Latest Posts

día 3243 de esclavitud, 1215 de castidad

el día comenzó normal y se suponía que iba a ser un día normal. sin embargo no lo fue. por la mañana el objeto se puso a trabajar, manteniendo el contacto con el Dueño. y de pronto, en el momento menos pensado, empieza a bombardearlo el Dueño con nuevas órdenes para el futuro comportamiento del objeto. el objeto se sentía como golpeado por todas partes, hasta que sencillamente aceptó lo que le venía.
en resumidas cuentas el Dueño ha establecido que no debe hablar, actuar y decidir más que lo estrictamente necesario. todo aquello que se salga de lo estrictamente necesario depende de su aprobación. el objeto no debe hablar en presencia del Dueño hasta que se le pregunte o se le permita. además lo único que puede hacer el objeto es suplicar. ya no se le permite preguntar. si tiene que hacer una pregunta debe suplicarlo primero.
a medida que la conversación avanzaba el objeto notaba como esa cadena que le une al Dueño se iba haciendo cada vez más estrecha y el collar cada vez más apretado. al final el objeto estaba en una especie de shock. preguntado por el Dueño, la única forma de expresarlo adecuadamente fue que los barrotes de la jaula en la que vive se habían unido un poco más y que la cadena que lo sujeta era más pequeña que al comienzo del día.
por la tarde el Dueño dio otro paso. ordenó al objeto que se pusiera las botas de madrid, el collar ancho de cuero, la mordaza con cinta americana y el buttplug. el objeto tenía que soportar lo más posible. en total el objeto estuvo con el buttplug tres horas. entró relativamente bien aunque pronto empezó a doler. todavía estuvo el objeto más tiempo amordazado y con el collar.
al sacarse el buttplug el objeto tenía la próstata tan estimulada, por decirlo de alguna forma, que viendo un video, el objeto se tocó ligeramente la jaula y la leche salió. cuando se lo confesó al Dueño le dijo que no rompía la castidad porque tenía la jaula puesta pero que sería castigado.
resumiendo el día, las nuevas órdenes del Dueño son las siguientes:
1-la existencia del objeto queda reducida a lo imprescindible y necesario: comer, hablar, moverse….
2-cualquier exceso de eso es un pecado y debe ser confesado
3-el Dueño controlará hasta lo más mínimo.
4-queda prohibido preguntar, opinar, o cualquier otra cosa que no sea suplicar.
5-porque el silencio será el estado natural y habitual del objeto. todo lo demás será una excepción
6-todas las excepciones dependen del Dueño
7-el objeto no mirará directamente al Dueño ni hablará en su presencia a menos que se le ordene, permita o sea preguntado.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD lujos y sencillez

un inferior no necesita grandes lujos, ni decoraciones recargadas, ni grandes banquetes. de hecho todo esto sería contraproducente para un inferior. le haría tener la falsa sensación de que vale algo, de que merece la pena. la autocomplacencia y la autosatisfacción son contraproducentes en un inferior, lo lleva al despiste. más bien suele ocurrir lo contrario. cuanto más duro y estricto sea el régimen en el que vive, más profundo es el desarrollo de su sumisión, y de su obediencia. los lujos con contrarios a la inferioridad. un esclavo ni los merece ni los necesita. en el fondo todos lo sabemos, por eso las expresiones y manifestaciones de esos sótanos y mazmorras “oscuras” que tanto nos atraen. los Superiores merecen, por el contrario, todas las comodidades: grandes salones, servicio, decoraciones adecuadas, lujos. es una forma externa de manifestar algo interior.

