cosas que tienen la suerte de ser usados por los Superiores para Su placer. ser un lamedor de botas de un Amo es un privilegio, un regalo y un honor.

Ir a la barra de herramientas