Archivo Diario: 27/02/2018

día 2966 de esclavitud, 938 de castidad

el tacto del cuero, la suavidad del latex, la fuerza de unas botas, la radicalidad de una mordaza, la fortaleza de unas cadenas…. todo esto forma parte del imaginario bdsm. últimamente se han convertido por sí mismo en objetos que suscitan el deseo, sin ninguna connotación de Dominación o sumisión. para muchos estos objetos bastan por sí mismos.
actualmente el objeto detecta dos movimientos que son paralelos. por un lado estarían los fetichistas que se conforman con follar en cuero, que se excitan llevándolo y todo gira alrededor de esas prendas. podríamos llamarles la Nueva Guardia.
luego está la Vieja Guardia, aquellos que piensan que el cuero, las botas y todo lo demás, siendo excitante, no es sino la visión externa de una relación de Dominación/sumisión, de unas relaciones de poder fruto de la desigualdad originaria y radical que fundamenta las relaciones humanas, y las no humanas también.
el objeto detecta estas dos corrientes en el grupo de leather social madrid. hay gente que sólo desea llevar cuero y otros buscan tras el cuero a Amos y esclavos. de lo que no hay duda es de que la comunidad bdsm va vinculada con el cuero, las botas y el latex. en cualquier caso estas dos corrientes están, y entre los puntos extremos hay una gran cantidad de situaciones y opciones. lo importante es respetar la de cada uno.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD botero

en cualquier oficina, trabajo, centro de estudios, tienda, comercio o espectáculo es posible encontrar alguien con botas. en algunos lugares es más común que en otros y hay botas y botas, pero un fetichista no repara tanto en eso, cuanto en que son botas. bueno, no es del todo así. un auténtico fetichista distingue las sendras de las wesco y unas botas con clase de otro grupo de botas del montón. en cualquier caso no son botas de un entorno bdsmero. son botas diarias, cotidianas, normales, lustrosas, brillantes y usadas. sean como sean son las botas de un auténtico botero.

Ir a la barra de herramientas