día 3242 de esclavitud, 1214 de castidad

el objeto sigue enfermo y no ha ido hoy a trabajar, bueno realmente no ha ido al trabajo porque ha seguido trabajando desde casa. estuvo el objeto delante del ordenador poniendo un poco de orden entre las cosas que tenía pendiente terminando algunas. sin embargo no consiguió desconectarse del todo porque siguieron llegando mensajes y emails del trabajo. ha sido un día tranquilo a pesar de todo, en contacto con el Dueño casi permanentemente.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD languidez

los Superiores suelen manifestar su Superioridad, a veces de manera inconsciente, mediante su actitud. es algo que les nace, que les sale. puede ser percibida como cierta languidez, como si todo les importara poco. no es exactamente esa la forma de expresarlo. realmente nadie está más comprometido y pendiente de su entorno, con lo que les rodea, que un Superior, porque es su propiedad, lo trata como suyo. sin embargo a veces la actitud es como si no le importara. igual ocurre con los inferiores. cuando un Superior se “desentiende” de un inferior, lo que está afirmando es que su seguridad está garantizada porque aunque pereza lejano e indiferente, lo que más preocupa a un Amo es el bienestar de su sumiso.

día 3241 de esclavitud, 1213 de castidad

el objeto se ha quedado hoy en casa enfermo con permiso del Dueño. aún así ha tenido que ir a una reunión a última hora pero sigue regular. como en otras ocasiones en las que no ha estado pleno de facultades, el objeto se siente inútil y que no puede dar al Dueño el cien por cien que requiere. en cualquier caso tiene que ponerse bien porque dentro de una semana estará en presencia del Dueño, lamiendo sus botas y sometido. ayer el objeto compró el billete para ir a servirle y aprovechará el puente para estar bajo sus botas. todo ha sido organizado muy rápido, casi de un día para otro. el Dueño tiene una temporada muy atareada pero cuando el objeto vaya no se trata de que esté con el objeto, sino que lo mantendrá encerrado y lo usará cuando considere oportuno. ese es otro de los rasgos que identifican a un buen Amo, que organiza su vida y su existencia alrededor de Sus necesidades y los inferiores hacemos lo mismo, vivimos alrededor de ellas. no nos sentimos desplazados ni el Dominante mal por hacerlo. el Dueño se siente a gusto sabiendo que tiene al objeto almacenado. eso forma parte de su placer. el objeto lo sabe y no solo lo acepta sino que lo suplica porque eso da sentido a su vida.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD sugerencias

desde que el Dueño hizo que el objeto de obsesionara con el latex, empieza esto a comprender determinados fetiches, como los relacionados con el pvc o cualquier otro material que sea brillante y “aislante”, como el latex. es, junto con las botas, el segundo fetiche, el del latex, que el Dueño pone al principio de la lista, cuando estaban al final o a mitad cuando comenzó el objeto a someterse al Dueño. esto es una prueba más de que el control del Dueño no se limita a lo puramente exterior. puede hacer que el objeto sienta predilección por tal o cual cosa, según sean sus deseos. basta una orden suya para que el objeto entre por una puerta que, previamente, ni siquiera había visto. ya casi ni es necesaria una orden, una sugerencia es suficiente

día 3240 de esclavitud, 1212 de castidad

el objeto pasa mucho tiempo últimamente navegando por blogs bdsm en tumblr o leyendo sobre ese tema, o con libros de Dominación/sumisión. en alguna ocasión ha podido pensar que es una pérdida de tiempo pero realmente no lo es. la sumisión debe ser alimentada, nutrida, desarrollada y eso se hace tanto con el cuerpo, teniendo sesiones y encuentros, como la mente. aquí es donde entran todas estas cosas. cada vez que lees la experiencia de un sumiso, de un perro o de un objeto, tu propio interior como inferior se desarrolla, se expande. es como la gota que va minando el ego hasta que llega un momento en el que se rompe. la mente es el órgano sexual más potente que tenemos y los libros, los blogs, los relatos, son el combustible que hace que funcione en una dirección: hacia la sumisión cada vez más profunda. de hecho el control del inferior debería incluir prohibir cualquier libro, película o medio audiovisual que potenciara la idea de la libertad como forma de desarrollarse. un inferior que ha aceptado su naturaleza no necesita eso. lo que necesita es contrarrestar todos los mensajes que ha recibido en contra de esa propia naturaleza con ejemplo y modelos que refuercen su sumisión y su obediencia.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD comportamientos

