Latest Posts

día 3060 de esclavitud, 1032 de castidad

a medida que el objeto ha ido profundizando en la sumisión, guiado por el Dueño, y desde que ha sido declarado objeto por Éste, hay determinadas cosas que antes le parecían extrañas y excesivas y que han comenzado a parecer normales. siempre, mientras navegaba por internet, le pareció exagerado que un Amo no permitiera hablar al inferior hasta que le diera permiso o fuera preguntar. también le parecía una exageración que, por ejemplo, no le permitiera usar ningún tipo de muebles. ahora, desde una perspectiva más baja, inferior, estas órdenes no sólo le parecen comprensibles, sino necesarias.
posiblemente esto lo que indique sea el propio viaje del objeto hacia una sumisión más radical y profunda, hacia una obediencia ciega y una objetificación más extrema. desde el primer momento siempre supo que este tipo de relación era asimétrica, no igualitaria, pero nunca pensó al comienzo de ella que la fractura, la separación entre ambos, entre Superior e inferior, era tan radical y profunda. por supuesto el Dueño sí que lo sabía y lo vio desde el principio. en cuanto puso su vista sobre el objeto vio un ser roto en busca de algo que no conseguía alcanzar a pesar de sus intentos. estaba a punto de darse por vencido. de hecho esto había pensado que si lo del Dueño no funcionaba dejaría de buscar. ahora sabe que eso hubiera sido el fracaso de su vida.
el último paso fue muy sencillo. el Dueño dijo “Eres un objeto de mi propiedad. No vales más que unas de mis botas”. y todo cayó en cascada. fue como si se hubieran abierto las compuertas de una presa y toda el agua contenida tanto tiempo hubiera salido. todo lo anterior: el cuero y el fetichismo, el ser esclavo primero y luego un perro, no fueron más que etapas hacia el verdadero objetivo: enfrentar al objeto con su auténtica naturaleza, con lo que siempre fue y siempre buscó y que únicamente el Dueño ha podido darle forma y sentido. ahora esto sabe lo que es, un objeto propiedad del Dueño, que vale menos que sus botas, que vive para obedecer y someterse y que sigue en un proceso de objetificación y deshumanización radical, porque ahora sabe que cuando más avance en ese proceso, más feliz será.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega

FdD tío duro

los moteros pertenecen al mundo bdsm porque es una de las pocas veces donde llevar cuero en público no sólo no resulta extraño sino que está justificado. aparte de cargar con toda la mitología del jinete solitario en una cabalgadura de metal, independiente y solitario; cuando descansa muestra su soledad y su autonomía. a veces los han comparado como modernos caballeros andantes. sin llegar a tanto no hay duda de que son el último reducto de tío duro y autosuficiente.

día 3059 de esclavitud, 1031 de castidad

una de las cosas que ha notado el objeto es que, una vez iniciado el proceso de objetificación, el Dueño cada vez usa menos un nombre para referirse a esto. incluso el que le impuso, 402, un simple número, se ha demostrado inadecuado para referirse al objeto. ¿acaso los objetos de la vida cotidiana tienen nombre? ¿ pone uno nombre a sus pantalones o a sus botas? ¿por qué este objeto debería ser diferente? no debería serlo.
la actitud y reacción del Dueño, incluso siendo inconsciente, es la consecuencia lógica de considerar a esto un objeto. eso se ha convertido en algo sin nombre, sin derechos, sin voluntad, sin voz y pronto sin rostro. aún no puede vivir lo que es en plenitud porque las circunstancias lo impiden, pero el Dueño y el objeto saben lo que es. lo incomprensible para la mayoría es que el objeto es feliz así, porque se ha realizado como inferior. ahora no hay marcha atrás. volver a la vida anterior sería un desastre, un fracaso, el caos.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega

FdD inmovilidad

aparentemente el inferior no está realizando ningún tipo de ejercicio físico. está ahí tumbado sin nada que hacer. sin embargo esto sólo es aparente porque el cuerpo está construido para estar constantemente en movimiento, en acción. estar quieto es algo que cuesta muchísimo, porque es una forma antinatural de estar. incluso cuando aparentemente estamos quietos de pie, el cuerpo se está balanceando, a veces imperceptiblemente, para mantener en equilibrio. somos seres en constante movimiento. por eso es tan difícil, e incluso angustioso estarse quieto e inmóvil y eso requiere un fuerte entrenamiento más mental que físico. todas las grandes tradiciones místicas convierte la inmovilidad en uno de sus mayores logros y objetivos. en el bdsm también lo es, especialmente cuando eres tratado o aspiras a convertirte en un objeto, pero se consigue por otros medios, tal vez más radicales, como el bondage severo. aunque lo veamos así, este inferior está realizando un esfuerzo enorme, aunque sea mental y no físico. su cerebro le envía constantes mensajes de que debe moverse, actuar, liberarse. conseguir acallarlo es su objetivo, su fin. si lo consigue o no tampoco depende de él. en ese estado, nada depende de él. cuando deje de luchar, aceptará que no tiene sentido hacerlo, se rendirá, se romperá, dirían otros; pero en cualquier caso es en ese momento, cuando empezará realmente a estar quieto. esta es una de las pocas ocasiones en las que el cuerpo le dice al cerebro lo que debe hacer y no al revés.

día 3058 de esclavitud, 1030 de castidad

la disciplina lo es todo. sin disciplina no hay orden, ni organización, ni equilibrio. no se pueden conseguir los objetivos, ni establecer prioridades. sin disciplina no se puede conseguir nada. los inferiores tenemos una necesidad imperiosa de disciplina, de orden. cuando nos dejamos a nuestro criterio esta desaparece y empezamos a fallar, a caer, a perder cosas, a hundirnos. la disciplina nos da eso que necesitamos imperiosamente: orden, dirección. cuando esa disciplina no se lleva a rajatabla las cosas empiezan a desmoronarse y a fallar, como le ha ocurrido al objeto con el blog. cuando no es estricto, cuando no cumplo, empieza un proceso cuesta abajo que sólo puede ser compensado con una vuelta radical a la disciplina. los inferiores necesitamos una vida organizada, estructurada, y no por nosotros, y esta es la clave, sino por un Superior. Su autoridad es la que nos mantiene afinados, como un instrumento, y cuando esto falla, como todo instrumento, empiezas a desafinar a soltar notas discordantes, a perder el sentido de lo que hacemos.
esta es la razón por la que, cuando un inferior se convierte en propiedad de un Superior, y Éste comienza a guiar su vida, ésta mejora considerablemente. empiezan a caer objetivos, límites, aquello que parecía imposible se vuelve posible y todo empieza a ir mejor. esa es la experiencia que ha tenido el objeto. desde que el Dueño controla su existencia las cosas han ido a mejor. vive más tranquilo, más seguro de sí mismo, consigue más cosas. Su Guía y Su Orientación son fundamentales, dice que proyectos comenzar y cuáles no abordar, y sobre todo prohibe aquello que hace daño al objeto. han sido años de bonanza, de ir avanzando, y todo se lo debe esto al Dueño.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD la gran verdad

una de las cosas más excitantes del bondage es el sentimiento de indefensión que produce. cuando un inferior está atado experimenta la situación de que no controla su entorno, nada de lo que le pasa. podrían golpearle, pegarle, insultarle, incluso matarle y él no podría hacer nada para evitarlo. para muchos es una sensación inaguantable, sobre todo para algunos Superiores, pero los inferiores la buscamos desesperadamente porque pocas cosas expresan mejor la naturaleza de un inferior que ese sentimiento de indefensión. si además como es el caso, se añade el cuero, entonces podemos afirmar que las sensaciones se multiplican. bien sea con cuerdas, cadenas o esposas el resultado es el mismo: comprender y comprobar que no eres nada y que dependes de los Superiores para existir.