desde que el Dueño hizo que el objeto de obsesionara con el latex, empieza esto a comprender determinados fetiches, como los relacionados con el pvc o cualquier otro material que sea brillante y “aislante”, como el latex. es, junto con las botas, el segundo fetiche, el del latex, que el Dueño pone al principio de la lista, cuando estaban al final o a mitad cuando comenzó el objeto a someterse al Dueño. esto es una prueba más de que el control del Dueño no se limita a lo puramente exterior. puede hacer que el objeto sienta predilección por tal o cual cosa, según sean sus deseos. basta una orden suya para que el objeto entre por una puerta que, previamente, ni siquiera había visto. ya casi ni es necesaria una orden, una sugerencia es suficiente

día 3239 de esclavitud, 1211 de castidad

a veces dejamos que el miedo o la ignorancia tomen las riendas y entonces estamos perdidos porque se hacen cosas que van en contra de lo que somos. hoy pasó un ejemplo de esto. el objeto tenía cita con el fisio por el dolor de espalda que le comenzó el domingo. el Dueño había ordenado que hoy llevara las botas viejas negras que el zapatero había arreglado y que el objeto fue a buscar ayer. el objeto se vio en su imaginación quitándose las botas en la consulta del fisio, costándole un poco, con la mirada de éste, etc. y pensó en suplicar al Dueño que le dejara ir con zapas. pero entonces vino a su mente la orden del Dueño “No quiero que lleves otra cosa que botas”. y aquí apareció el dilema entre “qué pensará el fisio de mi con las botas”, y la orden del Dueño de llevarlas. sabía que si se lo suplicaba y le daba razones el Dueño aceptaría, incluso puede que no le importara, pero no se trataba de eso, se trataba de obedecer. esto es lo que pasa cuando se le da el mínimo margen de elección a un inferior que no debería tener ninguna: aparece la duda y la ansiedad, el sufrimiento, aunque a pequeña escala, y todos estos son elementos que el ego aprovecha para hacerse presente. la cuestión es que el objeto prefirió obedecer y no suplicó al Dueño llevar zapas y fue con las botas al fisio. nada más llegar y meterlo en consulta le dijeron de quitarse la camisa, y bajarse el pantalón, pero no le dijeron nada de las botas, asi que pasó todo el masaje con las botas puestas. el objeto pensó: nuevamente una preocupación para nada. la mente y la imaginación pueden llegar a jugar muy malas pasadas. la moraleja de toda esta historia es que cuanto más espacio tenga un inferior, por pequeño que sea, para elegir, peor vivirá y más sufrimiento acarreará. tiene que limitarse a obedecer lo más posible, que el Amo decida todo por él. es cierto que esa es la postura de los inferiores más inferiores y que hay sumisos que no tienen por qué llegar a este extremo. ellos se sienten a gusto con pequeñas decisiones sin importancia. pero ese no es el caso del objeto, y lo de hoy ha sido una nueva prueba de ello.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

FdD esclavitud voluntaria

uno de los principios básicos del bdsm, al menos de aquellos que lo vemos más como una forma de vida que como una diversión o algo reducido a la cama y al sexo, es que hay una jerarquía, que algunos catalogamos como “natural”. unos han nacido para ser servidos y otros para servir, unos para obedecer y otros para dar órdenes, unos para estar por encima y otros por debajo. viendo la FdD de hoy parecería para el objeto, que este principio se confirma. es el objeto plenamente consciente de lo conservador y hasta totalitario que parece este pensamiento, pero es que el bdsm entendido como forma de vida es totalitario, que no tiene nada que ver con los totalitarismos a nivel político. un inferior entiende que el Dominante es quien debe dirigir “toda” la vida del objeto. el problema donde se chocan todos los razonamientos es que esto no puede ser impuesto, sino que debe se “elegido”; suplicado más bien por el inferior. para que esto sea así debe haber un espacio, un momento de igualdad que desaparece cuando el sumiso suplica servir y el Amo lo acepta como servidor. por eso el bdsm es, paradójicamente, adalid de la libertad, porque sin ella la auténtica sumisión no sería posible. no hay nunca que olvidar que, en nuestra comunidad, la esclavitud es, siempre, voluntaria.

Ir a la barra de herramientas