día 3057 de esclavitud, 1029 de castidad

la disciplina lo es todo. sin disciplina no hay orden, ni organización, ni equilibrio. no se pueden conseguir los objetivos, ni establecer prioridades. sin disciplina no se puede conseguir nada. los inferiores tenemos una necesidad imperiosa de disciplina, de orden. cuando nos dejamos a nuestro criterio esta desaparece y empezamos a fallar, a caer, a perder cosas, a hundirnos. la disciplina nos da eso que necesitamos imperiosamente: orden, dirección. cuando esa disciplina no se lleva a rajatabla las cosas empiezan a desmoronarse y a fallar, como le ha ocurrido al objeto con el blog. cuando no es estricto, cuando no cumplo, empieza un proceso cuesta abajo que sólo puede ser compensado con una vuelta radical a la disciplina. los inferiores necesitamos una vida organizada, estructurada, y no por nosotros, y esta es la clave, sino por un Superior. Su autoridad es la que nos mantiene afinados, como un instrumento, y cuando esto falla, como todo instrumento, empiezas a desafinar a soltar notas discordantes, a perder el sentido de lo que hacemos.
esta es la razón por la que, cuando un inferior se convierte en propiedad de un Superior, y Éste comienza a guiar su vida, ésta mejora considerablemente. empiezan a caer objetivos, límites, aquello que parecía imposible se vuelve posible y todo empieza a ir mejor. esa es la experiencia que ha tenido el objeto. desde que el Dueño controla su existencia las cosas han ido a mejor. vive más tranquilo, más seguro de sí mismo, consigue más cosas. Su Guía y Su Orientación son fundamentales, dice que proyectos comenzar y cuáles no abordar, y sobre todo prohibe aquello que hace daño al objeto. han sido años de bonanza, de ir avanzando, y todo se lo debe esto al Dueño.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD nada se escapa

la mayoría de los encuentros entre Amos y esclavos son esporádicos, temporales, sesiones de unas horas, encuentros a veces superficiales, si puede existir eso en el bdsm. sin embargo en un entrenamiento prolongado se llega a un punto en el que las ataduras ya no son necesarias. el control del Amo las hace superfluas. educado en obediencia cada vez más profunda se llega a un punto en el que no obedecer se hace imposible. ¿para qué las ataduras entonces? sólo para el disfrute el Amo, porque a El le gusta. no hay otra razón.
llega un momento en que todo es por y para el gusto del Dueño: lo que el inferior lleva, cómo se comporta, lo que dice, cómo actúa. nada se le escapa porque El se vuelve el centro alrededor del que gira toda la vida del inferior.

día 3056 de esclavitud, 1028 de castidad

a veces la forma de servir al Dueño es trabajando, porque Él lo ordena o porque desea que el objeto haga algo concreto. otras veces la forma de servirle es no hacer nada, estar inerte, como un objeto. contrariamente a lo que la mayoría de la gente piensa, es más difícil lo segundo que lo primero. por nuestras propia tendencia, agudizada por la sociedad en la que vivimos, parece que tenemos que estar siempre haciendo algo, que ser productivos, cuando no necesariamente tiene que ser así. la propia existencia es un regalo, que a menudo no sabemos valorar y la llenamos de cosa que pensamos nos dan la felicidad. estar de rodillas delante del Amo, debajo de Él, bajo su autoridad, es la mayor felicidad que un inferior puede desear y eso es suficiente, no hay nada más.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD frustrante y delicioso

el inferior es una propiedad de un Superior, se somete a El. somete su libertad de movimientos, su sexualidad, sus pensamientos y al final su propia voluntad. el bondage, la castidad, todas las prácticas sexuales no son sino manifestaciones, expresiones de esa sumisión.
de todas las formas posibles de mostrar esa sumisión, tal vez sean la privación sensorial y la camisa de fuerza las maneras más efectivas de quedar indefenso. con la primera se anulan los sentido, con la segunda el movimiento. la indefensión queda en evidencia y se hace patente.
lo que más llama la atención de la imagen de hoy, tal vez por el momento de entrenamiento en que se encuentra, es el collar ancho que mantiene la cabeza firme y casi privándole de la respiración. el inferior ni siquiera puede mirar hacia abajo, manteniendo la mirada recta, la cabeza completa. tiene que ser muy frustrante, y a la vez delicioso, encontrarse en esa situación.

Ir a la barra de herramientas